Portada » Ḥakam b. Sa‘īd al-Qazzāz, último hayib del Córdoba

Ḥakam b. Sa‘īd al-Qazzāz, último hayib del Córdoba

por Javier Iglesia Aparicio
1 comentario 119 visitas 3 min. de lectura
Ḥakam b. Sa‘īd al-Qazzāz

[? – Córdoba, 422H/1031] Abu-l-‘Asī Ḥakam b. Sa‘īd al-Qazzāz.
Háyib de Hisham III (1029-1031)

De orígenes humildes, era un tejedor o un sedero (al-Qazzāz). Debía de haber trabado amistad con Hisham III en la niñez. Durante la fitna (1009), al ser cliente de los amiríes, abandonó Córdoba para establecerse en la Frontera. Pero cuando Hisham III fue nombrado califa, le reconoció como tal. Hisham III se asentó en Córdoba en el año 1029 poco después al-Qazzāz volvió a Córdoba donde consiguió en poco tiempo apoderarse de la administración del califato, convirtiéndose en el último háyib del califato de Córdoba.

Pero su nombramiento no fue bien recibido por el resto de la familia omeya y se granjeó la enemistad del resto de visires del califato. Se le acusó de quedarse con el dinero de los comerciantes y otros individuos, además de favorecer los intereses de los bereberes, lo que le indispuso a la alta alcurnia cordobesa.

al-Qazzāz (el Sedero) se preocupó sobre todo de tener bien provista la mesa de su señor, al parecer muy aficionado a la comida y en procurarle cantoras y músicos. Las fuentes nos hablan que, si bien el visir apartó del mando a las personas de calidad, no dejó de tener cierta habilidad para sostenerse en el cargo, para lo cual se rodeó de gente del pueblo sin gran preparación.

Los notables de Córdoba intentaron acabar con el visir, pero al no poder hacerlo de manera solapada —puesto que el visir deshacía todos los complots urdidos contra él— soliviantaron finalmente al pueblo.Prometieron a un joven omeya llamado Umayya b. ‘Abd al-Raḥmān b. Hišām b. Sulaymān, descendiente de ‘Abd al-Raḥmān III, que si los libraba del visir y de su señor ocuparía su puesto. Según Abu Marwan b. Hayyan, el poder de Hisham III se debilitó por la mala administración de Ḥakam b. Sa‘īd al-Qazzāz:

Llevó la tiranía y la opresión a que no fuesen frecuentados los zocos de Córdoba ni hollados sus caminos. La gente hablaba en secreto de atacar a este visir, y a él le llegó noticia de esto. Se turbó y tuvo miedo por su vida y se trasladó al alcázar del soberano con su familia y su tropa viviendo durante un tiempo mezclado con él, y empezó a disimular con la gente, apartándose de derroches. Escribió a la Comunidad un largo escrito en el que presentaba sus excusas por estas penalidades, que atribuyó a Hisham por influencia de algunos de los principales de los visires más antiguos, apuntando entre ellos al más grande de todos, Abu-l-Hazm b. Yahwar, esperando hacerle caer. Pero no pudo conseguirlo; había cifrado sus esperanzas en suprimirle para afianzarse entre la gente sin su oposición, pero Dios le llevó poco a poco a la ruina hasta que hizo posible la condenación de este tirano, Hakam.

Umayya se apostó con unos cuantos compañeros en un lugar por donde el visir solía pasar hacia palacio. Le derribaron en la esquina oriental de la mezquita aljama, en un lugar lleno de barro y suciedad, lo que completó su desgracia. Dieron vueltas con la cabeza, cuyos rasgos había borrado el lodo; la lavaron en las pilas del pescado, en el zoco de los pescaderos, y la izaron bajo el altillo que había preparado para su defensa. La gente cogió sus despojos y lo abandonaron desnudo, tumbado boca abajo, cubierto de su propia sangre. Arrastraron su cadáver hasta la zanja del canal y le echaron en medio del fango y la suciedad. Vinieron algunos de sus enemigos y le golearon con sus espadas.

Este asesinato acaecido, el 12 de ḏu-l-qa‘da de 422/30 de noviembre de 1031. Umayya prosiguió su rebelión contra Hisham II y enseñó la cabeza de Hakam diciendo “Esta es la cabeza de tu visir, el que hacía sufrir a la Comunidad!”.

Finalmente Hisham III fue depuesto.

1 comentario

blank
Marcos Antonio Galiana Cortés 11/12/2022 - 12:01

Pues si así se trataban entre ellos…….

Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.