Aldroito (Aldroitus, Aldoroitus, Aldroitto en las crónicas medievales)

Conde palatino del  rey Ramiro I de Asturias

Es posible que sucediera en el cargo al conde palatino Nepociano, quien había tratado de usurpar el trono a Ramiro I pero acabó siendo derrotado y cegado en torno al 844. Aldroito también se rebeló contra el rey Ramiro I en algún momento entre los años 844 y 850, después de que Ramiro I hubiera rechazado la invasión vikinga en Asturias.

Se desconocen las causas de la rebelión de Aldroito. Únicamente se sabe que su rebelión fue sofocada y que su castigo consistió en que se le sacaran los ojos. Fue sucedido por el conde Piniolo, quien también se sublevó.

Así cuenta el suceso la Crónica Rotense:

24. El príncipe Ramiro ya tantas veces nombrado se vio muchas veces acosado por guerras civiles. Dos magnates, un prócer y el otro conde de palacio, se levantaron en su soberbia contra el rey. Pero cuando el rey conoció sus designios, a uno de ellos, cuyo nombre era Aldroito, ordenó que le sacaran los ojos, y al otro, de nombre Piniolo, lo mató por la espada con sus siete hijos. […]

En esta ocasión la crónica no deja claro si Aldroito era también conde de palacio. Pero la Crónica Ad Sebastianum lo confirma: «Pues el conde de palacio Aldroito, que conspiraba contra el rey, fue cegado por mandato regio». En el mismo sentido lo narra la Crónica Albeldense, que después de la invasión de los normandos, Ramiro se impuso a varios rebeldes, entre ellos a Aldroito, «a quien le arrancó los ojos de la cara».