Nepociano [?-?]

Rey de Asturias (842-844?)

A la muerte de Alfonso II el Casto, su primo Ramiro I se encontraba en Bardulia donde iba a contraer nupcias con Paterna, hija de un noble castellano. Esta situación fue aprovechada por un conde palatino, Nepociano, para apoderarse del trono. Las crónicas señalan que Nepociano era pariente del rey (cognatus regis), aunque no existe un acuerdo sobre cuál era realmente este parentesco, si bien parece primar el que fuera pariente de Alfonso II por línea materna, de la familia de la vascona Munia, madre de Alfonso II.

Ramiro I acudió a Lugo, donde estaban sus más importantes apoyos, para formar un ejército y oponerse a Nepociano. El rey Nepociano, mientras, mantuvo la corte en Oviedo. Ambos bandos se enfrentaron en un puente sobre el río Narcea  probablemente en las cercanías de la localidad de Cornellana1. Puede que esta batalla de Cornellana ocurriera en el año 843 o el 844. El ejército de Nepociano, compuesto principalmente por astures y vascones, le abandonó y Nepociano huyó hacia Oviedo. Pero fue capturado por los condes Sonna y Escipión, y entregado a Ramiro. Éste le cegó y lo recluyó hasta el fin de sus días en un monasterio.

Fue considerado un usurpador por todas las crónicas elaboradas en la corte de Alfonso III y solo se le presenta como un rebelde. En la crónica Rotense dice:

«En la era 881 (año 843), tras la muerte de Alfonso, es elegido Ramiro, hijo del príncipe Bermudo. Por aquel tiempo estaba ausente de su morada y se había trasladado a la provincia de Vardulia para tomar esposa. Cuando el dicho príncipe Alfonso partió de este mundo, Nepociano, conde de palacio, se hizo ilegítimamente con el reino. Cuando el príncipe Ramiro oyó lo ocurrido, se refugió en las partes de Galicia y en la ciudad de Lugo reunió un ejército. Mas, después de un breve espacio de tiempo, partió contra los astures. Cuando Nepociano oyó de su venida, le salió al paso en un puente sobre el río que se llama Narcea con su ejército. Mas al entablarse el combate se vio abandonado de todos los suyos y sin tardanza se dio a la fuga; en la región de Primorias (Asturias) fue apresado por dos condes, Escipión y Sonna, y cegado. El rey Ramiro mandó que fuera encerrado en un monasterio, y en el hábito monástico terminó su vida.»

La crónica Ad Sebastiam cuenta la misma historia aunque aclarando que Nepociano había reunido una tropa de asturianos y vascones. Sin embargo, aparece en la Nómina leonesa o Nómina regum catolicorum Legionensium:

«Y tras Aurelio, el señor Alfonso el Mayor y el Casto, que fundó Oviedo; reinó 51 años, 5 meses, 16 días. Luego Nepociano, pariente del rey (cognatus regis) Alfonso, reinó … años. Luego Ramiro reinó 7 años, 8 meses, 19 días.»

Existen otros dos testimonios de la realidad del gobierno del rey Nepociano. En primer lugar una lápida, actualmente conservada en la catedral de Oviedo (en uno de los muros del crucero, a la izquierda de la entrada a la capilla de Nuestra Señora del Rey Casto), pero que posiblemente perteneció a una fortaleza levantada por Alfonso III para proteger la iglesia de San Salvador de Oviedo, dice así:

«En el nombre del Señor Dios y Salvador nuestro Jesucristo, y a la gloria de todos, de la gloriosa Santa María Virgen, a los doce apóstoles y a los restantes santos mártires, en cuyo honor fue edificado el templo en este lugar Ovetao por un cierto religioso príncipe Alfonso; de cuya muerte hasta ahora sucediéndole en el reino el cuarto de su descendencia, de su igual nombre, el príncipe Alfonso, hijo del rey Hordoño de santa memoria, mandó edificar esta fortificación con la esposa Scemena, habiéndoles nacido dos hijos…».

Luego, si Alfonso III era el cuarto desde Alfonso II necesariamente Nepociano tenía que estar incluido en la nómina de reyes.

Lápida de Alfonso III sobre una fortificación construida po él. Actualmente en la catedral de Oviedo

ramiro-i-asturias-thumb

Por último, existe un diploma del cartulario de Santa María del Puerto (Santoña) fechado el 13 de diciembre de 863 en el que se menciona el viaje que años antes un tal Rebelio hizo a la corte del rey Nepociano en Oviedo, quien le dio un mandato por escrito. En el 863, ya reinando Ordoño I, este magnate tienen que devolver la iglesia de San Juan del Castillo, posesión confirmada por Nepociano, al monasterio de Santa María del Puerto.

Existe un tesis publicada José Avelino Gutiérrez González, profesor de Arqueología de la Universidad de Oviedo, en la que indica que el enfrentamiento entre Nepociano y Ramiro se alargó al menos durante 8 años. Durante la contienda, Nepociano mantuvo la corte en Oviedo mientras que Ramiro I se asentó en Naranco, un enclave que dominaba Oviedo, por lo que esta contienda civil sería el origen del emblemático prerrománico asturiano.

Resumiendo, todo apunta a que Nepociano fue un rey legítimo, de procedencia alavesa, a quien se enfrentó Ramiro I y que las crónicas posteriores, debidas sobre todo a Alfonso III, descendiente de Ramiro I, trataron de deslegitimar y ocultar. Y lo consiguieron. Así lo afirma también el historiador de la Universidad de Deusto, Armando Besga para quién Nepociano: “fue un rey asturiano legítimo de origen vasco.” De tal forma el silencio fue efectivo que incluso, en la actualidad no se le considera dentro de la nómina real de Asturias. Y, por ejemplo, la única representación conocida de él parece ser la cabeza que pisa la estatua de Ramiro I en los jardines de las Plaza de Oriente de Madrid.

La historia de Nepociano ha sido inspiración de novelas como El Reino del Norte de José Javier Esparza y Los Clamores de la Tierra, de Fulgencio Argüelles.


1. El puente sobre el río Narcea donde se desarrolló la batalla de Cornellana no existe hoy en día salvo algunos restos de cimentación, de posible origen romano. El puente era parte de un vía que comunicaba El Fresno con Pravia. De él existen menciones que indican que a comienzos del siglo XVI estaba en malas condiciones y en 1580 se derrumbó. Durante la construcción de la carretera AS-15 se encontraron restos en la orilla derecha del río, en el lugar de Casas del Puente, del municipio de Salas, justo enfrente de Cornellana.