[¿? – 243H/857]

Háyib de ʿAbd al-Raḥmān II (c. 833 – c. 850) y (c. 850 – 852)
Háyib de Muḥammad I (852-857)

Cliente de Mu’awiyya b. Marwān b. al-Hakam. En tiempo de al-Ḥakam I estuvo a cargo de la guardia del futuro ʿAbd al-Raḥmān II. Por esa razón, cuando éste último accedió al poder, comenzó a acumular cargos. Primero estuvo al cargo de la caballería y después le hizo visir, dándole el cargo de veedor de injusticias y ejecutor de sentencias sobre las clases de las gentes del reino.

Por último, tras la muerte o destitución de ʿAbd al-Raḥmān b. Gānim, en torno al año 831, alcanzó el cargo de háyib. Según el Muqtabis II:

[..] le distinguió entre sus compañeros y fue digno de esta preferencia. Fue uno de los personajes más importantes de entre los clientes en el Estado, aunque eran abundantes. Fue célebre por su benevolencia, paciencia, sagacidad, ciencia, capacidad, firmeza y elocuencia. Condujo las aceifas, habiendo merecido elogios su política; las preparó con criterios acertados, siendo un oponente noble en los combates, y teniendo encuentros enconados con el enemigo.

Además tenía fama de no aceptar presentes y recompensas a cambio de favores, algo poco habitual entre sus iguales.

En el año 215H, año 830, antes de ser háyib, participó en una expedición contra la Frontera, presumiblemente contra Toledo, acompañando al príncipe ʿAbd al-Raḥmān, quien dirigía la campaña.

Háyib de ʿAbd al-Raḥmān II (c. 833 – 852)

Según al-Bayan al-Mugrib, ʿĪsà b. Šuhayd fue nombrado háyib en el 218H (833), tiempo después de que hubiera fallecido en prisión ʿAbd al-Raḥmān b. Gānim.

Ya siendo háyib participó, en el 224H (839), una aceifa contra la Álava y Castilla en la que tomó el papel de director de la misma acompañando al príncipe al-Ḥakam.

Participó en la defensa de Sevilla frente al ataque vikingo del 844, logrando derrotarlos. Ese mismo año estuvo en una aceifa contra Pamplona, acompañando al príncipe Hisham. En esa campaña se concedió el amán a Musa ben Musa.

Conjura del eunuco Naṣr contra ʿĪsà b. Šuhayd (c. 850)

Pero en la corte tenía la enemistad del eunuco Naṣr, lugarteniente del emir, quien ayudado por la favorita Ṭarūb, trabajó activamente para alejar a ʿĪsà b. Šuhayd del emir. Lo consiguió momentáneamente durante la larga enfermedad que afectó al emir durante los últimos tres años de su vida.

Aprovechando la debilidad del gobernante, Naṣr destituyó a ʿĪsà b. Šuhayd y y nombró háyib a ʿAbd al-Raḥmān b. Rustum. De este modo narra el Muqtabis II el suceso que podríamos fechar en torno al 850 u 851:

Era Naṣr el eunuco, el lugarteniente de ʿAbd al-Raḥmān, el único que le dominaba de entre todos los notables de su servidumbre −ayudado por la favorita Ṭarūb, a la que prefería entre todas las mujeres− abarcando el palacio del Emir y a los que estaban en él. Había sido asociado a la administración de su poder, odiaba al háyib ʿĪsà y trabajó activamente para lograr su alejamiento del Emir. Le fue posible lograrlo cuando cayó enfermo el Emir de su larga enfermedad, durante la cual le aisló Naṣr, y le contó cosas terribles de ʿĪsà, a raíz de lo que decidió cambiar a ʿĪsà en el háyibato. De este modo consiguió que su señor emitiese la orden de cambiar a ʿĪsà como háyib, y su nombramiento para el cargo de visir y la investidura de ʿAbd al-Raḥmān b. Rustum como háyib en su puesto.

Sin embargo, parece ser que su destitución tuvo un corto recorrido pues el mismo emir revirtió la situación al sentirse engañado por su eunuco. Durante una visita de los visires al enfermo emir:

[…] Se presentaron ante el Emir con los visires a la cabeza, ʿĪsà entre ellos. ʿAbd al-Raḥmān b. Rustum encabezaba su grupo al saludar al Emir; después se sentó por encima de Ibn Šuhayd. Extrañó esto al Emir, y cuando se colocaron se volvió a ʿĪsà b. Šuhayd y le dirigió las siguientes palabras:

− ¿Cómo es esto? −le preguntaba el motivo−, y le contestó:
−Mi señor, ya no soy el háyib, sino él−. Y señaló a Ibn Rustum. Se encendió el orgullo del emir ʿAbd al-Raḥmān y supo de dónde había venido la orden, pero contuvo su irritación y fue paciente.

Cuando salieron los ministros, hizo llamar a Naṣr y le preguntó acerca de la destitución de Ibn Šuhayd y el nombramiento de Ibn Rustum. Como no le fuese posible negarlo, alegó que fue una disposición que le llegó de su parte al comienzo de su enfermedad. Le llamó embustero el Emir, sabiendo que había sido obra de su sectarismo y osadía; le insultó y le habló groseramente, preocupado por sus intenciones. Después le perdonó.

ʿĪsà b. Šuhayd volvió de nuevo a su cargo de háyib mientras que ʿAbd al-Raḥmān b. Rustum se mantuvo como visir.

Háyib con Muḥammad I (852-857) y muerte de ʿĪsà b. Šuhayd

Tras la muerte de ʿAbd al-Raḥmān II, ʿĪsà b. Šuhayd fue el primero en jurar a su sucesor, Muḥammad I, de quien se mantuvo como háyib pues siempre le había apoyado en contra de las conjuras de Naṣr y Ṭarūb para alzar como sucesor a su hermano ʿAbd Allāh.

ʿĪsà b. Šuhayd se mantuvo como háyib durante dos o cinco años más, según las fuentes. Tras su muerte, en el 243H (857/858) fue sucedido por ʿĪsà b. al-Ḥasan b. Abī ʿAbda.

Descendientes

  • Šuhayd b. ʿĪsà b. Šuhayd, ulema.
  • Muḥammad b. ʿĪsà b. Šuhayd.
  • Umaya b. ʿĪsà b. Šuhayd.