Musà II ben Musà ben Qasí (موسى بن موسى القسوي[a. 788- Tudela, 26 de septiembre 862]

Jefe de la familia Banu Qasí (c. 802-862). Valí de la Marca Superior (852-860)

Hijo de Musà I ben Fortún y Onneca de Pamplona, por lo tanto hermanastro del rey de Pamplona Íñigo I Arista. Con él los Banu Qasí alcanzaron la cima de su poder. Sucede a su hermano Fortún y combina la sumisión al emirato con períodos de rebelión.

Las primeras noticias de Musà son del año 840 cuando se declara en rebeldía frente a ‘Abd al-Rahmán II. Los hechos es que su medio hermano, Íñigo Arista había sufrido un ataque musulmán y además ‘Abd Allah y Amir ben Kalayb, hermanos y gobernadores de Zaragoza y Tudela respectivamente habían expulsado a su familiar ‘Abd al-Yabbar ben Qasí. Musà e Íñigo se alían pero son derrotados por el ejército emiral al mando del general ‘Abd al-Wahid ben Yezid.

El año 841 Musà aparece bajo las órdenes del emir en la vanguardia que de un ejército que ataca la comarca de Ausona. Pero se vuelve a rebelar junto con el apoyo de Pamplona e incluso lográn apresar a un general cordobés. La respuesta del emir fue contundente: en el 843 el propio ‘Abd al-Rahman dirige la expedición de castigo contra las posesiones de Musà y contra Pamplona, ciudad que saquea y donde toma esclavos. El castigo continuó en el 844. En esta ocasión Musà e Íñigo casi no logran escapar. Sin embargo, su hermanastro Fortún Íñiguez es asesinado. Gran parte de los nobles de Pamplona se declaran vasallos del emir. Meses después el propio Musà se retracta. Ese mismo año conduce su ejército hacia Sevilla para combatir la invasión vikinga.

Pero en el 845 vuelve a rebelarse. Muhammad, hijo de ‘Abd al-Rahmán II, toma Tudela y Musà se rinde de nuevo. Su hijo Lubb ben Musà y su sobrino Galindo Iñíguez son enviados como rehenes a la corte cordobesa. En el 846 un nuevo intento es sofocado por otro hijo del emir: Hisham. Musà aún recibió otra expedición de castigo en el 847.

Pero la alianza de familia y las ansias de independencia de Musà seguían intactas. Banu Qasí y pamploneses volvieron a rebelarse en el 850. Al año siguiente muere su gran aliado: Íñigo. Y poco después lo hace ‘Abd al-Rahman II.

En el 852 Musà vence a los gascones en la primera batalla de Albelda (852). Tras esta victoria es nombrado valí de la Marca Superior (852-860) por el nuevo emir, Muhammad. Participa en el ataque a los rebeldes de Toledo (854), en una incursión contra Álava y Castilla (855) y organiza por su cuenta una expedición contra atacando a los condados catalanes (856).

En el 859 su hijo Lubb ben Musà es nombrado gobernador de Toledo. Pero sus ansias expansionistas, se hacía llamar “tercer rey de España”, le llevan a reforzar la fortaleza de Albelda, lugar estratégico de comunicaciones entre Castilla y Navarra. Sus antiguos aliados pamploneses van girando progresivamente hacia el reino de Asturias. Ordoño I y los pamploneses atacan a Musà, lo vencen y destruyen Albelda en el 859.

En el 860 Musà es destituido como gobernador de la Marca Superior. El propio emir lidera un ejército que, cruzando los dominios de los Banu Qasí, penetra en el reino de Pamplona, donde lográ capturar a Fortún Garcés. En el 861 acude con las tropas emirales a un ataque contra Barcelona.

En el 862 dirigió una expedición contra su yerno Izraq ben Mantel ben Salim, gobernador de Guadalajara, en el 862. Pero recibió varias heridas y se retiró a su fortaleza de Tudela donde falleció el  26 de septiembre de 862.

Placa conmemorativa en los restos de la muralla musulmana de Tudela

Placa conmemorativa en los restos de la muralla musulmana de Tudela

Matrimonio y descendencia

Musà tuvo varias esposas:

  • Assona Íñiguez, una hija de su hermanastro Íñigo Arista;
  • una prima paterna llamada Maymuna, madre de su hijo Ismail.

Sus hijos fueron:

Y al menos tuvo dos hijas:

  • Awriya u Oria, según la Yamhara de Ibn Hazm casada con Garsiya, malik al-basakisa, es decir, García rey de los vascos. Podemos suponer que es García Íñiguez aunque para otros es otro noble vascón.
  • Otra hija de nombre desconocido que se casó con el bereber Azraq ben Mantel, gobernador de Guadalajara.