Unifredo de Ribagorza [¿? – c.979]

Conde Ribagorza [c. 964 – c. 979]

Hijo primogénito del conde Ramón II de Ribagorza y de Garsenda de Fesecnac o Armagnac.

Tras la muerte de su padre (c. 960), el gobierno del condado fue regido por su madre y su tío Guillermo Mirón materno. En en torno al 964, Unifredo y sus hermanos Arnaldo e Isarno alcanzaron la dignidad condal, aunque con la primacía de Unifredo. Se casó con una tal doña Sancha, de origen desconocido, y no tuvo ningún hijo.

El único hecho destacable durante su gobierno es la rebelión de Ramión, gobernador del castillo de San Esteban del Mall, y Ezo, calificados de traidores y cuyos bienes fueron confiscados en el 964 sin que se conozca el motivo de la traición (¿quizás colaborar con los musulmanes?) ni la suerte de ambos.

Las fuentes de la época subrayan la devoción del matrimonio condal por las iglesias, en especial por el monasterio de Santa María de Alaón (en la imagen), al que favorecieron en varias ocasiones (973, 977 y 979), dirigido en ese momento por Oriulfo. Además, intervinieron en las iglesias de San Esteban de Mall y en la del castillo de Iscles. Estos dos últimos emplazamientos constituían parte de la frontera meridional con los territorios musulmanes. En San Esteban del Mall, Unifredo fundó la iglesia (972) con los bienes que en el 964 habían sido incautados al traidor Ezo. En Iscles, al encontrarse la iglesia en manos de una mujer, viuda del presbítero Blanderico, fundador del lugar, Unifredo se la cedió al monasterio de Alaón en el 979.

Durante su gobierno murió su hermano Odesindo (976), primer obispo de Roda de Isábena, y fue sucedido por el francés Aimerico.

Unifredo murió después del año 979 y fue sucedido por su hermano Arnaldo. Sus restos y los de su esposa Sancha fueron enterrados en el monasterio de Santa María de Alaón. A su muerte la frontera meridional del condado de Ribagorza que delimitada del siguiente modo: desde el río Noguera Ribagorzana, por los castros de Arén, Iscles, San Esteban del Mall, Pedruí, Roda de Isábena, Fantova, Besians y el castro Pelato, en las inmediaciones de Troncedo.