[ – c. 920]

Primer conde independiente de Ribagorza y Pallars (872-920). Escrito también como Raimundo I. En la historiografía catalana se le nombra también como Ramón II de Pallars-Ribagorça. Regemundus en los documentos latinos medievales

Hijo de Lope Donato, conde de Bigorra y de Faquilena de Roergue, de la que se ha supuesto que era hija del conde Ramón I de Tolosa.

En el año 864 el rebelde conde Hunifredo pues desposeído de todos sus dominios por el rey franco. Entre ellos estaban los pagos de Ribagorza y Pallars que pasaron, en ese momento, a manos de los condes de Tolosa, en concreto de su titular Bernardo II de Tolosa. En el 872 Bernardo II es asesinado por orden del noble Bernardo Plantapilosa quien se quedará con su dominios. Pero ese momento es aprovechado por Ramón I para no aceptar el dominio de Plantapilosa y crear una nueva dinastía independiente en la Marca Hispánica.

Es posible que Ramón ejerciera como vizconde o vicario condal de los condes de Tolosa en estos territorios anteriormente al año 872.

Alianzas con otros estados pirenáicos

Ramón I trató de afianzar su posición buscando alianzas con otros territorios vecinos que también se habían sustraído al poder franco. De este modo acordó con el conde Galindo Aznar II de Aragón el matrimonio entre sus hijos Bernardo Unifredo y Toda Galíndez. Por otro lado, logró otro acuerdo matrimonial con el reino de Pamplona¹. En esta ocasión Dadildis, la hermana de Ramón I, se convirtió en la segunda esposa de García Jiménez, uno de los hombres más relevantes de Pamplona, y su hijo Sancho I Garcés se convertiría en rey de Pamplona en el 905. El reconocimiento de Ramón I por ambos vecinos tuvo que ser al menos anterior al año 892 pues en esa fecha un documento de la corte pamplonesa de Fortún Garcés ya reconoce a Ramón como gobernante en Palliares².

En el 905 es posible que participara junto con Alfonso III de Asturias y Abd Allah ben Lubb un golpe armado contra el rey Fortún Garcés de Pamplona en favor de su yerno Sancho Garcés I que supuso el definitivo desplazamiento de la dinastía Íñiga del trono pamplonés en favor de la dinastía Jimena.

Establecimiento de la sede eclesiástica propia

Durante su gobierno, obtuvo la independencia eclesiástica con respecto a la sede de Urgel. En el año 886, aprovechando la ausencia del arzobispo metropolitano Teodardo de Narbona, un clérigo llamado Esclua fue a Gascuña y se hizo consagrar obispo de Urgel, con la aprobación tácita de Wifredo el Velloso, conde de Urgel, que expulsa al obispo titular Ingoberto, y de Ramón I de Pallars y Ribagorza. La situación se complica, cuando Esclua pretende proclamarse metropolitano de la provincia eclesiástica Tarraconense, tratando de dejar de prestar obediencia a Narbona. Con esta condición de metropolitano, el obispo intruso de Urgel intervino en el contencioso creado en 887, cuando los condes Dela y Suniario II de Ampurias rechazaron a Servus Dei, designado como obispo de Gerona por el metropolitano Teodardo de Narbona, de acuerdo con Wifredo el Velloso. Accediendo a las peticiones de los condes ampurianos, Esclua consagró, con la colaboración de los obispos de Barcelona y Vich, a un nuevo obispo de Gerona en la persona de Eremir. Por otra parte, en 888, Esclua recompensó a Ramón I con la erección del obispado de Pallars, al tiempo que, para asegurarse el apoyo de Suniario II y Dela, se dispone a restablecer la antigua sede de Ampurias, existente hasta la invasión musulmana.

Al principio Wifredo el Velloso toleró el destronamiento de Ingoberto. Pero al poco tiempo, Wifredo, debido a la situación en la corte carolingia, cambia su actitud hacia Teodardo de Narbona y no podía admitir las pretensiones metropolitanas de Esclua. Además, por el interés de los condes en la existencia de sedes episcopales en sus dominios, para controlarlas situando familiares próximos o negociando la concesión a cambio de contrapartidas políticas o económicas, Wifredo no podía permitir la elección de unos nuevos obispados —Pallars y Ampurias— constituidos recortando el territorio de diócesis situadas en sus condados de Urgel y Gerona. Por todo esto, ahora Wifredo se declara en contra de Esclua y a favor de Teodardo y de los obispos destituidos, Ingoberto y Servus Dei.

Teodardo convocó en Port, en el 890, un concilio con la asistencia de los arzobispos metropolitanos de Arlés, Aix-en-Provence, Embrun, Apt y Marsella como también de los titulares de diócesis sufragáneas de Narbona. En este concilio se formuló una condena a las usurpaciones de Urgel y Gerona.

La crisis eclesiástica se cerró definitivamente con un nuevo sínodo en Urgel (892) donde Esclua y Eremir, obligados a comparecer, serían desposeídos formalmente de las sedes que ocupaban, las cuales fueron restituidas a sus legítimos titulares. De todo el asunto, sólo sobrevivió, temporalmente, el obispado de Pallars. En el 911 se reconoció que esta diócesis subsistiría sólo en vida de su titular Adolfo. Aun así, Atón, hijo del conde Ramón I consiguió suceder a Adolfo y regir el obispado hasta su muerte, en el 949. En ese momento, la diócesis pallaresa se extinguió y sus parroquias fueron reintegradas al obispado de Urgel.

Relaciones con los territorios musulmanes

Durante todo su gobierno, el frente más inestable del condado de Ribagorza y Pallars era el meridional, donde colindaba con los dominios del emirato omeya. En un primer momento parece que trata de llegar a acuerdos con algunos de los muladíes rebeldes al poder del emir Muhammad I. Y también creó una línea defensiva de fortalezas.

En el 884 estableció una alianza con Muhammad ben Lupp, un rebelde Banu Qasí que gobernaba en Zaragoza. Según la crónica al-Muqtabis, en el año 271H (29/06/884 a 18/06/885) Ramón I participó o intermedió, de algún modo que ahora mismo desconocemos, en la compra de la ciudad de Zaragoza a Muhammad por parte del general cordobés Hasim ben ‘Abd al-Aziz³ quien la tenía sometida a un asedio.

Años más tarde parece que el entendimiento con los Banu Qasí no se mantuvo. En el 904, Lubb ben Muhammad, hijo de Muhammad ben Lubb, valí de Lérida, atacó el Pallars  y se apoderó de los castillos de Lahrunka, Ilás, Castil Sant y Mola (Sarroca de Bellera, Castisén y Mola de Baró), matando a 700 cristianos y haciendo cautivos a más de 1.000, entre ellos con Isarno, uno de los hijos de Ramón I. Isarno estuvo preso en Tudela y será liberado en el 918 por Sancho I Garcés de Pamplona.

En el 908 Ramón I fue atacado y derrotado por Muhammad al-Tawil, valí de Huesca, que a través del valle del Isábena se apropió de Roda. Ese mismo año o al siguiente atacó otros castillos de la zona como Montpedruí, Soperún e Iscles. Roda sería recuperada en 915 por su hijo Bernardo Unifredo.

División del condado a su muerte

Ramón I aparece personalmente en tres documentos datados en los años 908, 910 y 9204 referentes todos ellos a la zona de Pallars. El primero trata de la venta al conde Ramón del monasterio de San Pedro de Burgal (Sant Pere del Burgal) en Escaló por el abad de Santa María de Guerri. El último está referido a la villa de Baén, en el Bajo Pallars, cuyos habitantes le donan sus alodios a cambio de protección y de reconocerlo como señor.

Antes de su muerte, posiblemente en el 920 o poco después, dividió sus territorios entre sus hijos: desde el 910 cogobernaba en el Pallars con su hijo Lope, el cual recibió desde el 918 la ayuda de su hermano Isarno. Por otra parte, en el 916 cogobernaba en Ribagorza con Bernardo Unifredo IMirón I.

Matrimonio y descendientes

Ramón I de Ribagorza y Pallars se casó en primer lugar con Guinigentes, hija de Aznar Donato5. Tuvieron la siguiente descendencia:

 

  1. Según las Genealogías de Roda: «[G]arsea Scemenonis et Enneco Scemenonis fratres fuerunt. Iste Garsea accepit uxor Onneca Rebelle de Sancossa et genuit Enneco Garseanis et domna Sanzia. Postea accepit uxor domna Dadildi de Paliares soror Regimundi comitis, et genuit Sanzio Garseanis et Scemeno Garseanis».
  2. Ubieto Arteta, Antonio: Documentos reales navarro-aragoneses hasta el año 1004. Anubar, Zaragoza, 1986. doc. 6.
  3. Cañada Juste, Alberto. «Los Banu Qasi (714 – 924)». Príncipe de Viana, 158-159, 1980. ISSN: 0032-8472.
  4. Serrano Sanz, Manuel: Noticias y documentos históricos del Condado de Ribagorza hasta la muerte de Sancho Garcés III (año 1035), Madrid, 1912.
  5. Según las Genealogías de Roda«Regemondo accepit uxor (lac.) et genuit Uernardo, et domno Miro, ac domno Lope, seu domno Ysarno qui fuit captibus in Tutela et abstraxit eum se ferros rex Sanzio Garseanis. Istius uxor domna Giniguentes Asnari Datus filia fuit».