La empresa Everest Geophysics ha comenzado durante este mes de mayo de 2022 el estudio geofísico de las faldas del Castillo de Osma, los trabajos se extenderán durante varios días y hasta dentro de alguna semana no se conocerá el resultado. Esta intervención es fruto del acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de El Burgo de Osma-Ciudad de Osma, tras la visita del ministro Miquel Iceta a la localidad que logró desbloquear la actividad en el inmueble medieval.

El objetivo de este estudio es afinar con la ubicación del templo primitivo de la Ciudad de Osma que puede ser el primer asentamiento cristiano de la provincia. De su resultado dependerán las próximas actuaciones para continuar con la rehabilitación del Castillo y que se avance más en su consolidación como referente histórico y turístico.

El arquitecto encargado del plan director, Fernando Cobos, también presenciaba el inicio de los trabajos para conocer cómo se están desarrollando. Se trata de unas catas a través de conductividad eléctrica que van a permitir conocer el nivel de rellenos, de estructuras que hay en esa zona “para luego poder valorar económicamente la excavación de una forma más precisa”.

Reconoce Cobos que se está en un primer momento de exploración pero que gracias a ella se podrá conocer “si hay mucho escombro, mucho relleno, y si se leen bien las estructuras; depende del tipo de material, de la humedad del terreno en ese momento, de muchos factores “.

El Ministerio de Cultura anunció en febrero nuevas intervenciones en el castillo que hoy toman forma; lo hizo después de que el ministro Iceta visitara la localidad el mes anterior y el Ayuntamiento le arrancase el compromiso de continuar interviniendo en él, a cambio de asumirlo bajo gestión municipal. Miquel Iceta llegó hasta El Burgo de Osma acompañado del secretario general de Cultura y Deportes, Víctor Francos, muy vinculado a la localidad.

Gracias a este compromiso se ha logrado desbloquear un proyecto que estaba completamente parado para el Ministerio tal y como quedó reflejado por escrito a finales del año anterior. El alcalde burgense, Antonio Pardo, se alegra de que este paso al frente del Ayuntamiento, comprometiéndose con el futuro del castillo, haya servido para que hoy de nuevo se vea actividad en sus faldas.

La primera parte de la intervención en se realiza con fondos propios del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE). La segunda parte del proyecto, con un elevado presupuesto aún por cuantificar, correrá a cargo de los Fondos Europeos y debe estar ejecutada y certificada antes de finales de 2023, un plazo que obliga a dar celeridad al proyecto.