Según el Dikr, en el año 380H (abril 990 – marzo 991):

La trigésimocuarta fue la campaña de Osma y Alcubilla, en tierras de Castilla; sometió el país de Castilla y lo revolvió, llegando hasta el país de los vascones. Conquistó la ciudad de Osma y la pobló con musulmanes para hostigar a los cristianos, pues era su punto más avanzado. Después se volvió a la ciudad de Alcubilla y la destruyó. En esta campaña mató a su hijo ʿAbd Allāh.

Las fuentes cristianas también nos hablan de esta campaña. Los Anales Complutenses dicen:

In Era MXXVII (año 989) en el mes de Agosto tomaron los moros Osma, & Alcoba en el mes de Octobri.

Y los Anales Toledanos I:

Prisieron Moros a Osma, e Alcoba. Era MXXIX (año 990).

Aunque el Dikr no lo menciona, es muy probable que la campaña comenzara en junio del 990 atacando la fortaleza de San Esteban de Gormaz, aunque no pudo tomarla. En el transcurso de este ataque ʿAbd Allāh, hijo de Almanzor, desertó y se unió a las tropas del conde García Fernández de Castilla. Fue esta una motivación para alargar la campaña y atacar Osma en agosto y Alcubilla en octubre.

En esta campaña logró capturar a su hijo quien acabó siendo ejecutado el 8 de septiembre del 990 en las cercanías del río Duero.

En cuanto a las fortalezas, la de Osma es clara, la fortaleza más avanzada del condado de Castilla en esos momentos, que fue tomada por los musulmanes instalando allí una guarnición.

Pero existen más dudas con respecto a Alcubilla. Molina y Castellanos identifican esta Alcubilla con Alcubilla del Marqués (a unos 5 km. de Osma). Así lo justifica Martínez Ortega, analizando el texto árabe:

Por un lado, se dice que Osma era el punto más avanzado de los cristianos. Por otro lado, indica que llegó hasta el país de los vascones. Este enigmático “país de los vascones” ha de ser visto en el contexto concreto de esta proposición. Se podría traducir como “una tierra de unos vascones” o más correctamente “puebla” o “pobladura”, uno de los términos típicos de repoblación medieval, como puede ser el topónimo Valladolid. Es evidente que el informador se está refiriendo a un punto concreto, no alude a un espacio genérico de un grupo indefinido. Esos “vascones” que vivían en esa zona habrían dejado su memoria en el apellido de Zayas de Báscones (mun. Alcubilla de Avellaneda, Soria), a unos 24 km de Osma por las carreteras actuales. Ese punto concreto del cronista arábigo está señalado en el mapa topográfico bajo el nombre, claro está, del pago de Báscones al sur de la población mencionada. A la vista de estos resultados, acaban por parecer meras conjeturas en este punto, las palabras del Padre Gonzalo Martínez (2005: vol. II, p. 522): “llegó en su avance hasta el país de los vascones, que eran los súbditos del rey de Pamplona. Esto significa que pudo progresar hacia tierras de Lara y establecer contacto con gentes del reino de Pamplona en los límites de Cameros”.
Aquí se muestra perplejo Castellanos y concluye (2003: 103): “Hasta el momento creíamos que las relaciones con el vascón Sancho Garcés II Abarca eran cordiales. Desconocemos las causas de esta posible ruptura”.
Como digo, ni hubo los contactos de los que habla el Padre Gonzalo ni la ruptura de Castellanos. Finalmente dice que “regresó a la ciudad de Alcubilla y la destruyó”. Lo más obvio es identificar este lugar con Alcubilla del Marqués como hace Molina, a unos 6 km de Osma. A este lugar parece aludir el Poema de Mio Cid (Montaner – Rico, 2007: 28 y 369) v. 399: Passó por Alcobiella que de Castiella fin es ya. Pero pudiera referirse a Alcubilla de Avellaneda, aunque es mucho menos probable. Ahí se han encontrado restos correspondientes a una villa romana y restos de la vía 27 del Itinerarium Antonini entre Clunia y Uxama (Roldán, 2006: 56,s. v.“Alcubilla de Avellaneda”). Creo que los datos son insuficientes para identificarlo con una de estas opciones de forma irrefutable.


Bibliografía