La unidad de Arqueología de IE University ha descubierto al menos una veintena de tumbas visigodas de finales del siglo VI y principios del siglo VII durante los trabajos que llevan a cabo en la localidad palentina de Herrera de Pisuerga.

Los restos han salido a la luz durante los trabajos previos a la ampliación del trazado de la calle Victorio Macho de esa localidad, obras promovidas y ejecutadas por el Ayuntamiento de Herrera de Pisuerga y la unidad de Arqueología de IE University, en colaboración con el Instituto de Estudios Pisoraca.

Los arqueólogos de la universidad, dirigidos por el doctor Cesáreo Pérez González, han descubierto al menos una veintena de tumbas que posiblemente formarían parte de una zona aún desconocida de la necrópolis. Los enterramientos hallados completarían los descubiertos a principios del siglo XX por el arqueólogo Julio Martínez Santa-Olalla.

Según los arqueólogos, algunos de los esqueletos, descubiertos en cajas funerarias de madera, se encuentran en buen estado, mientras que otros restos óseos recuperados presentan un peor estado de conservación. Al menos tres de las tumbas contienen importantes ajuares funerarios, lo que revela el peso del hallazgo y «corrobora el uso de ese espacio urbano como cementerio», como ha apuntado Pablo Arribas, miembro de la unidad de Arqueología.

Los especialistas no descartan hallar nuevos enterramientos. Las excavaciones continuarán para documentar todos los restos localizados, para su posterior análisis, estudio, conservación y divulgación.

El yacimiento de Herrera de Pisuerga fue declarado Bien de Interés Cultural en 1993. En esta localidad palentina fue donde la Legión IV Macedónica se asentó entre los años 19 a.C. al 39 d.C., y durante la época romana fue un importante núcleo de población en la meseta conocido con el nombre de Pisoraca, ciudad origen y final de vías romanas como dicen los miliarios de época de los emperadores Tiberio y Nerón.

Fotografía: IE University.