Los numerosos ejemplos de iglesias, ermitas y eremitorios rupestres existentes en Castilla y León deberían ser censados y formar parte de una ruta turísticas como elemento singular de la Comunidad, en opinión del Grupo Socialista en las Cortes, que acaba de realizar esta propuesta para 2016.

A través de una proposición no de ley registrada en el Parlamento autonómico, a la que ha tenido acceso Efe, los socialistas han recordado que el origen de estas construcciones rudimentarias fueron “el germen del movimiento monástico”, al desarrollarse a partir de las cuevas que eremitas o anacoretas elegían como lugar para apartarse de la vida mundana y dedicarse en exclusiva a la oración y la meditación en contacto con la naturaleza.

El origen y su inicial desarrollo data de los siglos IX y X y en la Península Ibérica existen varias zonas en las que proliferaron con más fuerza como los territorios más orientales de la Montaña Palentina, el curso alto del río Ebro a su paso por el valle cántabro de Valderredible y el alfoz de Bricia, en la provincia de Burgos, aunque en otras provincias como Segovia, León y Soria se encuentran también ejemplos.

Es común encontrar en las inmediaciones de estas edificaciones necrópolis de tumbas antropomorfas excavadas también en piedra, lo que hace que estos espacios sean más atractivos para los visitantes.

Algunos de ellos ya ostentan el reconocimiento como Bien de Interés Cultural, como es el caso de la iglesia rupestre de Santos Justo y Pastor de la localidad palentina de Olleros de Pisuerga, y, también en la provincia de Palencia, la iglesia de San Pelayo -Villacibio-, la iglesia de San Martín -Villarén de Valdivia- y la iglesia de San Vicente -Cervera de Pisuerga-.

Actualmente la Administración autonómica únicamente incluye en su portal de turismo una referencia a lo que denomina “conjuntos rupestres de Palencia”, aunque los socialistas lamentan que únicamente recomiende la visita a cuatro enclaves de esta provincia, sin realizar referencia alguna a los existentes en el resto de lugares.

Los socialistas proponen a la Junta de Castilla y León acometer en 2016 un censo actualizado, que incluya el estado de conservación, del conjunto de iglesias, ermitas y eremitorios rupestres existentes en la Comunidad y que una selección de ellas integren en el futuro una ruta turística con la que ofrecer en el ámbito nacional e internacional este elemento singular de la Comunidad.

Del mismo modo, el PSOE ha planteado la posibilidad de contactar con responsables de patrimonio de las comunidades vecinas de Cantabria y País Vasco para coordinar la promoción turística de estos espacios.

Fuente: EFE