Hacia el 852 tropas asturianas y gasconas (procedentes de la Aquitania francesa) se enfrentaron a los vascones y a los Banu Qasí en la Primera Batalla de Albelda, siendo vencedores estos últimos. De esta forma Musà II se hizo con el control de casi la totalidad de la actual región de La Rioja teniendo como base una impresionante fortaleza llamada Albelda, cerca de Laturce a pocos kilómetros de Logroño.