Vilviestre del Pinar es la localidad burgalesa que la leyenda de los Siete Infantes de Lara indica que es la heredad del caballero Ruy o Rodrigo Velázquez, el tío de los Siete Infantes de Lara, quien incitado por su mujer doña Lambra, acabará traicionándolos. Según los cantares, era lugar de paso obligado para salir de Castilla desde Salas hacia la frontera soriana con los dominios musulmanes. Por aquí pasó Gonzalo Gustios cuando es enviado por su cuñado Ruy Velázquez a Córdoba y se alojó en el palacio de Ruy una noche antes de continuar su camino.

Por otro lado, la versión de la Crónica de 1344 cuenta que Mudarra, antes de llegar a Salas a conocer a su padre, pasó por Vilviestre y fue a la casa de Ruy Velázquez. Fue atendido de malas maneras por un sirviente a quien asesinó a palos. A continuación, mandó prender fuego a la localidad.

Un tiempo después, tras ser herido Ruy Velázquez por Mudarra González, el vengador de los siete infantes, en el Val de Espeja, el traidor fue llevado a la localidad de Vilviestre. Allí se le mantuvo preso hasta que llegó doña Sancha, madre de los infantes y hermana de Ruy Velázquez. Esta había prometido que bebería la sangre del traidor de su hermano. Pero Mudarra no dejó que doña Sancha se manchara las manos.

Finalmente Ruy Velázquez fue atado de pies y manos encima de un tablado y alanceado con diversas armas. A continuación fue descolgado, descuartizado y lapidado (llega a decir que se echaron encima el equivalente a diez carretas de piedras) por los habitantes de Vilviestre y por todos aquellos familiares de caballeros que habían muerto por causa de la traición.

A algunas de las casonas de los siglos XVI y XVII que aún se conservan en el pueblo se les llama popularmente el Palacio de Doña Lambra o el Palacio de Ruy Velázquez.

 

logo7il

Este artículo es parte del 7IL, el proyecto de recopilación de historias populares y lugares de tradición relacionados con la leyenda de los Siete Infantes de Lara. ¿Quieres ayudar?