Portada » Abu Nasr Fatuh ben Hilal, último rey de la taifa de Ronda

Abu Nasr Fatuh ben Hilal, último rey de la taifa de Ronda

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 127 visitas 2 min. de lectura
Puerta de la Cíjara de Ronda

[Ronda, ¿? – Ronda, 10 de febrero de 1066] Abu Nasr Fatuh b. Abi Nur Hilal b. Abi Qurra b. Dunas al-Ifrani. En árabe أبو نصر بن أبي نور اليفرني. Rey de la taifa de Ronda (1058 ó 1059 – 1065/1066)

Abu Nasr Fatuh era hijo de Abu Nur, el creador del reino taifa de Ronda.

Abu Nasr se convirtió en el sucesor de su padre cuando éste mandó ejecutar al primogénito, Bādīs, tras haberle usurpado el trono durante su cautiverio en Sevilla. Abu Nur reinó alrededor de un año después de la muerte de Bādīs y falleció en el 1058 o en el 1059.

Abu Nasr fue reconocido soberano el mismo día de la muerte de su padre en las coras de Reyyo (Málaga) y Takurunna (Ronda). Según la Crónica Anónima de los reyes de taifas:

«Era justo y benévolo para [con] su familia y su grey, pero se daba a la bebida [y] se entregaba permanentemente al placer.»1

Abu Nasr tuvo que hacer frente a la actividad expansiva de la taifa de Sevilla, que se estaba engrandeciendo a costa de otras pequeñas taifas bereberes vecinas. En el año 457H (13 diciembre 1064 – 2 diciembre 1065) Al-Mu’tadid de Sevilla ideó un plan para hacerse con el control de Ronda. Llegó a un acuerdo con uno de los guardianes de la alcazaba, Ibn Ya’qub, reputado por su coraje y valentía: sería recompensado si asesinaba a Abu Nasr.

Ibn Ya’qub, al frente de sus compañeros, fue contra Abu Nasr cuando se encontraba en una cámara en la parte alta de la alcazaba. Cuando escuchó los gritos en favor de los Abbādíes de Sevilla, Abu Nasr decidió tirarse él mismo por la ventana, desde una altura considerable. Cayó además sobre un peñasco con lo que falleció al momento. La población de Ronda ni se opuso ni apoyó a Ibn Ya’qub, simplemente siguió con su vida. Al-Udri da como fecha de esta sublevación la noche del jueves del 11 de rabí I del año 458 H (10 de febrero del 1066)

Con esta acción se extinguía el dominio de los ifraníes en Ronda. Los sevillanos ocuparon la ciudad de Ronda con su territorio circundante, pero los intentos de apoderarse de la región de Málaga se vieron rechazados por la taifa beréber de Granada, que se adueñó de la parte oriental del reino ifraní.


  1. Crónica anónima de los reyes de taifas, Trad. Felipe Maíllo Salgado, Akal Universitaria, 1991.

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.