[¿? – Ronda, 1058 ó 1059]

Abu Nur Hilal ben Abi Qurra ben Dunas al-Ifrani. En árabe أبو نور بن أبي قرة اليفرني

Rey de la taifa de Ronda (c. 1015 – 1053) y (c. 1057-1058 ó 1059)

Miembro de la familia bereber de los Banu Ifran o yafraníes, pertenecientes a la rama bereber de los zenata. Era descendiente de Abu Yaddas ben Dunas, uno de los jeques de los Banu Ifran, que en su lucha por el mando tribal, tuvo que huir a al Andalus con sus partidarios en 994. Almanzor los enroló en sus ejércitos como había hecho con otras tribus bereberes.

Abu Nur Hilal en el inicio de la fitna (1009 – 1015)

Tras la muerte de ‘Abd al-Rahmán Sanchuelo, el califa Hisham II es derrocado por  Muhammad II al-Mahdí (febrero 1009) lo que supuso un duro golpe para los intereses bereberes, puesto que el nuevo gobernante en ningún momento contó con su colaboración. Los Banu, junto con el resto de bereberes, apoyaron al otro pretendiente, Sulaymán al-Mustain, y consiguieron que éste accediera al trono en noviembre del 1009, aunque será derrocado de nuevo en junio del 1010.

Los bereberes atacaron a las tropas de Wadih y de Muhammad II en la batalla de Guadiro (21 junio 1010). A pesar de su éxito, en el refriega falleció el jefe de los Banu Ifran, Abu Yadas ben Dunas al-Ifrani y un gran número de caballeros de dicha estirpe. Es posible que a partir de este momento Abu Nur Hilal se hiciera con el mando de los Banu Ifran.

En el 1013, al comienzo del segundo período de gobierno de Sulayman al-Mustain adjudicó a los Banu Ifran el territorio de Jaén. La situación se volvió aún más caótica con rebeliones de candidatos omeyas y hammudíes. Aprovechando la coyuntura, en el año 1015 Abu Nur Hilal se apoderó de la cora o región de Tukurunna (Ronda).

Rey de la taifa de Ronda: primer período (1015-1053)

Abu Nur Hilal fue reconocido como soberano de Ronda (Takurunna) en el año 405H tras expulsar a su gobernador ‘Amir ben Fath, cliente de los omeyas y gobernador de Málaga y sus distritos. Es posible que durante algunos años Abu Nur dominara tanto las coras de Ronda como de Jaén. Pero en el año 412H (17 abril 1021 – 5 abril 1022) perdió el dominio de Jaén al sublevarse un amirí, Muhammad, un nieto de Almanzor.

El cronista Ibn Jatib dice que:

« Abu Nur Hilal ben Abi Qurra fue un jefe atrevido, osado, codicioso y poderoso por la valentía de sus hombres, lo abrupto de la zona y la inexpugnabilidad de sus fortalezas».

Mantuvo una posición prudente y variable con respecto a las alianzas. Parece que reconoció a los califas hammudíes de Córdoba. Incluso cuando en el 1026 Yahya al-Muhtal es derrocado y se hace con el poder independiente en Málaga. Parece que luego, junto con sus vecinos más poderosos, los abbadíes de Sevilla, invocaba al pseudocalifa Hisham II, como se hacía en la capital sevillana.

Pero la actitud expansionista de los abbadíes hizo que esta actitud cambiara, sobre todo una vez que la taifa de Sevilla se anexionó la taifa de Mértola (1044) tras derrotar a Ibn Tayfur.  Acogió al hammudí Idris II, depuesto en Málaga en el 1047, a quien consideró califa.

Abu Nur, sin embargo se abstuvo de entrar en la coalición compuesta por los bereberes de las taifas de Málaga, Carmona, Morón y Arcos que se oponían y atacaron en el 1048 a los sevillanos. al-Mu’tadid lo tuvo bien presente, librándolo de morir cuando lo tuvo cautivo junto con otros jefes zanata.

Sin embargo Abu Nur fue traicionado por al-Mutadid en 1053, tras invitarlo a Sevilla.

Prisión en Sevilla (1053 – 1057)

En 1053 al-Mutadid de Sevilla hizo prisionero a Abu Nur junto a los reyes de Muhammad ben Nuh de Morón y Abdun ben Muhammad de Morón. Abu Nur estuvo retenido durante cuatro años. Este suceso fue aprovechado por su hijo Badis para hacerse con el poder en Ronda.

Cuando Abu Nur recuperó la libertad y regresó a su reino, su primera medida fue recuperar el poder y deponer a su hijo, el cual se había convertido en un tirano. Según Ibn Jaldun, el terrible rey sevillano mantuvo a Abu Nur como huésped en palacio, mientras le habían llegado a este rumores de que su hijo Badis, régulo de Ronda, había cometido adulterio con una de sus concubinas y con su tía paterna.  Abu Nur mandó que se le ejecutase por los malos tratos y abusos cometidos contra sus súbditos.

Segundo período de gobierno (1057 – 1058 ó 1059)

No duró mucho su segundo reinado, ya que unos meses después de recuperar el poder falleció. Fue sucedido por otro de sus hijos, Abu Nasr Futuh, el cual fue reconocido como soberano de Málaga y de Ronda, pero que no pudo evitar que a su muerte la taifa de Ronda pasase a posesión de Sevilla mientras Málaga era anexionada a Granada.

Descendencia

Abu Nur Hilal ben Abi Qurra tuvo al menos dos hijos:


  1. Crónica anónima de los reyes de taifas, Trad. Felipe Maíllo Salgado, Akal Universitaria, 1991.
  2. Ibn Idari: La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas (al-Bayan al-Mugrib), Trad. Felipe Maíllo Salgado, Universidad de Salamanca, 1993.