[¿? – Sevilla, 1059]

Rey de la taifa de Huelva y Saltés (1013 – 1051/1052)

‘Abd al-Aziz ben Muhammad al-Bakri era hijo de Muhammad al-Bakri, quien según Ibn Idhari¹ procedía «de una casa de mérito, abolengo, gloria y prosperidad».

En el año 403 de la hégira (23 de julio 1012 / 12 julio 1013), probablemente tras el segundo nombramiento como califa de Sulayman al-Mustain (1013), ‘Abd al-Aziz ben Muhammad al-Bakri fue proclamado en la ciudad de Saltis (actual Isla de Saltés). Según la Crónica anónima de los reyes de taifas: «Fue bienhechor, virtuoso y generoso. Los días de su reinado fueron una continua fiesta por la baratura de los precios y por la seguridad de los caminos…»²

Sin embargo, al igual que otros reinos taifas vecinos como Santa María del Algarve o Niebla, sufrió la presión del rey al-Mutadid de Sevilla. El rey sevillano se enfrentó primero a la taifa de Niebla, hecho por el que ‘Abd al-Aziz, quien tenía parentesco lejano con al-Mutadid, se apresuró a felicitarlo. En esa misiva le recordaba el pacto que había entre ambos gobernantes, reconocía su sumisión a él y le proponía hacerle dejación de Huelva e instalarse en Saltés si así lo deseaba al-Mutadid.

Al-Mutadid aceptó el ofrecimiento y ordenó a ‘Abd al-Aziz que abandonara Huelva. Aunque Al-Mutadid le ofreció también entrevistarse en persona, ‘Abd al-Aziz no se sintió seguro y abandonó Huelva en una nave cargada con todas su riquezas para instalarse en la isla fluvial de Saltés. 

Restos de la ciudad musulmana de la isla de Saltés (Huelva)

Restos de la ciudad musulmana de la isla de Saltés (Huelva)

al-Mutadid tomó efectivamente Huelva en el año 442 de la hégira (26 mayo 1050-14 mayo 1051). Concedió el perdón a sus habitantes y nombró a hombres de su confianza en el gobierno de la ciudad. Además ordenó la ruptura de relaciones con ‘Abd al-Aziz ben Muhammad al-Bakri y le declaró la guerra. al-Mutadid lanzó varias acciones militares de hostigamiento contra Saltés y su territorio.

Finalmente ‘Abd al-Aziz le pidió la paz y abdicó en su favor en el año 443 de la hégira (15 de mayo 1051-2 de mayo 1052). Según Ibn Idhari, al-Mutadid le compró su barco y su impedimenta por 10.000 mizcales y se estableció en Córdoba, bajo la égida de los Ibn Yahwar. También lo confirma el contemporáneo al-Udri, quien dice que el rey sevillano le pago a ‘Abd al-Aziz el precio de todo lo que tenía en ella (Saltés) «de utensilios, víveres y otras cosas de valor. Luego al-Bakri salió hacia Córdoba».

‘Abd al-Aziz ben Muhammad al-Bakri acabó sus días a principios del 1059 en Sevilla.

 

Descendencia

Tuvo al menos un hijo, Abu Ubayd ‘Abd Allah ben ‘Abd al-Aziz ben Muhammad al-Bakri, llamado simplemente al-Bakri, quien según Ibn Idhari destacaba en elegancia, hermosura, mérito, cultura y conocimiento. Fue un reconocido geógrafo que vivió entre los años c. 1014 y 1094. En su honor se ha nombrado un cráter en la Luna.

 


  1. Ib Idhari: al-Bayan al-Mugrib traducido por Felipe Maíllo Salgado en La caída del califato y los reyes de taifas, Estudios Árabes e Islámicos. Universidad de Salamanca, Salamanca, 1993, p. 200-201
  2. Crónica anónima de los reyes de taifas, traducida por Felipe Maíllo Salgado, Akal Universitaria, 1991, p. 37.