Conde del reino asturiano (p. s. IX)
Monnio Nunniz en la documentación medieval

Solo disponemos de una noticia documental de este noble del reino asturiano. Pero es de una gran importancia pues se trata de la primera carta de población medieval otorgada en la península Ibérica: el fuero de Brañosera del 13 de octubre del año 824.1

Esta carta de población, conservada en el cartulario de San Pedro de Arlanza detalla como el conde Munio Núñez y su esposa Argilo dan una serie de derechos a los pobladores de la localidad palentina de Brañosera, en la comarca de Campoo.

Lo único que sabemos es que Munio Núñez era conde bajo el reinado del rey Alfonso II de Asturias. Pero no podemos asegurar de qué zona. Por la misma época se nombra a otro conde, el conde Gundesindo, con posesiones en zonas de Asturias de Santillana, Transmiera y las Bardulias. Puede que Munio Núñez gobernara partes de Asturias de Santillana, Liébana y Campoo pero es una mera suposición.

El conde Munio Núñez otorgando el Fuero de Brañosera de Francisco-Javier Hoyos Arribas

La descendencia de Munio Núñez de Brañosera

Documentos posteriores nos permiten conocer a sus descendientes: 88 años más tarde el conde Gonzalo Fernández confirmaba esta concesión de fuero otorgada, como él mismo dice, por sus abuelos (avii mei), Munio Núñez y Argilo.2

Una segunda confirmación fue otorgada por Fernán González con su mujer Urraca el 1 de abril de 968, designando también a los mismos Munio y Argilo como antepasados suyos.3

Aunque no se menciona en la documentación o en las crónicas de la época, se supone que fue Munio Núñez y Argilo debieron de ser padres de al menos dos hijos:


  1. Serrano, Luciano: Cartulario de San Pedro de Arlanza, Madrid, 1925, doc. I.
  2. Serrano, Luciano: Cartulario de San Pedro de Arlanza, Madrid, 1925, doc. I. «Gundisalvo Fernandiz, comite vidi karta […] que fecerunt avii mei Monnio Nunniz et Argilo.»
  3. Serrano Luciano: Cartulario de San Pedro de Arlanza, Madrid, 1925, doc. I. «Ego Fernando Gundisalviz comite et uxor me Urracha vidimus […] Et ego Fernando et uxor mea Uracka in ista carta manus nostra + + roboravimus in era»