Noble de la corte de Alfonso III de Asturias, s. IX-s.X. Addaninus en la documentación medieval.

 

Addanino era un siervo del rey Alfonso III que estuvo implicado en una conjura para acabar con la vida del rey.

Según la Crónica de Sampiro, al regreso de una campaña de verano contra Toledo y tras conquistar el castillo de Quinitialubel, Alfonso III regresó hacia Carrión. Allí, posiblemente durante el otoño del 909, Alfonso III descubrió un complot contra su vida tramado por su siervo Addanino.1 El rey ordenó dar muerte a Addanino, orden que fue ejecutada por sus hijos. No podemos asegurar si la crónica se refiere a los propios hijos de Addanino o a los hijos del rey.

Probablemente eran los propios hijos del rebelde ya que seguidamente Alfonso se encaminó a Zamora a apresar a su hijo García, quien probablemente estaba involucrado en esta conjura de Addanino. García fue apresado y encarcelado en el castillo de Gozón.

 


1. El texto en latín dice: «In illis diebus quando solent ad bella procederé, rex congregato exercitu Toletum perrexit, et ibidem a Toletanis copiosa accepit. Exinde reversus, cepit gladio castel lum quod dicitur Quinitialubel *, partem gladio truncavit, partem secum adduxit, atque Carrionem venit; et ibidem servum suum Addaninum a filius suis trucidare iussit, eo quod cogitaverat in necem regis.» extraído de Santos Coco, Francisco: Historia Silense, Madrid, 1921.

La traducción al castellano de es: «En aquellos días en que suelen marchar a guerras, el Rey, reunido un ejército, avanzó a Toledo, y allí­ recibió copiosas dádivas de los toledanos. Vuelto de allí­, tomó a espada el castillo que dicen Quinitialubel, una parte despedazó a espada, otra parte llevó consigo, y vino a Carrión, y allí mandó matar a su siervo Addanino por sus hijos, porque había conspirado sobre muerte del Rey. Y viniendo a Zamora prendió a su hijo García, y sujeto con hierro la envió a Gozón». Gómez Moreno, M.: Introducción a la Historia silense, con versión castellana de la misma y de la Cronica de Sampiro, Madrid, 1921.