[¿? – Sevilla, ¿?]

Segundo y último rey de la taifa del Algarve (1042 – 1051 ó 1057). En árabe أبو عبد الله محمد بن سعيد بن هارون

Sucedió a su padre Said ben Harun en el año 433 de la hégira (31 de agosto de 1041 – 20 de agosto 1042). Según la Crónica anónima de los reinos de taifas:

«Su reinado fue el mejor de los reinados en razón de su política, sus buenas acciones, su energía y su justicia.»¹

Sin embargo, este buen gobierno fue interrumpido por la acción expansiva del rey de la taifa de Sevilla: al-Mutadid ben Abbad. El rey sevillano, en su proceso de absorción de las taifas vecinas,  se enfrentó a también a la taifa del Algarve. El conflicto debilitó a Muhammad ben Said, quien acabó pactando con al-Mutadid. Muhammad abdicó en su favor en el año 443 de la hégira² (15 mayo 1051 – 3 mayo 1052) o en el 449³ (10 de marzo 1057 a 27 febrero 1058) a cambio de que él y su familia fueran respetados.

Muhammad se marchó a vivir a la corte de Sevilla, donde falleció y fue sepultado algunos años después.

  1. Crónica anónima de los reinos de taifas, trad. Felipe Maíllo, Ed. Akal, 1991.
  2. Op. cit. pág. 36
  3. Ibn Idari: La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas, trad. Felipe Maíllo, Universidad de Salamanca, 1993, pág. 181