[fl. Toledo, med. s. VIII]

Diácono y melodicus de la catedral de Toledo. Se le suele conocer como Pedro el Hermoso o Pedro Pulcro pero quizás ese apelativo solo haya que aplicarlo a su cargo de melodicus.

Solo es citado en la Crónica mozárabe del 754. Hablando del año 750, nos dice lo siguiente:

Por la misma época, Pedro, diácono de la sede de Toledo, es considerado el más hermoso escritor melódico y el más sabio de todas las Escrituras en Hispania. Escribió para los habitantes de Sevilla un librillo bellamente elaborado y apoyado en la autoridad de los Padres y otros autores, a propósito de la Pascua, que aquellos celebraban en fecha equivocada.

Crónica mozárabe, 93

Puede ser que sucediera en el cargo de melodicus (compositor de himnos y de música sacra) a Urbano. Es posible que su especialidad poética y musical se viera traducida también en obligaciones de enseñanza.

Escribió un librillo bellamente esmaltado de sentencias de los santos Padres y de otras muchas autoridades. Iba dirigido a los cristianos de Sevilla que seguían un cómputo equivocado en la celebración de la fiesta de la Pascua. Este escrito (De Paschatis recta celebratione ad Christianos Hispali habitantes, qui a vero computo deerrabant) no se ha conservado. Es posible que trabajara codo con codo con Elipando de Toledo en esta labro contra las herejías.

Al igual que ocurrió con Urbano, en algunas listas episcopales tardías se le nombra, erróneamente, como arzobispo de Toledo.