Aunque aún no se han presentado los resultados definitivos de los trabajos arqueológicos llevados a cabo en Valpuesta (Burgos), la cuna del castellano, por el equipo que encabeza Leandro Sánchez de Qark Arqueología, los últimos hallazgos indican que el primer urbanismo de la zona de delante de la torre pertenece a los siglos IX-X, el momento fundacional de la Colegiata.

«Todo parece apuntar, inicialmente, a que podría pertenecer a elementos propios del obispado o a un contexto civil. En los siglos XII y XIII se crea una fragua, de la que hemos hallado restos y se va consolidando el espacio como un lugar importante, seguramente central en el entramado civil de la zona, lo que se consolida en el siglo XIV con la construcción de la torre», detalla Leandro Sánchez.

Los trabajos arqueológicos ya sacaron a la luz en junio un hallazgo curioso, un llamativo enterramiento de un ternero al pie de la torre de Los Velasco. Otro caso parecido, en este caso, una vaca enterrada en el límite de la necrópolis de la basílica de Armentia construida en el siglo XII.

En cuanto al urbanismo que se desarrolla delante de la Torre de Los Velasco sorprendía el hallazgo del enterramiento de un ternero. «No sabemos exactamente la fecha pero creemos que es altomedieval. Se trata de un ternero enterrado ex profeso con plena voluntad de que así sea, no es algo casual porque hay cierto ritual»

Sánchez apostilla que, ante todo, los trabajos arqueológicos que se han llevado a cabo han buscado prevenir todo lo posible los hallazgos del pasado. «En todo momento se ha intentado evitar la afección a los bienes patrimoniales y arqueológicos lo máximo posible. Lo primero que hicimos fue documentar aquellos que sí iban a verse afectados. Entre ellos destacó la pavimentación del siglo XIX de toda la plaza, de hecho, aparecieron varios dibujos de la misma. Fue muy interesante ver cómo se articulaba todo el entramado», explicaba meses atrás.

La transformación de la plaza de Valpuesta era realizada por Aplibur para la Diputación Provincial de Burgos por un importe superior a los 237.000 euros. Qark Arqueología también ha documentado todo el empedrado de canto rodado de 1819 localizado bajo una capa de unos 30 centímetros de piedra aproximadamente. Los trabajos de excavación están cofinanciados por la Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León, con 14.943 euros, y la Diputación, con otros 14.641 respectivamente.