Portada » Blog » Períodos de sequía y su relación con las crisis entre los siglos VI y IX en la península Ibérica

Períodos de sequía y su relación con las crisis entre los siglos VI y IX en la península Ibérica

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 909 visitas 13 min. de lectura
A+A-
Reset
Períodos de aridez entre los siglos VI y IX en la península Ibérica

Siempre ha sido un hecho relativamente sorprendente la rapidez con la que el reino visigodo de Toledo, uno de los más poderosos de entre los reinos germánicos de Europa occidental, fue arrasado a comienzos del siglo VIII por los ejércitos del Califato de Damasco. Las causas son variadas y complejas, pero en los últimos años algunos investigadores han señalado la importancia que tuvo el cambio climático en el hundimiento del sistema socioeconómico de este pueblo y en el éxito de la conquista islámica.

Lo relevante es que recientemente se ha publicado un estudio en el que se relacionan períodos de aridez con los acontecimientos más importantes que acaecieron en la península Ibérica entre los siglos VI y IX, especialmente relacionado con la caída del reino visigodo frente a las fuerzas omeyas.

El registro polínico confirma la aridez

Los resultados del registro de polen, junto con otros registros paleohidrológicos, datos arqueológicos y fuentes históricas, indican que las sequías más fuertes estadísticamente significativas entre mediados del siglo V y mediados del siglo X (450-950) y ocurrieron en 545-570, 695-725, 755-770 y 900-935, lo que podría haber contribuido a la inestabilidad de los reinados visigodo y musulmán en la Península Ibérica.

Los registros polínicos tomados en sedimentos de lagunas del norte de África y Península Ibérica revelan que un género de plantas relacionada con la extrema aridez, el Artemisia, tuvo en el siglo VIII su máximo histórico en miles de años. Por lo que dicen las fuentes de la época, su abundancia ha de explicarse más bien a factores climatológicos que a la acción humana (deforestación, ganadería, etcétera). También los datos recabados en espeleotemas de cuevas, más difíciles de ser contaminados por la mano del hombre, se registró en ese momento un mínimo de precipitaciones. Unos datos que coinciden además con un pico por abajo de los niveles de insolación solar.

En una sociedad tardoantigua basada en la agricultura eso significaba hambruna, desórdenes políticos, una mayor exposición a las pandemias, como la peste bubónica… En definitiva, el colapso de un reino. Es mucho más fácil conquistar un reino con esos problemas de hambrunas, epidemias, luchas políticas y desórdenes sociales que enfrentarse a uno en su apogeo.

Los períodos de sequía

El estudio identifica cuatro períodos de sequia y relaciona cada uno de ellos con fuentes históricas que describen situaciones de crisis en cada caso.

Período I (545-570)

El primer período de sequía es mencionado en varias crónicas. El historiador bizantino Procopio, señala que durante los años 536-538 en la península Itálica, las inclemencias del tiempo causaron graves daños a las cosechas e inviernos inusualmente duros y largos que duraron durante las primaveras y los veranos, así como casos de canibalismo debido a la hambruna.

El estadista romano Casiodoro escribió que “El calor del sol era débil” y “Un invierno sin tormentas, una primavera sin apacibilidad y un verano sin calor”, lo que provocaba heladas y sequías prolongadas. Esta situación climática, que parece haber sido provocada por una serie de fuertes erupciones volcánicas (536, 540 y 547), podría haber promovido la escasez de alimentos y la hambruna, el inicio de la Pequeña Edad de Hielo de la Antigüedad Tardía (LALIA) y el brote de la plaga de Justiniano en 541-543 a través del Mediterráneo.

La crónica de Víctor de Tunnuna afirma que esta plaga afectó a Hispania en el año 542. Más tarde, el historiador galo-romano Gregorio de Tours escribió que durante los años 580/581 los embajadores del rey de Neustria regresaron de Hispania con noticias sobre plagas y hambrunas que asolaban la Carpetania (regiones que rodean el valle del Tajo) y se extendían a Septimania (SE de la actual Francia). El historiador también escribió que durante los años 580-585 Hispania sufrió fuertes heladas y sequías, coincidiendo con la guerra civil visigoda (580-584).

Después del período de sequía I (545-570), el estado visigodo bajo el rey Leovigildo (568/569-586) pudo consolidar una política de centralización, expansión territorial y fortalecimiento del sistema fiscal después de un largo período de devaluación monetaria. Es probable que la mejora del clima pudiera haber contribuido a una mejora de la agricultura y, por lo tanto, de la administración y estabilidad del reino, lo que también podría haber contribuido a una mejor condición económica para la construcción de nuevos centros urbanos, como Recópolis (578), Victoriaco (581) y Oligicus (621).

Período II (695–725)

El período de aridez máxima ocurrió entre los años 695 y 725. Los registros de vegetación del Sistema Central español mostraron una disminución de la cobertura arbórea, especialmente en las zonas montañosas, y un aumento de la actividad del fuego, lo que se relacionó con el efecto de la actividad humana para obtener nuevos pastos y tierras para la agricultura.

Sin embargo, las condiciones climáticas cambiantes obligaron al cultivo de centeno adaptado al frío a grandes altitudes, lo que sugiere que, aunque algunos cambios en los registros de polen de la vegetación se vieron afectados por la actividad humana, estas variaciones podrían haber sido forzadas al mismo tiempo por las condiciones de frío y sequía.

De hecho, durante la época visigoda se desarrollaron diferentes técnicas en las zonas rurales para adaptarse a las condiciones de sequía. En el sur de Iberia (Sierra Nevada) construyeron los sistemas de recarga de acuíferos más antiguos de Europa, datados entre el 636 ± el 80, y la población se trasladó a elevaciones más altas con el consiguiente aumento de la población en las regiones montañosas del sur de Iberia. Este desplazamiento de la población a las tierras altas aprovechó las condiciones de lluvia de mayor altitud en comparación con las tierras bajas. Además, las evidencias arqueológicas de la ciudad visigoda de Recópolis, como la construcción de bancales y la reorganización del sistema agrícola, también se han relacionado con el declive forestal y las condiciones secas durante este periodo.

Las fuentes históricas sugieren el inicio de condiciones de sequía persistente alrededor del año 680 en la península Ibérica. Esto es coetáneo con el aumento de la aridez después de alrededor del año 670 en Anatolia y el Levante, que provocó el abandono de las tierras agrícolas y el colapso de los principales asentamientos. El XII Concilio de Toledo, organizado por el rey Ervigio (680-687), tuvo lugar en noviembre de 681 “para apoyar un mundo en colapso”.

Tres años más tarde, en noviembre del año 684, el Título III del XIV Concilio de Toledo recogía: “Esta nota, con todo lo que ha sucedido, fue presentada en el peor momento de un tiempo terrible, cuando todas las tierras, en el peor momento invernal, están cubiertas por fuertes nevadas y temperaturas glaciales”, apuntando a las duras condiciones invernales durante la temporada de otoño.

Además, la crónica mozárabe del año 754 afirma que durante este período: “Ervigio fue consagrado en el reino de los godos. Gobernó durante siete años, e Hispania sufrió una gran hambruna”. Durante el siguiente reinado del rey Egica (687-702/703), en particular durante los años 691-692, una peste bubónica que afectó a la Península Ibérica se relacionó con largos períodos de condiciones de frío/sequía, baja productividad alimentaria y hambruna. La crónica mozárabe también registra que durante los años 702-703 y 710-713: “El hambre y la peste asolaron Hispania”.

Además, las crónicas apuntan a períodos de hambruna severa (707-709) inmediatamente antes del inicio de la conquista (711) y la crónica árabe Ajbār majmūʿa (mediados del siglo XI) indicó que alrededor de la mitad de la población de Hispania murió de hambre entre el 706 y el 710. Estas crónicas apuntan a un cambio climático hacia condiciones más áridas y frías a finales del siglo VII y principios del VIII.

La muerte del rey Witiza (700-710/711) en 710/711, la consiguiente guerra civil y la invasión musulmana del reino visigodo tuvieron lugar durante este período de sequía. En este sentido, tanto la crónica del rey Alfonso III como la crónica mozárabe del 754 coincidieron en la decadencia del reino durante la invasión: “Los godos perecieron en parte por hambre y en parte por la espada” (crónica de Alfonso III) y “Con la espada, el hambre y el cautiverio, no sólo Hispania Ulterior sino también Hispania Citerior fue devastada”.

A pesar de las duras condiciones climáticas descritas, los registros arqueológicos no muestran una devastación masiva o destrucción de ciudades o asentamientos durante la invasión. En los reinos altomedievales, al menos el 60% de la riqueza se basaba en productos agrícolas. La mano de obra agrícola empleaba alrededor del 80% de la población y, por lo tanto, las condiciones climáticas duras y áridas habrían afectado la estabilidad de los reinos. Sin embargo, en el caso del reino visigodo, no existe una posición unánime sobre los principales factores que pudieron llevar al colapso del estado visigodo.

El declive del reino himyarita y el surgimiento y expansión del Islam durante el siglo VI. a través de la península Arábiga se ha relacionado recientemente con condiciones climáticas áridas y fuertes sequías. Esta sequía registrada en Arabia, así como la que registramos en Iberia a finales del siglo VII y principios del VIII, también debe haber afectado a las regiones del norte de África. Estas condiciones áridas constituyen un nuevo elemento en las motivaciones políticas, económicas y militares que condujeron a la expansión islámica de la península Ibérica a partir del año 711.

Durante varias décadas, ha habido consenso en que la expansión islámica desde Oriente Próximo y el norte de África hasta la península Ibérica puede haber sido favorecida por la introducción y difusión de nuevas tecnologías, prácticas agrícolas y productos mejor adaptados a las tierras secas y a las condiciones ambientales áridas. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de la difusión de técnicas, herramientas y cultivos agrícolas preislámicos adaptados a las regiones semiáridas, lo que sugiere que las zonas pre y postislámicas del Cercano Oriente y el Mediterráneo eran más similares entre sí de lo que se suponía anteriormente.

Aunque la crisis social y política visigoda podría haber comenzado antes del período de sequía registrado por los datos de polen, es posible concluir que la sequía extrema y persistente durante finales del siglo VII y principios del VIII en la Península Ibérica puede haber tenido un impacto negativo en la producción de alimentos, dañando la economía basada principalmente en la agricultura y las actividades pastoriles, desencadenando (al menos parcialmente) la inestabilidad social y política que pudo afectar a la decadencia del reino visigodo, y a las primeras fases de la consolidación de al-Andalus.

Período III (755-770)

Este período de sequía coincide con la primera desestabilización política musulmana. Los musulmanes intentaron expandirse hacia el norte, pero fueron detenidos por los francos en la batalla de Poitiers (732). Más tarde, en el año 740, la sublevación bereber que se inició en el norte de África y en al-Andalus generó varias guerras civiles, hambrunas y despoblación de ciertas zonas, promoviendo la ruptura de al-Andalus con el califato abasí y convirtiéndose en un emirato independiente de Córdoba en el 756.

Según la Crónica mozárabe, durante los años 748-750: “Una horrible hambruna asoló todo al-Andalus”, similar a la registrada por la crónica de Ajbār majmūʿa para el 750-754: “El año de la Hégira 132 / 750, Dios envió una gran sequía y hambruna a toda al-Andalus” y la crónica de Moissac (siglo XI) para el 771-772.: “Una hambruna devastadora afectó a toda Hispania”.

El comienzo del gobierno de Abderramán I (756-788) se caracterizó por varias crisis sociopolíticas, que podrían haber sido consecuencia de la sequía y las hambrunas posteriores, y solo a partir de 783-784 muestra un aumento del control monetario y territorial en expansión, vinculado a la estabilización de los impuestos.

Período IV (900-935)

El último período de sequía fuerte identificado por el análisis de los datos de polen ocurrió entre 900 y 935. Este último episodio coincide en parte con la primera fitna (guerra civil musulmana), un largo proceso de crisis política que comenzó con la rebelión más poderosa liderada por Omar b. Hafsun entre los años 880 y 928. Estos enfrentamientos se han relacionado con la expansión del proceso de conversión al Islam y el aumento del control político y territorial de Córdoba.

Estas sequías podrían haber afectado a la agricultura, contribuyendo a la baja producción de alimentos y a las hambrunas, y favoreciendo así la desestabilización económica y sociopolítica de al-Andalus. Sin embargo, este proceso de análisis macro no puede ignorar el hecho de que las comunidades respondieron a las condiciones climáticas y ambientales. En este sentido, la sociedad andalusí se caracterizó por la expansión de nuevas técnicas agrícolas, entre ellas el regadío.

Fuente: Camuera, J., Jiménez-Espejo, F.J., Soto-Chica, J. et al. Drought as a possible contributor to the Visigothic Kingdom crisis and Islamic expansion in the Iberian Peninsula. Nat Commun 14, 5733 (2023). https://doi.org/10.1038/s41467-023-41367-7

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.