En el cañón que forman las Hoces del río Duratón en tierras de la provincia de Segovia se localizó, en los inicios de la Edad Media, una notable concentración de ermitaños como San Frutos y sus hermanos Valentín y Engracia. Entre los lugares donde se refugiaron estos monjes y donde se practicó el culto cristiano, destaca el eremitorio rupestre conocido como la Cueva de los Siete Altares que, aparentemente, constituye uno de los lugares de culto cristiano conocidos más antiguos de la zona, probablemente de época visigoda. La zona arqueológica  se localiza en el término de Villaseca, a unos 100 metros, aguas arriba, del puente sobre el río Duratón, en la carretera que une Sebúlcor con Villaseca.

 

La Cueva de los Siete Altares es una cavidad abierta en los farallones rocosos cortados por el río Duratón y sus restos se dividen en dos ambientes diferenciados. El primero es la antesala en la que se talló un arco de medio punto con un altar rectangular. Puede que este habitáculo exterior estuviera cerrado con una fachada de piedra y una cubierta de madera.

Altar exterior Cueva Siete Altares

Altar exterior Cueva Siete Altares

El interior de la cueva es de muy reducidas dimensiones, apenas un covacho que presenta tallados en la roca caliza de su pared izquierda según se entra tres altares u hornacinas que, en todos los casos, semejan arcos de herradura. Los laterales se encuentran decorados con figuras geométricas talladas o grabadas en la propia roca y resaltadas con pintura roja y negra. El altar central carece de decoración y puede que tuviera delante una mesa de piedra. Frente a los altares hay excavado un sepulcro.

Altar izquierdo del interior de la Cueva de los Siete Altares

Altar izquierda del interior de la Cueva de los Siete Altares

Altar central del interior de la Cueva de los Siete Altares

Altar central del interior de la Cueva de los Siete Altares

Altar derecho del interior de la Cueva de los Siete Altares

Altar derecho del interior de la Cueva de los Siete Altares

Decoración de los tres altares del interior

Decoración de los tres altares del interior

El lugar se encuentra protegido por una reja que no impide la contemplación de los restos arqueológicos. No es posible su visita. Preguntamos en la Casa del Parque de Sepúlveda y nos remitieron a llamar al Servicio Territorial de la Junta de Castilla y León para poder acceder a su interior.

Exterior Cueva de los Siete Altares

Exterior Cueva de los Siete Altares