Itero del Castillo es una localidad de la provincia de Burgos en el límite con la de Palencia, cercana al curso del río Pisuerga. Fitero en la documentación medieval, su etimología parece indicar límite o frontera.

Junto con el carácter fronterizo, desde el siglo X su importancia se acrecienta ya que por sus límites pasa el Camino de Santiago, razón por la cual se construiría el puente y un hospital de peregrinos, este último uno de tantos lugares abandonados que hace relativamente poco tiempo ha vuelto a la vida.

Itero del Castillo aparece mencionado en el Poema de Fernán González como localidad fronteriza de Castilla, en este caso con el condado de Monzón y el resto del reino de León:

 

«Estonçe era Castiella un pequeño rincon,
era de castellanos Montes de Oca mojon,
e de la otra parte Fitero el fondon.
Moros tenien Caraço en aquesta sazon.»

 

Desde el siglo X, Itero acrecienta su importancia ya que en sus cercanías pasa el Camino de Santiago, razón por la cual se construiría el puente sobre el río Pisuerga y un hospital de peregrinos. Si bien aparece nombrado (Fitero del Castiello) en el fuero de Melgar de Fernamental, fechado el 9 de septiembre del 950, se sabe que este diploma es falso. Así que su primera mención documental conocida es tardía, del 28 de abril de 1210, en el Cartulario de San Salvador de Oña: «[…]et de Fitero ecclesiarum, necnon et de Pontefitero[…]»1

 

Patrimonio de Itero del Castillo

El castillo de Itero del Castillo

El castillo está situado en un pequeño cerro conocido como La Mota, lugar que estuvo cercado al igual que el resto del pueblo. En la actualidad sus alrededores se encuentran minados por multitud de bodegas construidas en siglos pasados.

Del castillo, que presumiblemente se comenzó a construir en el siglo X como baluarte defensivo de la frontera occidental de Castilla, queda únicamente una torre desmochada. A principios del siglo XV, Juan Fernández de Velasco adquirió a la familia Padilla Itero del Castillo, y ya se menciona en esa compra la torre, por lo que el torreón que hoy conocemos pudo realizarse a finales del siglo XIV, como atestiguan sus características estilísticas. Posteriormente el castillo pasó a manos del conde de Haro y, en el siglo XVII, era propiedad del duque de Lerma.

La torre está realizada en piedra de sillería, con muros de dos metros de grosor, y es de planta casi cuadrada, de unos 10 metros de lado. Se accede a ella por una pequeña puerta de arco apuntado. Tiene una  bella ventana geminada con arquillos apuntados. En el interior se aprecian los restos de al menos cuatro pisos. En 2004 comenzó su restauración. Actualmente se encuentra abierto al público y acoge un Centro de Interpretación.

 

Entrada en la fachada occidental de la torre de Itero del Castillo

Entrada en la fachada occidental de la torre de Itero del Castillo

""</a

""</a

 

""</a

Detalle ventana torre de Itero del Castillo

Detalle ventana torre de Itero del Castillo

Torre y bodega de Itero del Castillo

Torre y bodega de Itero del Castillo

 

Muralla de Itero del Castillo

Itero del Castillo estuvo rodeado por una cerca o muralla, la cual desapareció en el siglo XVIII. Su material pétreo se utilizó para erigir una nueva iglesia. De esa muralla queda apenas un pequeño resto al lado de lo que fuera la antigua casa parroquial, y el arco, junto al ayuntamiento, que fue uno de los accesos al recinto amurallado.

Arco de la muralla. Acceso al castillo desde la Plaza Mayor en Itero del castillo.

Arco de la muralla. Acceso al castillo desde la Plaza Mayor en Itero del castillo.

 

Hospital de peregrinos de Puente Fitero – Ermita de San Nicolás de Bari de Puente Fitero

En el actual despoblado de Puente Fitero se documenta, desde el siglo XII, un hospital de peregrinos. Su fundación se debe al conde Nuño Pérez de Lara y su mujer Teresa, al menos antes del 1174.

En una fecha posterior indeterminada, un hijo de los fundadores, Fernando Núñez de Lara, y su mujer Mayor, donaron el hospital a la Orden de San Juan, aunque no totalmente: a comienzos del siglo XIII, entre los años 1208 y 1210, llegaron a un acuerdo para su administración conjunta con la Orden.  En ese acuerdo eligen el Hospital como lugar de enterramiento.2

Hospital de San Nicolás de Puente Fitero

Hospital de San Nicolás de Puente Fitero

Entrada por la facha norte del Hospital de San Nicolás de Puente Fitero

Entrada por la facha norte del Hospital de San Nicolás de Puente Fitero

Fachada sur Hospital San Nicolás de Puente Fitero

Fachada sur Hospital San Nicolás de Puente Fitero

Lo que ha quedado del hospital son los restos de la ermita de San Nicolás de Bari. Es un pequeño edificio de factura de transición del románico al gótico del tercer tercio del siglo XII, compuesto por una bella capilla de bóveda de crucería con arcos apuntados, columnas pareadas en el intradós del arco que da acceso al ábside, y algún capitel con decoración de fina talla vegetal.

El resto es una sola nave con material pétreo diverso que denota épocas distintas en su construcción y cerramiento, así como arranques de bóvedas que nos hacen pensar en un edificio más alto y con una prolongación hacia el sur. Se accede al templo por una sencilla puerta de arco apuntado con tres arquivoltas en su intradós. El alero presenta sencillos canes, así como restos de un tejaroz para cubrir la entrada principal.

Hospitaleros de la cofradía italiana Confraternità di San Giacomo di Compostela in Perugia, en colaboración con la Orden de Malta, restauraron completamente la iglesia de San Nicolás y abrieron al público en julio de 1994 el albergue de peregrinos conocido como hospital de San Nicolás de Puente Fitero. Este es uno de los pocos albergues que mantiene el nombre histórico de hospital desde sus inicios.

Ábside San Nicolás de Puente Fitero

Ábside San Nicolás de Puente Fitero

Interior ábside Hospital San Nicolás de Puente Fitero

Interior ábside Hospital San Nicolás de Puente Fitero

Fachada oriental Hospital San Nicolás de Puente Fitero

Fachada oriental Hospital San Nicolás de Puente Fitero

 

El puente de Itero del castillo

Es posible que su primera construcción sea de época de Alfonso VI (1072-1109). En las crónicas medievales y en las guías de peregrinos aparece como Ponte Fittir, Ponteroso o Puente della Mula. Debido a la fuerza de las avenidas del río Pisuerga, tuvo que ser reparado en numerosas ocasiones.

Finalmente en 1590 se construyó una de nueva fábrica, parte del cual se conserva en la actualidad, en concreto seis arcos con cinco tajamares y cinco pilastras en la orilla derecha aguas arriba. En el siglo XVIII hubo otra gran intervención.

Puente Fitero en Itero del Castillo

Puente Fitero en Itero del Castillo

Iglesia de San Cristóbal

La iglesia parroquial de Itero del Castillo está dedicada a San Cristóbal y fue realizada en el siglo XVIII. Es de tres naves con bóvedas de arista y yeserías. El interior contiene diversos retablos barrocos, así como algunas piezas de siglo XVI y góticas procedentes de otros templos del entorno. Lo más antiguo del templo es su pila bautismal, del siglo XII, así como una pequeña benditera, también de estilo románico, ubicada a los pies del templo.

Destacan, frente al sobrio aspecto exterior, sus fastuosos retablos de estilo churrigueresco y rococó decorando, casi al completo, los muros del templo. Entre esos magníficos retablos del siglo XVIII, cabe señalar el retablo mayor, dedicado a San Cristóbal. Otros retablos que merecen ser mencionados son el de La Piedad, sito en la nave de la Epístola, con un grupo escultórico de la Piedad del siglo XVI.

El retablo del Cristo del Puente, ubicado en la nave del Evangelio, cobija una bella talla de un cristo crucificado, del siglo XVI, procedente de la ermita de San Nicolás. El templo contiene, además, otros retablos y obras de arte, entre los que cabe destacar la talla de San Nicolás de Bari, de factura renacentista y policromía barroca, procedente también del templo de San Nicolás de Bari de Puente Fitero, que pasó a la consideración de ermita de San Cristóbal de Itero del Castillo tras despoblarse el pueblo al que pertenecía.

 


1. Martínez Díez, Gonzalo: Pueblos y alfoces burgaleses de la repoblación, Junta de Castilla y León, 1987, pág. 337.

2. Barquero Goñi, Carlos: Los hospitalarios y la nobleza castellano-leonesa (siglos XII-XIII), Historia. Instituciones. Documentos, Universidad de Sevilla, ISSN 0210-7716, Nº 21, 1994, págs. 13-40