[¿Córdoba?, c. 979 ó c. 985- Granada, 29 de mayo de 1035]

Abū al‐Qāsim Aṣbagh ben Muḥammad ben al‐Samḥ al‐Gharnāṭī más conocido como Ibn al‐Samḥ, también como al‐Muhandis («el geómetra»), o su forma latinizada Abulcasim. En árabe أصبغ_المهري

Matemático y astrónomo andalusí.

 

Biografía

Ibn al-Samh nació hacia el año 979 ó 985 en el seno de una familia cultivada y de cierto prestigio de Córdoba, por lo que se creé que era originario de esta ciudad.

En Córdoba fue un importante miembro de la escuela del matemático y astrónomo Maslama al-Mayriti, donde entró en contacto con las tablas astronómicas indias a partir de las obras del astrónomo persa Al-Juarismi, así como las últimas teorías de la astronomía ptolemaica.​

Sa’id al-Andalusí en su Libro de las categorías de las naciones, dedica un apartado a la obra de este científico:

«Ibn al-Samh, que es Abu l-Qasim Asbag ben Muhammad ben as-Samh al-Mahri, era un experto conocedor de la aritmética y la geometría, eminente en la ciencia astronómica de los cuerpos celestes y en los movimientos de las estrellas; además de eso tenía interés por la medicina. Tiene buenos tratados, entre ellos el Kitab al-Madjal ilá al-handasa (Libro de la Introducción a la geometría), un comentario del libro de Euclides; el Kitab Timar al-‘adad (El Libro de las utilidades de los números) conocido como al-Mu’amalat; el Kitab Tab’at al-‘adad (Libro de la naturaleza de los números); su gran tratado de geometría, en el que agotó las partes de esta ciencia relativas a las líneas recta, curva y quebrada, dos libros sobre el instrumento llamado astrolabio, uno de ellos, dispuesto en dos capítulos, destinado a hacer conocer su modo de elaboración; el otro, relativo al uso del astrolabio, da a conocer todas sus utilidades, está dividido en 130 capítulos.

 

Entre otros escritos [tiene] una tabla que compuso según uno de los sistemas de la India, conocido como Sind Hind; es una gran obra dividida en dos secciones: una contienen las tablas y la otra remite a los comentarios de las tablas. Me informó acerca de Ibn Samh su discípulo Abu Marwan Sulayman ben Muhammad ben Isa ben an-Nasr, el geómetra, que [su maestro] murió en la ciudad de Granada, capital del emir Habbus ben Maksan ben Ziri ben Manad as-Sinhayl, en la noche del [lunes al] martes, a doce noches por andar de rayab del año 426 [29 de mayo de 1035]. Tenía cincuenta años solares.»

 

Debido a los conflictos políticos en Córdoba, Ibn al‐Samh se establece en la taifa de Granada donde vivió el resto de su vida. Alcanzó una alta posición bajo el gobierno del rey Habbus ben Maksán, cuyo ministro, el judío Samuel ibn Nagrella, estaba también interesado en las matemáticas y la astronomía. Abrió en la ciudad de Granada su propia academia, en la que explicaba matemáticas y astronomía. Uno de sus discípulos fue Abu Marwan Sulayman ben Muhammad ben Isa an-Nasi, matemático, médico y astrólogo.

Murió en Granada el 29 de mayo de 1035.

 

Obra científica y técnica de Ibn al-Samh

Ibn al‐Samh trabajó en astronomía, matemáticas y posiblemente en medicina. El historiador andalusí del siglo XIV Ibn al-Jatib afirma que Ibn al‐Samh escribió un tratado de historia, pero no hay ninguna otra evidencia sobre esta obra. Ibn al‐Nashi, uno de los más importantes discípulos de Ibn al‐Samh, da una lista de nueve libros escritos por su maestro.

En astronomía, Ibn al-Samh, al igual que su maestro Maslama al-Mayriti, compuso un un tratado con tablas astronómicas basado en el Zīj al-Sindhind de al-Juwarizmi, que había sido compuesto en Bagdad en el siglo IX. El historiador Ibn Jaldún menciona que Ibn al-Samh escribió un resumen del Almagesto.

Ibn al-Samh también compuso un tratado sobre la construcción y el uso del astrolabio (Kitāb al-‘Amal bi-‘l-asṭurlāb). Aunque el tratado de Ibn al-Saffar sobre el astrolabio se hizo más popular, su libro, de 129 capítulos, es el tratado más completo escrito en la península Ibérica durante la Edad Media sobre el uso del instrumento. El texto es especialmente interesante porque trata cuestiones que no suelen analizarse en obras de este tipo, como la visibilidad de la Luna y su latitud y longitud.

Su Kitāb al-‘Amal también es importante porque en él se cita una obra desconocida de Habash al-Hasib al-Marwazi, evidenciando claramente que este astrónomo oriental era conocido en al-Ándalus a finales del siglo X. El texto también muestra que la escuela de Maslama al-Mayriti conocía y utilizaba las obras de Al-Battani. El Kitāb al-‘Amal fue la fuente de un tratado sobre el uso del astrolabio esférico compuesto en la corte de Alfonso X el Sabio.

 

Inventor del ecuatorio

Su tratado sobre la construcción del equatorium o ecuatorio es otra de las principales contribuciones de Ibn al-Samh a la astronomía. De hecho, este tratado es el primer trabajo conocido que trata este instrumento, anterior a las obras de Azarquiel y Abu Salt de Denia. Su tratado se conserva en la traducción incluida en el Libro del saber de astrología de Alfonso X el Sabio.

El instrumento descrito en el tratado es un híbrido astrolabio-equatorium. Ibn al-Samh da los parámetros numéricos necesarios para la construcción del equatorium y utiliza los valores de Al-Battani para las longitudes de los apogeos de los planetas, los valores de al-Juwarizmi y Maslama para los nodos ascendentes de los planetas, y los valores de las excentricidades y los radios de los epiciclos de los planetas del Almagesto.

El equatorium tiene ocho placas (una para el Sol, seis para los deferentes de la Luna y los cinco planetas, y una para los epiciclos planetarios) cuidadosamente explicadas y colocadas dentro de la mater de un astrolabio.

Este instrumento astronómico se empleaba para encontrar las posiciones del Sol, la Luna y los planetas en el horizonte del lugar solo mediante el uso de geometría.​ Este tipo de dispositivos permitía la representación de los cuerpos celestes incluido el movimiento anomalístico. Ahorra a los astrónomos una gran cantidad de tiempo en su cálculo y, sobre todo, era muy utilizado para la confección de predicciones astrológicas.

equatorium

Equatorium francés del 1600

 

Ibn al-Samh es también conocido por labor dentro del ámbito de las matemáticas. Su rango de temas incluye el cálculo, los números, la aritmética comercial, la teoría de las proporciones, las operaciones aritméticas y la solución de ecuaciones cuadráticas y cúbicas. Su obra en geometría incluye un comentario sobre los Elementos de Euclides y un tratado general con un importante estudio sobre las líneas rectas, curvas y rotas.

 

Relación de obras atribuidas a Ibn al-Samh

  • Kitáb al-Madjal ilá-handasa fi tafsir Kitab Uklidus (“Comentario a la obra de Euclides en forma de Introducción  a la Geometría”).
  • Kitáb Timar al-adad al-maruf bi-l-mu’amalát, conocido bajo el nombre de Mu ‘amalát (“Libro acerca de la naturaleza de los guarismos”).
  • Kitáb Tabtat al-‘adad (“Una Historia de la Física”).
  • Kitáb al-kabir fi-l-handasa (“Libro de Geometría mayor’). Tratado general con un importante estudio sobre las líneas rectas, curvas y rotas. Parcialmente conservado en una traducción hebrea de Qalonymos ib Qalonymos (s. XIV).
  • Un tratado, dividido en dos partes, acerca de la construcción del astrolabio, parcialmente conservado en ms. Escorial, Arabe, 972, 29r-29v.
  • El Kitab al-amal bi-l-asturlab, un segundo libro sobre el astrolabio, en esta ocasión sobre el empleo y uso del mismo, dividido en 129 capítulos y citado por Azarquiel en su obra Azafea. De esta obra se conserva el manuscrito en el British Museum (ms. British Museum, Arab, 405).
  • Kitáb al-Ziy, unas Tablas astronómicas —quizás la obra más famosa de Ibn al-Samh— construidas según el modelo y uso indio del Sind Hind, divididas en dos partes —una conteniendo las
    tablas y otra la parte explicativa— que fueron muy elogiadas por el astrónomo toledano Azarquiel.
  • Risála Kafiya fi’ ilm al-hisab (“Carta compendio sobre el arte del cálculo”).
  • Kitáb al-kamil fi’-l-hisáb al-hawai (“Libro del cálculo mental”). Probablemente conservado en ms. Escorial Arabe 973, 1-30; y en Berlin, Ar. 6010, 1-23.
  • Una obra denominada Libro de los planetarios, que sabemos escrita hacia el año 1026 y que Alfonso X la mandó arreglar y traducir bajo el título Libro de los instrumentos de las láminas de los siete planetas. Esta misma obra fue continuada por Azarquiel hacia el año 1081. En las láminas de Ibn al-Samh está trazado el curso de cada planeta, es decir, que los instrumentos planetarios son particulares, mientras que Azarquiel los convirtió en una sola lámina universal.

 

Reconocimientos a Ibn al-Samh

El planeta extrasolar Samh, que órbita la estrella Titawin en la constelación de Andrómeda, fue nombrado así en su honor.

 

Fuentes biográficas

Cuatro grandes fuentes medievales, tres del siglo XIII y una del siglo XVII, son las básicas que contienen noticias acerca de la vida y la obra de Ibn al-Samh. Estos cuatro autores que nos relatan hechos de nuestro personaje son los siguientes:

  • Ibn al-Abbar, sabio y erudito andalusí de mediados del siglo XIII, nació en Valencia, donde fue secretario de los gobernadores mu’miníes; posteriormente se refugió en la corte hafsí de Túnez, tras la caída de Valencia a manos de Jaime I de Aragón. Escribió una obra titulada Takmilat al-Sila (Complemento de la continuación), que es, a su vez, una continuación del diccionario biográfico de andalusíes ilustres de Ibn Baskuwal Kitab al-Sila (Libro de la continuación), el cual lo es a su vez del elenco biográfico de Ibn al-Faradi Kitab Ta’rij ‘ulama al-Ándalus (Historia de los sabios de al-Ándalus). En esta obra, editada por Bel y Ben Cheneb en Argelia, en el año 1920, se encuentra la biografía de Ibn al-Samh (Págs. 246-247); esta misma obra fue editada anteriormente, entre los años 1887-1890 en Madrid por Francisco Codera, como los tomos V y VI de la Biblioteca árabo-hispana.
  • Ibn Sa’id, cadí de Alcalá de Henares, muerto en el año 1286, menciona en su Libro de las Categorías de las Naciones (Kitab tabaqat al-uman) la vida y la obra matemático-astronómica de Ibn al-Samh.
  • Ibn Abi Usaybi’a, escritor egipcio, fallecido en el año 1270, autor de una colección de biografías de médicos titulada Kitab tabaqat al-Tibba, también hace mención a la actividad científica e intelectual de Ibn al-Samh. Véase la edición de Müller realizada en El Cairo-Beirut, vol. III, Págs. 62 y 63.
  • Hayyi Jalifa, escritor del siglo XVII y autor de un enorme y magnífico Lexicon Bibliograficum et enciclopedicum, que recoge las obras de los principales sabios musulmanes, es la mejor referencia para el conocimiento de las obras de Ibn al-Samh. Editada por Flegel en Leipzig en los años 1835-1858, nos da referencias de la obra de nuestro autor en varios de sus volúmenes (véase el número 4581 del índice de autores).

 


  1. Sa’id al-Andalusi: Libro de las categorías de la naciones, Trad. Felipe Maíllo Salgado, Ed. Akal, 1999.
  2. Martos Quesada, Luis: El matemático andalusí Ibn al-Samh, posible autor de un manuscrito de aritmética depositado en El Escorial, Anaquel de estudios árabes, ISSN 1130-3964, Nº 12, 2001, págs. 429-442