Habbus ben Maksán ben Ziri, llamado al-Muzaffar [Ifriqiya, ¿? – ¿Granada?, 429-430H,1037/1038]. En árabe حبوس بن ماكسن

Rey de la taifa de Granada (1019/1020 – 1037/1038)

 

Hijo de Maksán ben Ziri.

Habbus había llegado a al-Andalus a principios del siglo XI junto a su tío Zawi ben Ziri, jefe del clan bereber de los sinhaya, y a su hermano Hubasa ben Maksán para incorporarse a las tropas de Almanzor y sus hijos.

Los tres aparecen ya en el 1009 en Córdoba siendo humillados por el califa Muhammad II al no dejarlos acceder al alcázar de Córdoba y permitir el pillaje de sus posesiones. Esta es la razón de que apoyaran al califa Sulayman al-Mustain. En julio del 1012 combatieron contra las tropas de Hisham II a las puertas de Córdoba y allí fue asesinado su hermano Hubasa.

En mayo del 1013 Sulayman se hace de nuevo con el poder en Córdoba. Según la Crónica anónima de los reyes de taifas, cuando Habbus entró en la ciudad:

«[…] se presentó ante Habbus ben Maksan un hombre cordobés que le informó de quien mató a su hermano. Entonces montó a caballo con algunos de sus compañeros y entró en la ciudad, cuyas gentes los miraban con la mirada del que se desvanece por la muerte, hasta que llegó a la casa del asesino de su hermano, entonces lo sacó [de ella] y [lo] mató; prendió fuego a su casa y la quemó. Encontró allí dinero, que tomó para él. Entre lo que encontró había catorce esclavas, muchos tapices y abundantes armas. Hizo desenterrar a su hermano y no encontró más que sus huesos, pues su carne había sido comida.[…]»

Sulayman concede a los sinhaya el gobierno de la cora de Elvira. Habbus ben Maksán se queda con el gobierno del territorio de la zona de Jaén. Pero aún así, en el 1015 se rebelaron contra Sulayman apoyando a Alí ben Hammud.

Según Ibn Jaldún, cuando Zawi ben Ziri decidió regresar a Ifriqiya en el año 1019, dejó al cargo de la taifa a su hijo Buluggin ben Zawi. Pero rápidamente su gobierno se volvió impopular entre los habitantes de Granada y se rebelaron contra él.

Los rebeldes llamaron a su primo Habbus ben Maksán, que estaba en Jaén. Éste se apoderó de Granada y depuso a Buluggin, iniciando una nueva dinastía zirí en Granada. Esto ocurrió en el 411 H (1019/1020) o en el 416H (1025) según Ibn al-Jadib.

 

Rey de la taifa de Granada

Habbus contó con la ayuda del cadí granadino Abu ‘Abd Allah ben Abi Zamanin y con la práctica totalidad de la tribu bereber sinhaya. Según su bisnieto ‘Abd Allah, último rey de la taifa granadina, en sus Memorias alaba la acción de gobierno de Habbus:

«Habbus ben Maksán encontró despejado su camino y procedió de la mejor manera y de la forma más equitativa. Delegó en los cadíes de sus tierras la misión de dictar sus sentencias, y él apenas intervenía en nada, guardándose muy bien de cometer ningún acto prohibido por la religión ni de sacar dinero a sus súbditos. Las gentes le amaban, ya que en su tiempo estaban seguros los caminos, eran raros los desórdenes y desapareció la injusticia».

Parece que Habbus dividió su territorio en circunscripciones militares gobernadas por caídes y les ordenó mantener un cierto número de soldados. De este modo logró que sus subordinados se sintieran gobernadores de su propio territorio y se reforzó la disciplina militar de su ejército.

Su reinado supuso un gran desarrollo político, cultural y económico en el que tuvo un gran protagonismo el judío Samuel ben Nagrella que en 1030 fue nombrado visir, personaje que desde la sombra se convertiría en el verdadero gobernante de la taifa hasta su muerte en 1057.

Al contrario que otros reyes taifas, Habbus no acuñó moneda a su nombre.

 

Relaciones exteriores de Habbus ben Maksán

Habbus siguió reconociendo a los califas hammudíes aunque poco a poco se fue desentendiendo de Córdoba. Habbus mantuvo buenas relaciones con Zuhayr de Almería pero se torcieron tras su ocupación conjunta de Córdoba en el 1035. Su hijo Badis se enfrentaría a Zuhayr en el 1038.

Formó una alianza junto a Zuhayr de Almería y Muhammad de Carmona y se enfrentaron contra la taifa de Sevilla. En el verano del 1036 atacaron con éxito la taifa sevillana y además acordaron aclamar como califa al hammudí Idris.

 

Muerte y sucesión de Habbus ben Maksán

Habbus falleció por muerte natural en el 1037 o 1038 y fue sucedido por su hijo Badis ben Habbus. Esta sucesión había sido proclamada aún en vida de Habbus y fue aceptada por el resto de sus hijos pero no por su sobrino Yaddayr ben Hubasa.

 

Descendencia de Habbus ben Maksán

Tuvo al menos dos hijos:

  • Badis ben Habbus, su sucesor en la taifa de Granada
  • Buluggin ben Habus