Artículo colaboración de Juan Carlos Abascal Ruiz de Aguirre, el segundo de una serie de seis rutas para conocer en detalle en Valle de Valdegovía.

Hoy os cuento la ascensión cultural a Peña Grajera o Peña de los Castros, incluida recientemente en el catálogo de cimas puntuables, desde el Santuario de Angosto en la localidad de Villanañe.

El recorrido

Ruta de la ascensión a Peña Grajera desde Angosto
Ruta de la ascensión a Peña Grajera desde Angosto

Dejamos el coche en el aparcamiento al efecto del Santuario de Nuestra Señora de Angosto en el valle alavés de Valdegovía.

Antes de iniciar nuestro camino, podemos disponer de un poco de tiempo, o si no a la vuelta, para ver el entorno del que partimos.

En primer lugar y saliendo del aparcamiento, atravesamos la carretera y nos adentramos en el área recreativa y de esparcimiento. Subiendo unas primeras escaleras nos llevan a la izquierda por un camino hasta la Encina de Angosto.

Encina de Angosto
Encina de Angosto

Una centenaria Quercus ilex bajo las que se celebraban las Juntas de los Caballeros Hijosdalgos del Real Valle de Valdegovía, nobles sin título, descendientes de los guerreros que lucharon contra la invasión musulmana durante la reconquista. El día 22 de Julio, día de Santa Magdalena era la fecha en la que se celebraba la reunión o junta anual. El primer escrito que se conoce en que se hace mención a los Caballeros Hijosdalgo de Álava es un privilegio de Alfonso XI concedido en 1.332. El Emperador Carlos V, hizo una clasificación de la sociedad en tres estados conocidos: el eclesiástico, el noble y el plebeyo o pueblo llano. El noble se subdividía en tres ramas: los Grandes de España, los Títulos, y en último lugar los Hijosdalgo.

Volviendo a la carretera ascendemos unos metros por ella y podemos contemplar a la derecha la Gruta, donde se encontró la imagen de la virgen de Angosto en el año 1.089, y en la que se halla guarecida una imagen de la Virgen de Angosto.

Virgen de Angosto
Virgen de Angosto

La primera vez que conocemos que viene mencionada la Virgen de Angosto es un documento fechado el 22 de junio de 1436.

Es significativo que los Cartularios de Valpuesta, Oña, San Millán, Bujedo y Valvanera silencian este lugar sagrado, y que su primera noticia tenga lugar en la época denominada de las “apariciones a los pastores”: Nuestra Señora del Espino (1399), Arrate (1442), Aránzazu (1469) refrendado por la fecha de la primera construcción de la capilla del Santuario que luego visitaremos.

Ya desde el parquin nuevamente, podemos   observar   una   bonita y antigua   espadaña.

Espadaña de la desaparecida iglesia de Santa María de Villamardones
Espadaña de la desaparecida iglesia de Santa María de Villamardones

Esta espadaña perteneció a la iglesia de Santa María del pueblo hoy desparecido de Villamardones, en el valle de Valderejo. Data del año 1.558 según inscripción en la misma, y se desmontó piedra a piedra para volverla a colocar en este lugar, quedando re-inaugurada el 1 de septiembre de 1.985.

Por último, debemos visitar la capilla del Santuario, que así estaba en 1958.

Santuario de Angosto en 1958
Santuario de Angosto en 1958

Construida en honor a la Virgen que le da nombre en la primera mitad del siglo XIV, a expensas del Señor de Varona. Se trata de una iglesia de estilo gótico de estructura sencilla. 

Capilla del Santuario de Angosto
Capilla del Santuario de Angosto

En ella se puede ver un hermoso retablo de seis paneles donde se cuenta la vida de la Virgen. 

Retablo capilla virgen de Angosto
Retablo capilla virgen de Angosto

La talla, gótica también, es del siglo XIV y pertenece al grupo llamado “Andra Mari”.

Imagen gótica de la virgen de Angosto
Imagen gótica de la virgen de Angosto

Bien y ahora empecemos nuestra andadura. A travesamos el complejo del Santuario, y nos dirigimos a una salida lateral del mismo, pasando por un estanque donde habitan gansos, ocas y patos.

Atravesamos la puerta metálica y a la derecha empezamos a andar por el camino que se halla señalizado como GR1. A nuestra izquierda encontraremos una buena fuente de agua fresca donde rellenar nuestra cantimplora. A nuestra derecha observaremos las caravanas, bungalós, y casetas del camping de Angosto.

Finalizado el camping (6’) dejamos el mismo y continuamos por el camino a la izquierda, hasta llegar a un cruce de caminos donde existe un poste informador del camino GR. (10’).

Tomamos el camino a nuestra izquierda (Villanañe-Angosto a Espejo) y seguimos el GR.

A unos 20’ desde la partida inicial encontramos una encrucijada de caminos, y seguiremos derechos, por el camino señalizado como GR, obviando los desvíos existentes tanto a nuestra derecha como a nuestra izquierda, hasta que cinco minutos más adelante encontremos una nueva encrucijada de caminos (25’). Es el momento de abandonar el GR y tomar el camino a nuestra izquierda de forma ascendente.

Nuestra marcha transcurre entre pinos autóctonos, madroños, y quejigos. El camino de suave pendiente en ascenso nos lleva a un nuevo cruce (40’). Nuestro destino está en frente, por lo que, aunque nos sorprenda debemos continuar por el camino que desciende y que se halla acotado por hitos de piedras a cada lado del mismo, olvidándonos del ramal que sigue ascendiendo por el monte.

Tras un largo descenso por el camino, nos hallaremos en un trozo del mismo, en que a ambos lados del mismo estará cercado con alambrada y saldremos del mismo a la izquierda siguiendo la alambrada hasta que la misma llega a un árbol, donde un paso de madera sobre la misma, o bien abriendo la alambrada continuaremos en ascenso el camino. (55’)

En continuo ascenso llegaremos a una campa (1h 10’). 

Habitualmente un letrero nos indica la dirección a seguir hacia los Castros de Lastra. A veces el mismo se halla en el suelo y si así fuese seguimos el camino en ascenso, obviando la bifurcación del mismo que desciende.

Tras un continuo ascenso por el camino de lastras llegamos al comienzo del poblado conocido como Los Castros de Lastra (1h 15’).

Aquí encontramos un cartel explicativo de lo que podemos encontrar de los restos del poblado.

Cartel de Los Castros de Lastra (Caranca)
Cartel de Los Castros de Lastra (Caranca)

Empezaremos el paseo por lo que fue el antiguo poblado de los Castros de Lastra, que algunos eruditos identifican con la Uxama Barca, ciudad principal que fue del pueblo autrigón y al finalizar la visita de los restos, iniciaremos la ascensión por otro punto a Peña Los Castros o Peña Grajera. 

Quien visita los Castros de Lastra encontrará aún restos de su muralla, tumbas, y restos del poblado medieval, donde incluso hubo una ermita prerrománica, exponiéndose en el Museo Arqueológico de Álava, restos de un ventanal.

Fragmento de ventana prerrománica hallada en el yacimiento de Los Castros de Lastra (Caranca)
Fragmento de ventana prerrománica hallada en el yacimiento de Los Castros de Lastra (Caranca)

Excavada por la arqueóloga Pakita Sáenz de Urturi, gran amante de Valdedegovía, entre los años 1975-1997.

Restos de los castros de La lastra (Caranca)
Restos de los castros de La lastra (Caranca)
Restos de los castros de La lastra (Caranca)

Este paseo debidamente explicado con sus carteles informativos correspondientes finaliza en las zonas I y II, y desde allí ascenderemos hasta el cresterío, donde el cartel nos indica que contemplaremos una amplia panorámica del territorio circundante.

 El camino está difuso, pero es muy fácil orientarse hacia lo alto del risco.

Cerca del cresterío, merece la pena asomarse, veremos una senda muy marcada que hacia la derecha nos conducirá a nuestro punto final: Peña Grajera o Peña Los Castros. No marco tiempo pues todo dependerá de lo que nos entretengamos viendo el antiguo poblado de los Castros de Lastra,

Coronado por un punto geodésico, el buzón se encuentra a la derecha del mismo, instalado por el CM Baskonia el 17-1-1988, señalando una altitud de 932 metros.

Impresionantes vistas a la parte del valle de Valdegovía, divisando los pueblos de Cárcamo a la derecha, y Fresneda, Osma, Berberana, a la izquierda, y si la visibilidad es buena veremos la Virgen de la Antigua en el alto de Orduña.

Vista desde Peña Grajera
Vista desde Peña Grajera

Mirando hacia el interior del monte al fondo y en su parte baja, dominando un claro, veremos el antiguo Molino del pueblo de Caranca.

Molino de Caranca
Molino de Caranca

El autor

Juan Carlos Abascal Ruiz de Aguirre (Vitoria-Gasteiz 1956). Enredado en la historia del Valle de Valdegovía acaba de publicar su tercer libro también con el apoyo del Ayuntamiento de Valdegovía, y en esta ocasión de la Sociedad Excursionista Manuel Iradier. Su título: “Valle de Valdegovía, un paseo por su historia” donde lleva al lector a un paseo por los lugares del Valle desde el Neolítico (hace 5000 años) hasta el siglo XXI.

En el primero y junto con el montañero Ricardo Hernani, publicó Valdegovía-Gaubea: 46 pequeños-medianos-grandes recorridos. En el segundo, desmenuzó la historia de su pueblo de adopción Espejo: Apuntes de la Historia de Espejo (Araba/Álava) del siglo I al siglo XXI

Vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Cívico Cultural Landazuri, creada para la defensa del patrimonio alavés. Socio de honor de la Institución Vitoriana Celedones de Oro, en la que ingresó después de su conferencia el 20 de enero de 2020, precisamente con el título Valle de Valdegovía, un paseo por su historia, que ha dado lugar posteriormente a su tercer libro.

Da conferencias sobre el Valle de Valdegovía y su entorno, tanto sobre su historia y cultura como sobre sus montes, realizando un proyecto de “Conoce Valdegovía a través de sus montes”, que merecieron su inclusión en las Jornadas Europeas de Patrimonio 2020.

Ha publicado en periódicos y revistas de la provincia alavesa diversos artículos sobre historia, costumbres, sucesos extraordinarios, y artículos de montaña, así como mantiene un blog en el que sube sus artículos en el siguiente enlace: https://juancarlosabascal.blogspot.com/