Esta campaña de Almanzor, con una duración de 76 días, entre el 25 de junio y el 8 de septiembre del 984, tuvo dos fases bien diferenciadas. La primera fue atacar, por segunda vez, la fortaleza segoviana de Sepúlveda. Una vez arrasada y probablemente consiguiendo su abandono definitivo por los castellanos, las tropas amiríes se dirigieron desde allí contra el condado de Barcelona.

Así nos narran esta campaña las crónicas musulmanas . Según al-Udri:

Partió Muhammad ben Abi ‘Amir por segunda vez contra Sepúlveda y a la llanura de Barcelona, en dos salidas que tuvieron lugar durante el verano, el miércoles, a 8 por pasar de muharram del año 374, que era el segundo día de Pentecostés. Volvió a 8 pasados de rabí II, a los 76 días.

Y según el Dikr:

La vigésimo segunda campaña fue también de Sepúlveda, otra vez; emplazó las catapultas contra ella y la combatió noche y día hasta conquistarla por la fuerza. En ella consiguió cautivos y botín en una cantidad incalculable. La destruyó y regresó por Barcelona matando y destruyendo.

También las fuentes cristianas se hacen eco de la toma de Sepúlveda, aunque dos de ellas sitúan el hecho en el año 986. El Chronicon de Cardeña nos dice: “Era de MXXII, fue presa Sepulvega”; los Anales Toledanos I: “Prisieron moros a Sepulvega, era MXXIV”; y los Anales Complutenses: “In Era MXXIV. Prendierunt Sedpublica”.

Con esta campaña se desmanteló por completo el complejo defensivo castellano de la zona segoviana que no volvió a manos castellanas hasta el siglo XI. El poeta Ibn Darray, que acompañaba a frecuentemente a Almanzor en sus campañas, escribió un poema (el nº 108) dedicado a Almanzor a la vuelta de esta campaña.

Por otro lado, Almanzor preparó en esta campaña su dura acometida del 985 contra Borrell II de Barcelona.


Bibliografía