Tal y como se cuenta en la leyenda de los Siete Infantes de Lara, Mudarra es el hijo menor de Gonzalo Gustios, engendrado durante su cautiverio en Córdoba con una mora que Almanzor puso a su disposición. Años después, Mudarra viajó a Castilla a conocer a su padre y, a continuación, comenzó a perseguir a Ruy Velasco y a doña Lambra para vengar la muerte de sus siete hermanastros.

 

Sepulcro de Mudarra en la catedral de Burgos

Tumba de Mudarra en su anterior ubicación en el claustro alto de la catedral de Burgos

 

El monasterio de San Pedro de Arlanza (Hortigüela, Burgos) acogió durante siglos la supuesta tumba del legendario héroe. Cuando el monasterio, desamortizado en 1835, ya amenazaba ruinas Rodrigo Amador de los Ríos, en el año 1894, en su obra Las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza en la provincia de Burgos decía refiriéndose al claustro: «[…] pero todavía subsiste en el ángulo NO. la interesante tumba románica, llamada de Mudarra sin fundamento alguno, y allí reconstruida por respeto, al ser en 1617 edificado el Claustro. […] Y sin embargo, aquel arco sepulcral, que no era el único de su especie en San Pedro de Arlanza, resultaba la memoria más antigua del Monasterio, pues el epígrafe funerario del mismo es del año 1075.»

Grabado del sepulcro de Mudarra en el claustro de San Pedro de Arlanza

Grabado del sepulcro de Mudarra en el claustro de San Pedro de Arlanza

Realizado por Miguel Joarizti en 1887

(extraído de http://bibliotecadigital.jcyl.es/i18n/consulta/registro.cmd?id=10959)

 

Ante el progresivo deterioro del monasterio el «sepulcro de Mudarra» fue trasladado a la catedral de Burgos en 1896. Recientemente ha sido restaurado y  actualmente se puede contemplar en el claustro bajo de dicha catedral tras ser restaurado.

Tumba de Mudarra - Sepulcro de doña Godo restaurado

Tumba de Mudarra – Sepulcro de doña Godo restaurado

 Imagen cedida por José Antonio Gárate (@chechugarate)

El sepulcro es un arcosolio de factura románica. En cuanto su decoración, en la parte superior existen una serie de canecillos con decoración vegetal salvo el central, con una cabeza de león. Más abajo destaca el tímpano con una cruz de Malta en el tímpano y un capitel vegetal en la unión de sendos arcos polilobulados interiores.

La lápida de 1075 que se asoció al sepulcro no es correcta ( o bien se leyó mal su data) sino que realmente es un sepulcro del siglo XII1. Actualmente lleva asociada una lápida sepulcral de una mujer noble llamada doña Godo y fechada el 4 de febrero del año 1105. Así dice la inscripción:«: HOC : IN LOCO : REQVIESCIT : FA(mu)LA : DEI : GODO : II : N(o)N(as) : F(e)B(rua)RI(as) : IN : ERA : M : C : XLIII: », es decir, «En este lugar descansa la sierva de Dios Godo. El día segundo de la nonas de febrero, en la era 1143»

Lápida sepulcral de Doña Godo

Lápida sepulcral de doña Godo.  Imagen cedida por José Antonio Gárate (@chechugarate)

La catedral de Burgos es también mencionada en la leyenda pues sería el lugar donde Mudarra sería nombrado caballero por el conde García Fernández antes de emprender la persecución de su tío Ruy Velázquez.

 

1. http://www.romanicodigital.com/detalle-Pdf.aspx?archivo=HORTIG%C3%9CELA&localidad=BURGOS

logo7il

Este artículo es parte del 7IL, el proyecto de recopilación de historias populares y lugares de tradición relacionados con la leyenda de los Siete Infantes de Lara. ¿Quieres ayudar?