[¿? – Córdoba, ¿?]

‘Abd al-Malik ben Sabur. En árabe عبد المالك بن صابر.

Rey de la taifa de Lisboa (1022 – c. 1034)

Hijo de Sabur, primer rey de la taifa de Badajoz.

Cuando en el 1022 fallece su padre tanto ‘Abd al-Malik como su hermano ‘Abd al-Aziz son aún menores de edad. Aprovechando estas circunstancias, el gobierno de la taifa de Badajoz pasó a manos de Ibn al-Aftas, quien instauró la dinastía aftásida.

Ante esta situación, los partidarios de estos dos hijos de Sabur huyeron a Lisboa (dependiente de Badajoz en esos momentos) donde se hicieron fuertes. Los dos hermanos resistieron varios años los ataques de Ibn al-Aftas.

‘Abd al-Aziz debió de fallecer en torno al año 1030 dejando el gobierno de la taifa en solitario a su hermano ‘Abd al-Malik. Los habitantes de Lisboa, viendo la incapacidad de ‘Abd al-Malik como rey, mandaron una embajada secreta a Badajoz ofreciendo a ‘Abd Allah Ibn al-Aftas la sumisión de Lisboa.

En torno al año 1034, el monarca aftásida envió en su nombre a uno de sus hijos, que logró apoderarse de toda la fachada atlántica y derrocar a ‘Abd al-Malik, quien huyó de Lisboa y se refugió en Córdoba, donde residió hasta su muerte.

Así los cuenta al-Bayan al-Mugrib de Ibn Idari:

«Bajaron ambos [‘Abd al-Malik y ‘Abd al-Aziz] a la ciudad de Lisboa y se alzó en ella uno de los dos contra Ibn al-Aftas, más no duró [mucho] tiempo hasta que murió, y se alzó su hermano con el reino de Lisboa en su lugar. Pero no servía para reinar, a causa de su debilidad de carácter y de lo poco que se cuidaba de los asuntos.

Las gentes de Lisboa escribieron a ‘Abd Allah ben Maslama, en secreto, que les enviara un valí de su parte que fuese emir de ellos. Entonces les envió a su hijo [Muhammad ben ‘Abd Allah], y ‘Abd al-Malik ben Sabur no se dio cuenta [de ello] hasta que se llenó la ciudad de soldados, y no le quedó más remedio que pedir la salvación para sí, para su familia y sus bienes. Se le concedió lo que pedía y se salvó de acuerdo a lo convenido.

El que entró se casó con su hermana y lo trató con gran consideración. Salió este joven ‘Abd al-Malik ben Sabur de la ciudad de Lisboa y [el aftasí] lo dejó ir a donde quiso. Prefirió irse a la ciudad de Córdoba y, cuando estuvo cerca de ella, pidió permiso al visir Ibn Yahwar para entrar; entonces le dio autorización para aquello y entró en Córdoba. Se aposentó en casa de su padre Sabur y Córdoba fue su residencia hasta el fin de su vida».1

 

Cerca Moura o Vielha de Lisboa. Muralla visigoda y musulmana.

Cerca Moura o Vielha de Lisboa. Muralla visigoda y musulmana.

 


1.Ibn Idari: La caída del Califato de Córdoba y los Reyes de Taifas (al-Bayan al-Mugrib), Trad. Felipe Maíllo Salgado, Universidad de Salamanca, 1993.