Creusa [¿? – d. 789]

Reina consorte de Asturias, esposa de Mauregato (783-789]

Se desconoce todo sobre la biografía de Creusa, la esposa del rey Mauregato, e incluso se puede dudar hasta de su existencia. Su nombre no aparece en ninguna de las crónicas asturianas. La primera mención la aporta el historiador del siglo XVIII Enrique Flórez¹ apoyándose en un documento de la catedral de Oviedo, fechado el 30 de octubre del 863, en el que Cladila, obispo de Braga, realizó una donación a las iglesias de San Pedro, San Pablo y Santa María de Trubia. En dicho documento se menciona a un tal Hermegildo, hijo de Mauregato y de Creusa. Su texto original es: «Et quartam portionem in Cauriceto, quam concessit Domnus Hermegildus, filuis Domni Mauregati, Ecclesiae Sancti Petri, ubi tumulata esta mater sua Domna Creusa». Lo que se puede traducir por: «La cuarta parte de la porción en Cauriceto, que había donado Hermenegildo, hijo de don Mauregato, a la iglesia de San Pedro, donde estaba sepultada su madre doña Creusa». Así que sólo si suponemos que este Domni Mauregati es el rey Mauregato, tendremos a Creusa como reina.

La única otra mención a una esposa de Mauregato es del historiador Prudencio de Sandoval² quien textualmente dice: «No he visto papel, ni piedra, ni otra memoria deste Mauregato, mas de lo que dizen las historias comunmente recebidas en Castilla. Una que yo tengo de mano muy antigua dize que Mauregato se casó con hija de don Alfonso de Braga, mas no dize quien fue este Caballero […]».

De ser cierta la noticia, la reina Creusa no fue sepultada junto a su marido, quien está en Pravia junto a Silo y Adosinda, sino en la mencionada iglesia de San Pedro de Trubia, llamada actualmente San Pedro de Nora, a 2km. de Trubia.

1. En su obra Memorias de las reynas catholicas: historia genealogica de la Casa Real de Castilla y de León, todos los infantes, trages de las reynas en estampas y nuevo aspecto de la Historia de España, Tomo I (1790), pp. 54-56

2. En su obra Historia de cinco obispos: Idacio, Isidoro, Sebastiano, Sampiro y Pelayo (Pamplona, 1634)