Portada » Personajes » Mauregato, rey de Asturias

Mauregato, rey de Asturias

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 198 visitas 2 min. de lectura
Mauregato, rey de Asturias

[?-789] Rey de Asturias (783-789)

Hijo de Alfonso I con una sierva, a la cual la tradición ha dado el nombre de Sisalda.

A la muerte de Silo, su esposa Adosinda y los nobles palatinos promovieron la elección de Alfonso II como rey. Pero esta elección no fue aceptada por otros nobles que aún recordaban con odio el reinado de su padre Fruela I. Por lo tanto destronaron a Alfonso II y eligieron rey a Mauregato, hijo de Alfonso I. Tras una dura lucha, Alfonso II tuvo que refugiarse de nuevo en Álava.

Este modo de subir al trono fui la causa de una especie de damnatio memoriae por parte de las distintas crónicas al hablar de Mauregato de un modo despreciativo. La Crónica Albeldense dice que se hizo “ilegítimamente con el poder”; y la redacción Rotense de la Crónica de Alfonso III dice que Mauregato “se levantó hinchado por la soberbia y expulsó del trono al rey Alfonso”.

El reinado de Mauregato fue pacífico salvo una supuesta incursión musulmana de la que apenas hay noticias pues se recoge en un acta conciliar ovetense del 821 que no parece fidedigna. Durante su reinado tuvo lugar la disputa sobre la herejía adopcionista entre Beato de Liébana y Eterio de Osma contra los obispos Elipando de Toledo y Félix de Urgel.

También se sitúa en su gobierno la leyenda del Tributo de las Cien Doncellas, según la cual habría pactado la paz con el emir cordobés a cambio de entregar cien doncellas cristianas a Córdoba.

Otro hecho cultural de interés es la composición del llamado Himno de Mauregato o O Dei Verbum Patris ore proditum, un himno de la liturgia mozárabe en el que por primera vez se menciona a Santiago como patrón de Hispania.

El himno está dedicado al rey Mauregato tal y como se puede leer en el acróstico que forman las primeras letras de cada verso:

¡Oh rey de reyes, escucha al rey Mauregato y muéstrate generoso con él como puede esperarse de tu bondad!

Según un documento de la catedral de Oviedo del año 863, es posible que estuviera casado con una tal Creusa y que tuviera un hijo llamado Hermenegildo.

Murió de muerte natural en el 789 y fue sepultado en la iglesia de San Juan de Santianes de Pravia, donde también están enterrados el rey Silo y su esposa Adosinda.

Fue sucedido por Bermudo I, el Diácono.

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.