Reina consorte de Asturias, esposa de Alfonso II (791-842)

También llamada Bertinalda

Como en otras ocasiones, el nombre de la esposa de Alfonso II no aparece en ninguna de las crónicas ni documentos contemporáneos al reino de el rey Casto. En ellas siempre se dice que el rey Alfonso II fue casto y no tuvo mujer.

La primera mención de Berta es ya del siglo XIII, en concreto en el Chronicon Mundi de Lucas, obispo de Tuy (c. 1238). Dice así:«[…]Y había tomado por mujer a Berta, hermana de Carlos, rey de los franceses, la cual, que por no haberla visto y por quitarse de lujuria, fue llamado rey Casto […]».¹ Por lo tanto, según este autor, Berta sería hermana de Carlomagno, con quien consta que Alfonso II estableció una fluida actividad diplomática.

Pocos años después Rodrigo Jiménez de Rada en su obra De Rebus Hispaniae, sin citar el nombre de la esposa, dice que:«[…]aunque tenía esposa, se mantuvo siempre alejado de todo contacto con ella, gobernando el timón de su reino con castidad, austeridad, pureza y cariño, querido por Dios y por los hombres.[…]».² Teniendo en cuenta lo que ambos obispos escribieron se ha supuesto que Alfonso II se casó por poderes con Berta y que el matrimonio nunca fue consumado.

Sí que es cierto que el rey franco tuvo una hermana con ese nombre (Berthe en francés). Las leyendas carolingias dicen que esta Berthe era esposa de Milon de Agers y madre de Roland; y al enviudar se casó con Ganelón.³

La verdad es que no existe ninguna otra mención a la esposa de Alfonso II por lo que no es posible asegurar su existencia y si realmente era una princesa franca hermana de Carlomagno. A mí entender puede ser una contaminación tardía procedente de las historias de Bernardo del Carpio y la gesta de Roncesvalles que ya circulaban por la península Ibérica en el siglo XIII.

 


  1. Lucas, obispo de Tuy: Crónica de España, 1ª edición del texto romanceado por Julio Puyol, Real Academia de Historia (1926) . Consultado en este enlace.
  2. Jiménez de Rada, Rodrigo: Historia de los hechos de España. Trad. Juan Fernández Valverde. Alianza Editorial, Madrid, 1989. pág. 176.