El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (ILCYL) ha organizado una muestra sobre los orígenes del español que estará abierta desde el 20 de febrero al 17 de abril de 2015. La exposición se encuentra en la sede del Instituto, en el Palacio de la Isla de Burgos.

La muestra propone un viaje en el tiempo por los scriptorium de los monasterios donde se redactaban documentos de donaciones, compraventas, litigios, actas fundacionales,… en los que aparecen  las primeras palabras de la lengua castellana. La exposición comienza en Santa María de Valpuesta, monasterio del que se pueden ver algunas de las 117 páginas de su cartulario como la venta de una viña del monje Álvaro a Munio Ansúrez (966) o la donación de dos manzanas y un cerezo junto a la iglesia de San Millán en remedio del alma de un hijo difunto (1044).

Continúa en San Salvador de Oña, donde destaca el documento que recoge la fundación de este monasterio por parte del Conde de Castilla Sancho García por el que lo dota de bodegas, decanías, iglesias, monasterios y heredades distribuidas por Burgos, Álava, Cantabria y Palencia. Se exhibe igualmente el acta de fundación del Infantado de Covarrubias por el conde García Fernández en el año 978, un pergamino escrito por Florencio, de Valeránica, uno de los artistas de la miniatura más importantes del siglo X.

El viaje finaliza en San Pedro de Cardeña, con uno de los scriptorium más relevantes, cuyo cartulario contiene 373 documentos fechados entre los años 899 y 1085. La muestra escoge cinco. Llaman la atención el litigio emprendido por el Cid y Cipriano en nombre de Cardeña por pastos con los infanzones de cuatro villas del valle de Orbaneja o el pleito fechado en 1050 del obispo Gómez contra un tal Juan al que acusa de cómplice en la fuga de dos presos, que se deshacen del cepo sin que él lo impida, por lo que tiene que entregar una viña y un huerto en Villariezo y al que el prelado compensa con media cuartilla de cebada y media de trigo.

Estos cuatro focos se complementan con tres secciones más: Los documentos cidianos, con, entre otros, la carta de arras de Rodrigo y Jimena, custodiada en la Catedral, o una donación del Cid de cuatro villas y cuatro poblados al Monasterio de Silos; Burgos, caput totius Kastelle, un guiño a la ciudad con el documento por el que Alfonso VI dicta que Burgos sea la cabeza del Obispado de Castilla y por el que le da el solar donde luego se construiría la Catedral, otro por el que Alfonso VII dota generosamente a la Seo o la cesión del Monasterio de San Juan a San Lesmes en 1091; y Otros fondos documentales, con curiosos documentos que dan cuenta del surgimiento del romance en otros territorios como el de León.

Más información: Instituto Castellano y Leonés de la Lengua (www.ilcyl.com)