Florencio de Valeránica [? – d. 978]

Monje, escribano, notario e iluminador de pergaminos

Florencio de Valeránica

Monje del desaparecido monasterio de San Pedro de Valeránica o de Berlanga (Tordómar, Burgos). Su actividad como escribano de documentos y como iluminador de manuscritos se certifica entre los años 937 y 978, es decir, entre los gobiernos de los condes de Castilla Fernán González y García Fernández. Se desconoce por completo su procedencia y las fechas de nacimiento y muerte.

Fue un renovador de las artes de la caligrafía y de la iluminación. Aporta algunas influencias de la miniatura carolingia como el tratamiento de algunas letras iniciales y un sentido naturalista en el trazado de las figuras. Tuvo varios discípulos entre los que destaca el presbítero Sancho, quien colaboró con Florencio en la elaboración de la Biblia visigótica de León.

 

Florencio: escriba y notario de los condes de Castilla

En su faceta de calígrafo y notario redactó documentos para la certificación de donaciones, ventas y otros hechos, en algunos de los cuales aparecen miembros de la familia condal castellana. Este es el listado de documentos que se conservan en la actualidad en los que aparece su firmas:

  • 1 de marzo 937. Restauración y dotación del monasterio San Andrés de Boada de Roa por Diego Rodániz y su mujer Tarasia. Cartulario de Arlanza.1
  • 1 de marzo 937. Donación de Fernán González y su mujer Sancha de Santa María de Cárdaba a San Pedro de Arlanza. Este es el único documento original que se conserva del conde Fernán González, actualmente en la British Library. Firma como cf. Florencius scriba depinxit hoc2
  • 15 de marzo 942. Donación de Fernán González y su mujer Sancha de 60 eras de sal y el uso a tercer día de la salmuera de las Salinas de Añana al monasterio de San Pedro de Valeránica. Manuel Zabalza lo califica de sospechoso³.
  • 7 de septiembre 972.  Documento de permuta de Covarrubias entre el monasterio de San Pedro de Valeránica y el conde García Fernández. Firma como Florentinus scripsit et roborauit (signum)4
  • 6 de enero de 975. Cesión del monasterio de Hormaza a San Pedro de Valeránica por el conde García Fernández y su mujer Ava.5
  • 24 de noviembre 978. Dos documentos sobre la fundación del Infantado de Covarrubias para Urraca García y otro sobre una donación en Salinas de Añana por el conde García Fernández que se conservan actualmente en la iglesia de San Cosme y San Damián de Covarrubias. Firma como: Conf. Florentinus scriba licet indignus exarabit.6

 

Florencio: copista e iluminador de manuscritos

En el listado anterior se puede observar un gran salto entre los años 937 y 972. Parece que durante ese largo lapso de tiempo, Florencio estuvo dedicado exclusivamente a su trabajo de copista e iluminador. Del scriptorium de Valeránica salieron varios manuscritos iluminados de obras eclesiásticas y que se encuentran entre las joyas artísticas de la miniatura del siglo X europeo.

La primera obra en la que participó es la llamada Biblia de Oña, donde su firma aparece en la página final junto a la fecha 10 de junio de 943. Es posible que esta biblia perteneciera a las posesiones de la infanta Tigridia cuando sus padres, los condes Sancho y Urraca fundaron el monasterio de San Salvador de Oña en el 1011. Actualmente solo se conservan los fragmentos finales del Evangelio de San Lucas y todo el Evangelio de San Juan repartidos entre Roma y el monasterio de Santo Domingo de Silos.

A continuación, trabajó en una copia de los Morales o Moralia in Job del papa San Gregorio, acabado el 11 de abril de 945 y conservado en la Biblioteca Nacional de España. En esta obra existe una página con una composición laberíntica en la que en todas direcciones se recuerda que su autor es Florencio, indigno de ser recordado (fingida modestia): Florentius indignum memorare.

Acróstico de Florencio en la copia de Moralia in Job (945)

Acróstico de Florencio en su copia de los Moralia in Job de San Gregorio (945)

El 11 de abril de 953 finaliza la copia de un manuscrito, hoy perdida (aunque se encontraba en la Colegiata de León), de la Exposición de los Salmos de Casiodoro. En años sucesivos realiza copias de las Obras de San Fulgencio; y del Libro de las Homilías o explicaciones de las Epístolas y Evangelios de Smaragdo, abad de Saint Michel, sin fechar, conservado en la Biblioteca de la Catedral de Córdoba. Su último trabajo, y quizás el que más fama dio al scriptorium de Valeránica, es la Biblia visigótica de León o Codex Gothicus Legionensis, escrita por su discípulo, el presbítero Sancho, y decorada por Florencio, conservada en San Isidoro de León. Fue finalizada el 20 julio 960.

La última página de la Biblia visigótica de León cierra la decoración con una letra omega griega y cuatro figuras que enmarcan el dibujo. Las inferiores son retratos de Florencio y Sancho, cuyos nombres aparecen sobre su cabeza en minio, sosteniendo una copa a modo de brindis. Ambos se felicitan por su trabajo de este modo. Florencio a Sancho:

 «Florentius Cf. / Karissimo / micique dilecto / discipulo et pregauldio retaxando Sanctioni / presbitero. Benedicamus celi / quoque regem nos qui ad istius / libri finem uenire permisit / incolomes. Amen». Y Sancho a Florencio: «Sanctius presbiter / et iterum / dico magister / benedicamus Dominum nostrum / Ihesum Christum in secula seculorum / qui nos perducat / ad regna celorum / Amen».

 

Miniatura de Florencio en la Biblia visigótica de León

Miniatura de Florencio en la Biblia visigótica de León (960)

Bibliografía

J. Williams: A contribution to the history of the Castillian Monastery of Valeránica and the scribe Florentius. Mitteilungen des Deutsches Archäologisches Institut, Madrid, XI, 1970, pp. 231-248

J. Pérez de Úrbel: El monasterio de Valeránica y su escritorio. Homenaje a Don Agustín Millares Carlo, vol. II, pp. 71-89

Notas 

1. L. Serrano, Cartulario de Arlanza, XIV, pp. 40-43

2. M. Zabalza Duque: Colección diplomática de los Condes de Castilla, Junta de Castilla y León, 1998, pp. 186-192. Pertenececiente al Cartulario de San Pedro de Arlanza. Aunque Zabalza lo califica de sospechoso, su autenticidad se ha confirmado con el descubrimiento del original en la British library.

3.Op. cit, pp. 229-231

4. Op. cit, pp. 380-382

5. Op. cit, pp. 394-396

6. Op. cit. pp. 396-411