De todos es conocida la leyenda de cómo el conde Fernán González logró la independencia del reino de León. Tal y como lo cuenta el Poema de Fernán González, el rey de León se encaprichó de un azor y un caballo árabe que poseía el conde castellano Fernán González y se los quiso comprar. Tras una dura negociación, el rey de León acordó pagar mil marcos al conde y además se comprometió a que si se pasaba la fecha fijada para pago, la cantidad adeudada se doblaría cada día que pasara (al gallarín doblado). Resulta que el rey leonés no pagó en la fecha acordada y tampoco cuando, tiempo después, se lo reclamó el conde. Finalmente, pasados tres años, el conde entró en el reino de León ya con malos modos reclamando la deuda. Entonces el rey de León ordena el pago de la deuda pero, cuando le dijeron su cuantía asumió que era del todo imposible pagarla. Por eso concedió la independencia a Castilla y se la entregó a Fernán González. Pero, ¿tanto dinero suponía? ¿podemos compararlo con algunas magnitudes actuales?

Bien. Comencemos por tratar de averiguar cuánto suponía el pago de 1000 marcos. El marco es una unidad de peso de los metales en la Edad Media. En la Castilla medieval un marco de oro y un marco de plata pesaban lo mismo, 8 onzas, es decir, 230 gramos. El poema no detalla si el metal con que se paga es oro o plata así que vamos a hacer los cálculos para sendos metales.

Si el rey de León ofreció 1000 marcos de oro…

En este caso el rey ofrece por el azor y el caballo árabe un total de 230 kilogramos de oro. La cotización actual del oro puro de 24 quilates (a 7 de diciembre de 2014) es de 31 € el gramo. Con lo que la suma ofrecida a precios de hoy sería de 31 x 230 gramos x 1000 marcos = 7.130.000 euros.

Vemos que la suma ya es de por sí abultadísima. Pero además las condiciones del trato son usureras. Resulta que a partir de cierta fecha la deuda se empieza a doblar de forma diaria. Según el mismo poema el rey de León tardó tres años en pagar la deuda, es decir, 1095 días (suponiendo los tres años no bisiestos). Con lo que al primer día debería 2000 marcos, al segundo 4000 marcos y así sucesivamente. Al cabo de los 1095 días el rey leonés debería un total de 1000 x 21095 marcos de oro lo que en euros es la asombrosa cantidad de 1,316 · 10334 euros.

Si el rey de León ofreció 1000 marcos de plata…

En este caso los 230 kilogramos de plata tienen un valor menor. La cotización de la plata pura (a 7 de diciembre de 2014) es de 0,42 € el gramo. Así que el rey de León ofreció al conde Fernán González un total de 0,42 x 230 gramos x 1000 marcos = 96.600 euros. La suma parece más razonable que la del oro y más fácil de pagar.

Pero las condiciones del trato económico eran leoninas. Al cabo de los tres años esos 1000 marcos se siguen convirtiendo en 1000 x 21095 marcos de plata. Y traducido a euros contantes y sonantes son 1,783 · 10332 euros.

Y esa cantidad… ¿de cuánto estamos hablando?

Así que llegado el día el rey dice que no puede pagar esta cifra. Y es normal. Vamos a compararla con los productos interiores brutos (PIB) del año 2013 y veremos así de qué magnitudes de dinero estamos hablando. En el año 2013, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB mundial ascendió 73.982.138.000.000 dolares estadounidenses. En euros, según la cotización de hoy (7 de diciembre de 2014) 1 dólar equivale a 0,81 euros, con lo que el PIB mundial del 2013 fue de 60.216.618.940.889 euros, es decir, aproximadamente 6,02 · 1013 euros.

Así que para que el rey de León pudiera satisfacer la deuda al conde castellano haría falta no una producción mundial del 2013, ni tampoco dos, sino la friolera de 2,2 · 10320 producciones mundiales si hubiera pagado con oro o 2,96·10318 producciones mundiales si hubiera pagado con plata. Vamos, más que la suma de toda la producción mundial de la Humanidad pasada y futura hasta dentro de millones de años.