Tras haber derrotado en la 13ª campaña a su suegro Galib y siendo el dueño del poder absoluto en el califato de Córdoba, Almanzor vuelve a poner el foco de sus ataques en la frontera meridional del reino de León. Entre el 24 de agosto y el 17 de septiembre del 981 Almanzor ordenó a su general ‘Abd Allah ben ‘Abd al-Aziz ben Muhammad , apodado el Rocoso o Piedra Seca, atacar la ciudad de Zamora donde se encontraba Ramiro III. Este militar fue nombrado por Hisham II gobernador de Toledo y visir.

Según al-Udrí:

Partió Muhammad ben Abi ‘Amir para la primera gazúa de Zamora en el otoño, el miércoles, a 10 por pasar de safar del año 71, no quedando ningún día del mes de agosto. Volvió el sábado 14 de rabí I, a los 25 días.

Y según el Dikr:

La decimocuarta fue la segunda campaña de Zamora. Se apoderó de Zamora y sus alfoces y regresó con cautivos y botín.

Y según la Hulla:

En él sitió Zamora, pero se le resistió su alcazaba. Extendió la destrucción a muchas de sus partes, entre ellas una comarca en la que destruyó cerca de mil aldeas de nombres conocidos, y muchas iglesias y edificios. Volvió a Córdoba llevando cuatro mil cautivos y habiendo cortado cerca de otras tantas cabezas de infieles

Zamora era una fortaleza crucial para el reino de León. Pero, en esta ocasión, a pesar de la destrucción ocasionada por las tropas de Almanzor, las cuales arrasaron la zona, no lograron tomar la ciudad, resistiendo esta acometida.


Bibliografía