Ramiro III [961 – Destriana, 26 de junio de 985]

Rey de León (966 – 985)

Hijo del rey Sancho I, el Gordo,  y de Teresa Ansúrez.

Ramiro III sucedió a su padre con apenas cinco años. Su tutela fue asumida por su tía Elvira Ramírez, hija de Ramiro II y monja del monasterio de San Salvador de León, y su madre, Teresa Ansúrez. Elvira fue la que actuó de forma más enérgica y tuvo que hacer frente a un período de inestabilidad. En primer lugar ratificó el tratado de paz con al-Hakam II que no quiso firmar Sancho I.

Entre los años 968 y 970 tuvo que hacer frente a incursiones vikingas, al mando de Gunderedo, en la ría de Arosa. En esta tarea contó con la ayuda del conde gallego Gonzalo Sánchez, quien mató a Gunderedo y derrotó a las huestes nórdicas.

En el 974, el conde castellano García Fernández atacó la plaza musulmana de Deza y penetró hasta Sigüenza. De este modo la tregua quedó rota. Al año siguiente una gran ejército de leoneses, pamploneses y castellanos se concentró frente a la fortaleza de Gormaz con el objetivo de recuperarla. Pero Galib, desde su base de Medinaceli, les infligió una gran derrota en Langa de Duero.

La muerte de al-Hakam II (976) trajo un año de paz. Mientras el califa sucesor, Hisham II, un niño de 11 años, era apartado del poder efectivo por Almanzor. Almanzor pronto se hizo con todo el poder del califato e inició una serie de campaña militares que asolaron todos los territorios cristianos.

 

Los ataques de Almanzor contra Ramiro III

En el 977 Almanzor penetró por el valle del Tormes tomando Baños de Ledesma. Otras dos incursiones más atacaron, ese mismo año, el reino por las zonas segoviana y soriana. En el 979 tomó Ledesma y asoló los alrededores de Zamora y poco después hizo lo mismo con Sepúlveda. Finalmente, en el 981, toma la ciudad de Zamora. En el 982 ataca Toro y la propia capital de León, que es abandonada por Ramiro III.

En el 983 somete Simancas y Rueda y posteriormente vuelve a penetrar en Salamanca al oeste y en Sacramenia al este. En el 984 somete definitivamente Zamora y obliga a Ramiro III a capitular. Durante el curso de su reinado, Almanzor tomó Zamora, Ledesma, Salamanca, Simancas, Sepúlveda, es decir, desarticuló el primer intento de organización de la margen izquierda del río Duero y estableció varias bases militares.

 

La rebelión de Bermudo II (981-985)

Mientras tanto Ramiro III alcanzó la mayoría de edad. Se casó antes del 18 de octubre del 980 con Sancha Gómez, hija de Gómez Díaz, conde de Saldaña y prima del conde de Castilla. Su carácter parece que era altivo y la acumulación de derrotas erosionó su poder. Finalmente los condes gallegos y portugueses se rebelaron contra él y proclamaron rey en el 981 a su primo Bermudo Ordoñez, hijo de Ordoño III.

En el año 982 los rebeldes dominaban por completo Galicia y en octubre o noviembre coronaban a Bermudo en Santiago de Compostela. De facto el reino de León quedó dividido en dos: Galicia y Portugal bajo Bermudo II; León y Castilla bajo Ramiro III. No tardaron en comenzar los enfrentamientos: a principios del 983 ambos bandos se enfrentaron en Portilla o Portela de Arenas, en Galicia. El resultado fue incierto aunque debió de ser más favorable a Bermudo pues en la primavera del 984 las tierras del Cea y el condado de Saldaña ya reconocían como rey a Bermudo.

Ante esta situación Bermudo no dudó en pedir la ayuda militar de Almanzor. Éste se comprometió a devolverle Zamora, recién tomada, y a enviar un ejército a cambio de un tributo anual. El conflicto finalizó cuando Ramiro III falleció en Destriana el 26 de junio de 985.

Sus restos mortales fueron sepultados en el monasterio de San Miguel de Destriana. Fernando II de León trasladó sus restos a la catedral de Astorga.

 

Matrimonio y descendencia de Ramiro III

De su matrimonio con Sancha Gómez tuvo un único hijo:

  • Ordoño Ramírez, llamado el Ciego.