Una vez desbaratada la frontera del Duero en su sector central tras haber conquistado Simancas, Almanzor decide golpear de nuevo la zona de Salamanca, por la que ya había incurrido anteriormente: contra al-Hamma y la propia Salamanca en el 977; contra Ledesma en los años 978 y 979; y Toro en el 982.

Así nos narran esta campaña las crónicas musulmanas llevada a cabo entre el 1 y el 29 de septiembre del año 983. Según al-Udri:

Partió Muḥammad ben Abi ‘Amir para la segunda gazúa de Salamanca durante el otoño, el sábado a 10 por pasar del mes de rabí I del año 373, que era el primer día de septiembre. Volvió el sábado a 12 noches por pasar de rabí II, a los 29 días.

Y según el Dikr:

La decimonovena fue la campaña de Salamanca; acampó ante ella y conquistó sus arrabales por la fuerza y el resto por pacto.

Poco más se sabe sobre esta incursión. No parece que Almanzor tomará la fortaleza de Salamanca definitivamente pues en el 986 llevo otro ataque contra ella. Pero sí es factible que, aprovechando el enfrentamiento entre Ramiro III y Bermudo II, los magnates de Salamanca firmaran algún pacto con Almanzor para evitar la destrucción de la ciudad.


Bibliografía