Portada » Blog » La primera campaña de Almanzor: contra al-Hamma (977)

La primera campaña de Almanzor: contra al-Hamma (977)

por Javier Iglesia Aparicio
0 comentario 202 visitas 4 min. de lectura
Calzada romana por Baños de Montemayor (Cáceres)

La primera campaña militar de Almanzor duró 53 días, entre el 24 de febrero (sábado 2 rayab 366H) y el 27 de abril (martes a 5 por pasar de saban 366H) del año 977 y fue la única que inició en invierno. El objetivo fue la fortaleza de al-Hamma que según distintas fuentes árabes estaba en el territorio de Yilliqiya, en el territorio gobernado por Rudmir (Ramiro III)

No existe un acuerdo total en la ubicación de este castillo de al-Hamma, cuyo nombre en árabe significa Baños. Según Molina y Ruiz Asencio, sería la localidad de Baños de Ledesma (Vega de Tirados, Salamanca), a orillas del río Tormes, al noroeste de la ciudad de Salamanca; para Cañada Juste y Leví Provençal se trataría de Baños de Montemayor, al pie del puerto de Béjar, en el límite entre las actuales provincias de Cáceres y Salamanca, en el camino de la Vía de la Plata, uno de los accesos para cruzar el Sistema Central hacia la Meseta Norte.

Calzada romana en Baños de Montemayor
Calzada romana en Baños de Montemayor (Cáceres)

En nuestra opinión, la ubicación de Baños de Montemayor parece más acorde con el momento histórico. El valle del Tormes había sido organizado por el reino leonés tras la victoria en Simancas (939) y el límite montañoso parece una frontera natural lógica con los dominios omeyas al sur. En cambio, llegar hasta Baños de Ledesma suponía superar Salamanca, objetivo no fácil y que será objeto de otra campaña en el 977.

Caldarium de las termas romanas de Baños de Montemayor (Cáceres)
Caldarium de las termas romanas de Baños de Montemayor (Cáceres)

Esta primera algazúa fue la primera acción de Almanzor y, según las fuentes árabes, vino motivada por las frecuentes incursiones que los cristianos estaban realizando sobre las regiones fronterizas aprovechando la muerte de al-Ḥakam II. Parece ser que los leoneses incluso habían osado atravesar el río Tajo y amenazaban el valle del Guadiana con sus incursiones.

El propio Almanzor echó en cara al háyib Ya’far al-Mushafi su inacción al no enviar a un ejército. Almanzor se presentó voluntario para encabezar un ejército y pidió tener absoluta libertad para elegir a sus integrantes así como cien mil mitcales o dinares de oro.

Siguiendo la ruta Córdoba, Medellín, Mérida, Cáceres, puente de Alconetar (sobre el Tajo) y Plasencia llegó a la fortaleza de al-Hamma. La sometió a un asedio y tomó sus arrabales consiguiendo dos mil cautivas (según el Dikr bilad al-Ándalus li-mulif mayhul) y un gran botín. No es seguro que la fortaleza fuera tomada (solo el Dikr lo afirma) pero sí supuso un descalabro para la frontera sur leonesa y el comienzo de su debilitamiento.

La vuelta de Almanzor a Córdoba fue muy festejada y supuso el fin del poder de Ya’far y el ascenso vertiginoso del amirí, quien supo ganarse el favor del ejército. Veamos como se relata en al-Bayan al-Mugrib de Ibn Idari:

Salió a 3 pasados de rayab del año 366H, entró por la Frontera Septentrional y fue a acampar ante el castillo de al-Hamma, en Yilliqiyya cuyo asedió emprendió. Se apoderó del arrabal e hizo prisioneros y botín en él con los que volvió a Córdoba al cabo de cincuenta y tres días. Este éxito produjo gran alegría y se ganó toda la devoción del ejército, ya que su gran generosidad, su extrema afabilidad y su amplia hospitalidad le había hecho ganar el amor y la lealtad de todos; gracias a las liberalidades que prodigó con los soldados, podía contar con ellos con seguridad para llegar a lo que buscaba y realizar sus esperanzas.

Bibliografía

Te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.