Bermudo o Vermudo II, llamado el Gotoso [¿Carracedo?,entre 948-953 – Villabuena del Bierzo, 999]

Rey de León (985-999), aunque proclamado rey en el 981 por los condes gallegos y portugueses.

 

Hijo de Ordoño III y Urraca Fernández, hija del conde castellano Fernán González. Se supone que nació en el El Bierzo, en la zona del monasterio de Carracedo.

En el 981 un grupo de condes gallegos y portugueses ante las continuas derrotas sufridas por Ramiro III frente a Almanzor y una supuesta actitud de soberbia con ellos acuerdan rebelarse contra el rey. Proclaman rey a Bermudo II, primo de Ramiro III. El primer documento donde se intitula rey es del 22 de diciembre del 981 en una donación hecha a un monasterio de Guimaraes (Portugal).

En la primavera del 982, Bermudo y sus partidarios dominan ya todo el territorio de Galicia y la zona entre los ríos Miño y Mondego (los territorios portucalenses). Ese mismo año, el 15 de octubre, es coronado en la catedral de Santiago de Compostela. La contienda entre ambos reyes continuó varios años.

En el 983 ambos reyes se enfrentaron en la batalla de Portilla o Portela de Arenas, en Galicia, con un resultado incierto. Pero poco a poco Bermudo II va ganando influencia pues, en el 984, ya le reconocen los condados de Cea y de Saldaña. No existe un acuerdo entre los historiadores sobre el papel que el conde de Castilla, García Fernández, jugó en esta contienda. Lo más probable es que, ante las acometidas de Almanzor, actuara de forma autónoma sin preocuparse demasiado por un rey que en esos momentos poco podía ayudar.

Y es que en esta época la influencia de Córdoba sobre el reino de León es máxima. Muchos nobles acuden directamente a Córdoba en embajadas, sin contar con el rey de León, y rinden vasallaje a Almanzor. Incluso el propio Bermudo II tiene que pedir su ayuda, algo que Almanzor acepta e incluso le promete devolver la recién conquistada ciudad de Zamora (984). El conflicto se resolvió con la muerte de Ramiro III en el 985.

La posición de Bermudo II continua siendo muy débil. Almanzor ha destrozado toda la línea defensiva meridional e incluso mantiene guarniciones permanentes en el río Duero como Zamora y Simancas. En el 987 Bermudo II trata de sacudirse el yugo cordobés y rompe la tregua. Almanzor respondió violentamente, contando con la ayuda de algunos condes gallegos y los condes de Luna y Saldaña. Ese mismo año Almanzor destruye Coimbra y arrasa León obligando a Bermudo a refugiarse primero en Zamora (que también fue tomada de nuevo por Almanzor) y luego en Lugo. Las acometidas de Almanzor no cesaron: Astorga (996), Santiago de Compostela (997). Esta última aceifa obligó a Bermudo a negociar una nueva paz. Envió a su hijo bastardo Pelayo a Córdoba a negociarla.

Aquejado de gota, que se le agravó tanto al final de sus días que tenía que ser transportado en litera, acabó sus días en Villabuena del Bierzo, en el año 999. Sus restos fueron trasladados al monasterio de San Salvador de Carracedo que él mismo había fundado en el 990. Posteriormente, en época de Fernando I, sus restos fueron trasladados al Panteón Real de San Isidoro en León. Le sucedió su hijo Alfonso V.

 

Matrimonios y descendencia de Bermudo II

Bermudo II se había casado antes de 981 con Velasquita Ramírez. De dicha unión nació la infanta Cristina Bermúdez.

Posteriormente Velasquita fue repudiada y Bermudo II se casó, en torno al año 991, con Elvira García, hija del conde castellano García Fernández, de cuyo matrimonio nacieron Alfonso, su sucesor; Teresa y Sancha.

Además tuvo varios hijos bastardos: Elvira, Pelayo, Piniolo, Bermudo y Ordoño.