Localidad de la provincia de Soria.

Caltañazor es un pueblo que aun conserva perfectamente su carácter medieval. Se encuentra en un alto rodeado al pie del río Milanos, cuya hoz hace de muralla natural en el sureste. El resto del recinto está amurallado (se conservan lienzos en noroeste y el sur) y es coronado por un castillo medieval. La etimología del actual topónimo de Calatañazor lo haría provenir del árabe Qal’at an-Nusur (قلعة النسور), que puede ser traducido por «Castillo de las Águilas».

Pero el origen de la población de Calatañazor no es árabe. El primitivo asentamiento se corresponde con el de la ciudad arévaca de Voluce que, según estimaciones arqueológicas, podría emplazarse a un kilómetro de Calatañazor sobre un cerro lindante con el río Milanos que se conoce como Los Castejones. Allí habría permanecido Voluce desde el siglo III-II a. C. hasta el siglo IV-V de nuestra era, es decir, durante todo el periodo de presencia o dominación romana en la Península. Con las invasiones germánicas los habitantes de la antigua ciudad debieron encontrar mejor acomodo en el promontorio que ocupa la actual Calatañazor y trasladarse a él.

Soportales en Calatañazor

Soportales en Calatañazor

En el siglo VIII se extendió por la Península Ibérica el dominio musulmán que alcanzó, por supuesto, a estas tierras en las que dejó una perdurable huella. Calatañazor se convirtió en una de las fortalezas que cubrían la frontera del emirato y el califato con el reino leonés. Y de ese época es el hecho que más famoso ha hecho a este pueblo: la legendaria batalla de Calatañazor, supuestamente acaecida en el 1002 y en la que Almanzor perdió el tambor y fue derrotado. Actualmente se niega la existencia de esta batalla aunque en Calatañazor se celebró su milenario en el 2002 e incluso existe una estatua erigida en memoria de Almanzor.

Calatañazor conserva un interesante y muy bien conservado conjunto de arquitectura tradicional. Además se puede visitar la iglesia de Nuestra Señora del Castillo románica y gótica tardía, en su interior conserva una pila románica; la ermita de la Soledad, extramuros; y las ruinas de San Juan Bautista, ambas románicas. También conserva un espléndido sabinar de unas 20 hectáreas.

Castillo de Calatañazor

Castillo de Calatañazor

Castillo de Calatañazor

En el castillo, del siglo XIV o XV y muy arruinado, sobreviven algunos lienzos y parte de la torre del homenaje de mampostería y sillería de refuerzo en las esquinas. Quedan restos en ésta de aparejo árabe y un ventanal gótico. Por el lado de la población cuenta con un foso, mientras que por el valle de la Sangre la propia altura de los riscos ofrecen suficiente protección. La población está amurallada, de la que se conservan lienzos en el noroeste y sur, con una puerta pequeña. Propietarios del castillos fueron Dª María de Molina, adelantada mayor de Castilla, el linaje de los Padilla y la Casa Ducal de Medinaceli.

Debajo del castillo se conserva una necrópolis altomedieval con tres tumbas antropomorfas.