La localidad de Fuentidueña (Segovia), situada en la ribera del río Duratón, atesora un rico patrimonio histórico y monumental, y fue declarada Conjunto histórico en 2007.

 

Historia de Fuentidueña en la Alta Edad Media

El núcleo primitivo de Fuentidueña se hallaba en lo alto del cerro que domina el río. Aunque no aparece en las fuentes históricas hasta el siglo XII, es muy probable que Fuentidueña ya existiera desde la primera mitad del siglo X, cuando la zona es incorporada al reino leonés. No es posible determinar con exactitud si fue por obra del conde castellano Fernán González, quien había tomado Sepúlveda en el 940; o por la acción de Assur Fernández, conde de Monzón, que tenía como base las cercanas fortalezas de Peñafiel y Sacramenia

Muestra indiscutible de esta acción entre los siglos X y XI son los restos de la iglesia prerrománica de San Martín y la necrópolis altomedieval que la rodea. Probablemente también existió un núcleo fortificado, precedente del que actualmente se puede contemplar.

Tras las campañas de Almanzor, a fines del siglo X, una de las cuales se dirigió contra la cercana Sacramenia (983), la zona fue abandonada o tomada por las tropas cordobesas hasta que, seguramente ya en tiempos del rey Fernando I, fue de nuevo incorporada al reino leonés.

Su primera aparición documental es de 1135 como Fontedona. Desde el 20 de junio de 1147 será la cabeza de la Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña por privilegio del rey Alfonso VII.

 

Patrimonio de Fuentidueña

Castillo

El Castillo declarado Bien de Interés Cultural. No existe una claridad histórica sobre el origen del castillo de Fuentidueña, parece que su construcción hay que situarla entre los siglos XII y XIII. Alcanzó gran importancia con el reinado de Alfonso VIII, aquí otorgó testamento el 8/12/1204, concertó la paz con el rey de Navarra y descansó después de la batalla de las Navas de Tolosa.

También visitó este Castillo hacia 1250 Alfonso X, el Sabio. Sancho IV, en octubre de 1308, otorga privilegios cristianos a quien quiera vivir aquí, al comprobar que la población era mayoritariamente judía. En la década de los años 70, del siglo XX, el Ministerio de Hacienda subasta el castillo con un precio de salida de 25.000 pesetas, pasando así a manos privadas.

Ruinas del castillo de Fuentidueña

Ruinas del castillo de Fuentidueña

Recinto amurallado

La Villa estuvo amurallada en sus lados norte, sur y oeste con una función claramente defensiva. Su construcción debe situarse entre los s. XII y XIII. Por su lado este, existe una impresionante cortada rocosa que hace muy fácil la defensa. El acceso intramuros solo es posible a través de una de sus tres puertas:

  • Puerta de Palacio: Parece que fue la entrada principal de la Villa, tiene anexo el palacio de los condes de Fuentidueña.
  • Puerta de la Calzada: Daba acceso al recinto desde el arrabal.
  • Puerta de Alfonso VIII o de Trascastillo: Situada en la cara sur de la muralla.

En la plaza de la Villa existen dos ventanas practicadas en la Muralla.

Muralla de Fuentidueña y puerta de Alfonso VIII

Muralla de Fuentidueña y puerta de Alfonso VIII

Muralla de Fuentidueña

Muralla de Fuentidueña

Muralla de Fuentidueña

Muralla de Fuentidueña

Puerta de El Palacio de la muralla de Fuentidueña

Puerta de El Palacio de la muralla de Fuentidueña

Puerta de Alfonso VIII de Fuentidueña

Puerta de Alfonso VIII de Fuentidueña

Puerta de La Calzada de la muralla de Fuentidueña

Puerta de La Calzada de la muralla de Fuentidueña

Iglesia de San Martín

Necrópolis altomedieval de San Martín

Casa de la Comunidad de Villa y Tierra

Edificio señorial situado en la Plaza de la Villa, antigua cárcel del alfoz de Fuentidueña, actualmente se reúnen en ella los representantes de los 21 pueblos que integran la Comunidad de Villa y Tierra.

Para aproximarnos a la fecha de su nacimiento, debemos remontarnos a un documento de 20 de Junio de 1147 en el reinado de Alfonso VIII. La Comunidad tenía sus propios órganos de autogobierno y celebraba sus reuniones en el atrio de la iglesia de San Miguel, para resolver intereses de la Comunidad.

Casa de la Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña

Casa de la Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña

 

Ruinas del Hospital de la Magdalena

Bien de Interés Cultural de 25 Marzo de 1982.Fue construido bajo disposición testamentaria de Dª Mencía de Mendoza esposa de D. Álvaro de Luna Manrique, hija del tercer Conde de Miranda y sobrina del cardenal de Burgos, Iñigo de Mendoza, para acogida de pobres y enfermos de Fuentidueña y alfoz. Actualmente se está trabajando en el Juro del Hospital, comprobándose la importancia que tenía en su época.

 

Iglesia de San Miguel

Iglesia de estilo románico del siglo XII, declarada Bien de Interés Cultural. Tiene su ábside orientado hacia el este en forma de semitambor. Al oeste, se sitúa la Puerta de los Perdones. En su ala Norte posee un bello pórtico, con una arquería de 7 arcos sobre columnas geminadas. Sus capiteles están decorados con motivos vegetales. Se accede al templo a través de dos puertas, la del pórtico y la de la nave central. Anteriormente, existía otra puerta por la que accedían los señores de la Villa directamente a su Capilla.

Otra de las curiosidades que presenta esta Iglesia es la presencia de juegos, como las tres en raya o los alquerques grabados en las piedras del muro inferior donde se asientan las columnas del pórtico, como huella de la vida que se realizaba en el atrio de la iglesia.

Dignos de resaltar por el interés que suscitan, situados debajo de la cornisa, coronando la nave y el ábside, son sus canecillos, de gran variedad en cuanto a su significado. En el interior, sólo hay una única nave y dos capillas a ambos lados del altar mayor, posteriores a la construcción original, alrededor del s. XVI.

Iglesia de San Miguel de Fuentidueña

Iglesia de San Miguel de Fuentidueña

Pórtico de San Miguel de Fuentidueña

Pórtico de San Miguel de Fuentidueña

Canecillos de San Miguel de Fuentidueña

Canecillos de San Miguel de Fuentidueña

Ábside de la Iglesia de San Miguel de Fuentidueña

Ábside de la Iglesia de San Miguel de Fuentidueña

 

Estelas discoideas medievales

En el recinto exterior de la iglesia de San Miguel se han colocado una serie de estelas discoideas posiblemente medievales. No sabemos si se encontraron en los alrededores de la iglesias o simplemente se han dispuesto aquí recientemente.

Estela discoidea hexapétala de Fuentidueña

Estela discoidea hexapétala de Fuentidueña

Estela discoidea con cruz griega inscrita de Fuentidueña

Estela discoidea con cruz griega inscrita de Fuentidueña

Estela discoidea con cruz griega inscrita de Fuentidueña

Estela discoidea con cruz griega inscrita de Fuentidueña

Estela discoidea de Fuentidueña

Estela discoidea de Fuentidueña

Estela discoidea de Fuentidueña

Estela discoidea de Fuentidueña

 

Epigrafía medieval

Existe una piedra con una inscripción de época medieval grabada. Se encuentra hoy en día en un pequeño muro entre las calles Pósito y San Miguel Alta. Es posible que tuviera que ver con alguna fundación monástica.

Epigrafía medieval en Fuentidueña

Epigrafía medieval en Fuentidueña

 

Iglesia de Santa María la Mayor o del Arrabal

Situada cerca del puente romano, en el margen izquierdo del río Duratón. Se dice que debió de edificarse sobre los restos de una primitiva ermita a la que en el siglo XI, se le fueron añadiendo un tosco ábside de mampostería con bóveda de medio horno y otras capillas. Es considerada la iglesia más antigua de la villa, debido a que anteriormente a la iglesia románica habría existido otra construcción de origen visigodo. Con motivo de unas obras recientes se han descubierto junto al ábside tres sarcófagos labrados en piedra.

Su planta, de grandes dimensiones, estaba compuesta por tres naves, construida a base de argamasa, sillarejo y piedras sillares en las puertas, arcos y esquinas. En el siglo XVI se encuentra en ruina, reedificándose en 1576, fecha en la que se añade el pórtico, pero la obra más importante tuvo lugar en 1682, se eliminó la mayor parte de su planta, reduciéndose las dimensiones del templo. Las naves norte y principal quedaron al descubierto, pasando a ser cementerio. El templo quedó limitado a la nave sur.

Adosada a la iglesia se construyó en el siglo XVII una capilla bajo la advocación de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. La iglesia fue suprimida al culto el 30 de mayo de 1842 por un decreto de la reina regente. Recientemente se han efectuado obras de restauración que han permitido su devolución al culto. En el interior es obligado destacar el retablo de la Virgen de la Asunción, presidido por la imagen de la Inmaculada y otro retablo situado en la capilla con una imagen barroca de la Inmaculada, en actitud orante.

Iglesia de Santa María la Mayor de Fuentidueña

Iglesia de Santa María la Mayor de Fuentidueña

Puente medieval

El puente sobre el río Duratón, aunque de origen medieval fue casi completamente rehecho en el siglo XVIII.

 

Hospital de San Lázaro

Su fundación data del s. XII, su función primitiva sería la de atender a leprosos, pasando a socorrer por una noche a pobres, salvo que estuvieran enfermos y necesitaran más días, siempre que acreditasen que no eran gentes de mal vivir.

El día de San Lázaro predicaba en este hospital un fraile del Convento de la villa. Tras la desamortización de Mendizábal quedó en ruinas, pasando a ser vivienda privada a principios del siglo XX.

 

Palacio

Situado en la Plaza del Palacio, a la que da nombre. Fue construido a mediados del siglo XV, residencia de D. Pedro de Luna Manuel y su familia. Era hijo de D. Álvaro de Luna “El Condestable”. Posteriormente el Conde de Montijo hizo reformas de estilo Renacentista.

 

Capilla del Pilar o de los Condes de Montijo

Declarada Bien de Interés Cultural, fue erigida a instancia del Conde de Montijo y nombrada Capilla del Pilar por la devoción que sentía su esposa a esta advocación. Se terminó en 1720, de estilo
neoclásico, con una fachada simétrica de clásica sencillez de sillería caliza. Su portada está blasonada con un escudo de armas de los linajes de los Montijo y Fuentidueña.

 

Convento franciscano de San Juan de la Penitencia

Su primera construcción data del siglo XI, las primeros frailes que lo habitaron fueron los Solitarios de San Juan Bautista o de la Penitencia, a imitación de lo que hizo San Juan Bautista en el desierto.

Fue este convento abandonado durante más de 200 años, reconstruido en 1162, en 1299 pasa a ser ocupado por frailes mercedarios y en 1496, por frailes franciscanos. Fueron enterrados en el presbiterio y en el convento varios nobles de la casa de los Luna, cabe destacar la pintura que estuvo en el altar mayor, el cuadro de ‘Las Once Mil Vírgenes’. Tras la desamortización de Mendizábal, del siglo XIX, pasó a manos privadas y actualmente es un alojamiento: http://www.conventosanfrancisco.com/

 

Más información: Oficina de Turismo de Fuentidueña