Localidad de la provincia de Burgos.

Enclavada a unos kilómetros de Quintanilla de las Viñas se encuentra la ermita de Santa María, una construcción visigótica del siglo VII. Solamente se conserva la parte occidental con capilla rectangular en la que se abren dos ventanas abocinadas y parte del crucero. La iglesia debía de ser de una amplitud considerable, de tres naves en forma de cruz latina y dos habitaciones a cada lado del ábside.

Aunque la cubierta de madera es moderna, los indicios existentes en los muros permiten conjeturar que las naves laterales poseían bóvedas de aristas siendo las arquerías divisorias de herradura. Posiblemente el crucero y nave central se cubrirían con bóveda de cañón y la capilla mayor con bóveda vaida. El arco triunfal está decorado con representaciones vegetales y encima tiene una piedra labrada con la representación del redentor. Descansa en dos grandes bloques de piedra a manera de capiteles que representan el Sol y la Luna con cara humana asistidos de ángeles volantes, la luna con su símbolo y sobre la cabeza del sol los rayos que le simbolizan y en letra visigoda sus respectivos nombres.

Sobre el relieve del sol se puede leer la inscripción “Oc exiguum exigua offlo Flammola votum”, que suele interpretarse como que “la humilde Flammola ofreció el templo en cumplimiento de un voto”. Las columnas posiblemente son romanas. En el exterior del templo en el lado de occidente corren dos franjas en los ángulos noroeste y sudeste y tres en la fachada este con representaciones de hojas.