Muniadonna de Lara [¿? – d. 935], Momadonna, Mumadomna y Mama Dona en los documentos medievales y Mamma Tuta en las crónicas musulmanas

Condesa consorte de Burgos y Castilla, señora de Lara. Madre de Fernán González.

Noble castellana de orígenes desconocidos. Fue esposa de Gonzalo Fernández, conde de Burgos (c. 899 – c. 915/917) y de Castilla (c. 912 – c. 915/917). De este matrimonio tuvo al menos dos hijos: el conde de Castilla Fernán González y Ramiro González. El nombre del segundogénito ha servido a algunos historiadores para asegurar que el padre de Muniadonna se llamaría Ramiro, pues era costumbre dar el nombre del abuelo materno al segundo hijo nacido1. Tras el fallecimiento de Gonzalo Fernández, Muniadonna se retiró a sus posesiones en el castillo de Lara. En este lugar residió y crió a sus hijos.

Castillo o Picón de lara de los Infantes

Picón de Lara. Los restos del castillo de Lara de los Infantes en el monte Peñalara.

La condesa Muniadonna aparece en varios documentos de la época aunque no todos son tenidos hoy en día como verdaderos. La primera aparición documental procede de una cita que Fray J. Arévalo hace en su obra Corónica de los primeros condes de Castilla. En el 914 Muniadonna y su hijo Fernán González concedieron tierras y privilegios en Metelbardón, en Covarrubias, al monasterio de San Pedro de Arlanza. Pero el documento no ha llegado a nuestro días y no es posible confirmar su veracidad2.

Si es indudablemente verdadero el documento del 28 de enero de 9293, del cartulario de San Pedro de Arlanza, en el que Muniadonna junto con sus hijos Fernán y Ramiro dona al monasterio femenino de Santa María de Lara y a su abadesa doña Acisclo terrenos en Mazariegos, Barbadillo del Mercado, Tardajos y Quintanaseca. En dicho documento aparece como ego Momadonna cometessa y al final, en las firmas, como Ego Mama Dona, cometissa.

Otros tres documentos posteriores en los que aparece su nombre son falsos. Se trata de los siguientes: 1 de febrero de 929, haciendo donaciones a San Millán de Belbimbre4; 1 de enero 931, donación de Covasuar al monasterio de Arlanza;5 y la redacción del Fuero de Lara6.

Su última aparición documental verificada es del 5 de agosto del 9357 (en ocasiones se ha transcrito erróneamente del 938). Se trata de la ofrenda que Muniadonna junto a sus hijos y nietos hace de Cardeñuela de Valzalamio y Tordable al monasterio de San Pedro de Cardeña. En el documento aparece como escrito como Mumadomna.

El cronista musulmán Ibn Hayyan en el libro quinto de al-Muqtabis al hablar del fallecimineto de Ramiro González en combate (936) le cita como el hijo de Mama Tuta8. A la hora de citar a otros condes posteriores también hacen referencia a Ibn Mama Duna como Ibn Idhari9.

Se desconoce la fecha exacta de su muerte. Fue enterrada en el monasterio de San Pedro de Arlanza, posible fundación suya junto con su marido. Los cronistas Fray Prudencio de Sandoval10 y Fray Antonio Yepes11 dicen que vieron su sepulcro en dicho lugar.

1. Martínez Díez, Gonzalo: El condado de Castilla (711-1038). Ed. Marcial Pons, 2005. Vol. I, pág. 300. También se cita otras hipótesis como la de Pérez de Urbel que indica que este supuesto Ramiro estaba emparentado con Alfonso III; o la de Álvarez Valenzuela, que cree que es Ramiro Alfónsez, hijo ilegítimo de Alfonso III.

2. Zabalza, Manuel: Colección diplomática de los condes de Castilla, Junta de Castilla y León, 1998, pág. 579.

3. Op. cit., pág. 130

4. Op. cit., pág. 132

5. Op. cit., pág. 163

6. Op. cit., pág. 168

7. Op. cit., pág. 214

8. Trad. Viguera-Corriente, pág. 285.

9. “España musulmana hasta la caída del califato de Córdoba (711-1031 de JC)” en Historia de España de Menéndez Pidal, IV, Madrid, 1957, p. 488, nota 14

10. Sandoval opina que la madre de Fernán González se llama Nuña Fernández, hermana del conde Nuño Fernández, suegro de García I de León. Así lo dice en su obra Historias de Idacio obispo que escrivio poco antes que España se perdiese de Isisdoro obispo de Badajoz, 1634.

11. Yepes, Antonio: Corónica general de la Orden de San Benito, 1615. En la Centuria Segunda, pág. 379 dice «De todos los nobles es imposible hazerse memoria, de los más señalados la ay en la Yglesia, donde están escritos sus letreros. Uno es el padre del Conde Fernán Gonçález, llamado el Conde don Gonçalo Nuño, y de su madre la Condesa Mumadona, à quien los antiguos llaman doña Ximena: pero por el privilegio que hemos alegado, se echa de ver, es este su propio nombre.»