Localización: Peña Amaya, cerca del actual pueblo de Amaya, perteneciente al municipio de Sotresgudo (Burgos). Cerro de fácil defensa natural.

Estado: Ruinas casi inapreciables de la fortaleza; restos del poblado medieval; muralla prerromana y catas arqueológicas.

Amaya ha sido habitada desde la Prehistoria. A fines de la Edad del Bronce (s.X a.C.) se detecta una mayor presencia humana para acabar convirtiéndose en la Edad del Hierro en uno de los principales castros cántabros. Fue conquistada por los romanos en el transcurso de las Guerras Cántabras (29-19 a.C.).

Tras el derrumbe del Imperio Romano la zona de Amaya quedó fuera de los dominios de los pueblos germánicos y parece que fue la cabecera de un territorio autónomo. Conquistada en el 574 por el rey visigodo Leovigildo, se constituyó en una de las principales plazas del ducado de Cantabria y en fortaleza contra las incursiones de grupos de cántabros y vascones no sometidos. En el 712, Táriq ben Ziyad conquista la ciudad y vuelve en el 714 a sofocar una rebelión, arrasándola. El dux Pedro huye a las montañas del norte.

Tras la rebelión bereber del 740, Alfonso I ataca el asentamiento y la zona queda desorganizada. En el año 860, el primer conde de Castilla, Rodrigo, por mandato del rey asturiano Ordoño I, repuebla la ciudad. Amaya se convierte así en otra fortaleza del frente asturiano y en núcleo del naciente condado de Castilla. Parece ser que la ciudad se trasladó a la llanura en torno al s.XII, aunque el castillo estuvo en uso al menos hasta el s. XIV.

Más información

Rutas de senderismo y en bicicleta cercanas (Wikiloc)