La ermita de San Pedro y San Pablo de Tejada se encuentra en el término de Puentearenas, en el Valle de Valdivielso (Burgos).

Hoy en día podemos contemplar una de la sobras maestras del románico burgalés del siglo XII. Pero el origen del monasterio es bastante anterior.

Es posible que tuviera su origen en época visigoda o al menos a partir de mediados del siglo IX.

Existe un documento datado hacia el año 863, reinando el rey Ordoño I en Asturias y siendo Rodrigo conde de Castilla, que documenta el llamado Pacto de Tejada, en el que los hermanos de San Pedro de Tejada firman un pacto con el abad Rodanio. Eran 32 monjes que aportaban un total de 12 iglesias con sus correspondientes derechos y propiedades anejas.1

Otro documento del 873 hace referencia a otro pacto de obediencia de los monjes a un nuevo abad: Acisclo, gobernando aún el conde Rodrigo.2

Un documento datado el 26 de julio del 931 o 932 testimonian la profesión del presbítero Vigila bajo el abad Juliano a San Pedro y San Pablo de Tejada, entregando el monasterio de San Román de Tobillas. Reinaba entonces Ramiro II en León y era conde Fernán González.3

Luciano Huidobro también nos da una noticia que certifica desde el punto de vista arqueológico la antigüedad del cenobio. En la década de 1920 se hallaron en las cercanías de San Pedro de Tejada varios capiteles de época visigoda o mozárabe, en todo caso anteriores al románico que se puede ver hoy en día.4

Capiteles prerrománicos hallados en la década de 1920 en San Pedro de Tejada
Capiteles prerrománicos hallados en la década de 1920 en San Pedro de Tejada

En el año 1011 formó parte de la dotación que se otorgó al monasterio de Oña en el momento de su fundación por el conde Sancho García. Se convirtió en uno de los prioratos más prósperos, gracias a lo que a fines del siglo XI o comienzos del siglo XII se comenzó a construir la actual edificación románica, que debió de sustituir por completo a la anterior.

San Pedro de Tejada
San Pedro de Tejada

La iglesia románica de San Pedro de Tejada

La iglesia de San Pedro de Tejada es uno de los más bellos ejemplos del románico hispano.

Tiene una sola nave dividida, interiormente en dos tramos por arco fajón y cubierta por bóveda de cañón. Tiene un ábside semicircular orientado al este. El tramo, el tercero, que soporta el cimborrio está cubierto por una cúpula semiesférica, muy bien construida, que descansa sobre trompas.

La parte superior del cimborrio, cuadrangular, presenta bellos arcos geminados, y el tramo inferior tiene arcos ciegos. Para subir a él hay un cubo cilíndrico sin cubierta, por cuyo interior transcurre una estrecha escalera. El ábside está decorado también, exteriormente, por arcos ciegos.

En la portada todo tiende a destacar la verticalidad, incluso la puerta es estrecha, presenta una serie de arcos en los que encontramos bocelones, ensogados, cañas con bolas y rosetas.

En el friso que está bajo el tejaroz encontramos bajorrelieves de los apóstoles presididos por Cristo, un león sujetando un hombre y fragmentos de la última cena. En alguno de los capiteles todavía se encuentra algo de la policromía original.

San Pedro de Tejada
San Pedro de Tejada
Torre de San Pedro de Tejada
Torre de San Pedro de Tejada
Fachada occidental de San Pedro de Tejada
Fachada occidental de San Pedro de Tejada
Ábside de San Pedro de Tejada
Ábside de San Pedro de Tejada

Bibliografía


  1. Argáiz, Gregorio: La Soledad Laureada por San Benito y sus hijos…, VI. Editado por Justo Pérez de Úrbel en Historia del Condado de Castilla, III, Madrid, 1945, doc. 26, pp. 1058-1060.
  2. Berganza: Antigüedades de España, t. I, libro II, cap. V, pág. 116, haciendo referencia a un documento que se conservaba en el monasterio de Oña
  3. Argáiz, Gregorio: La Soledad Laureada por San Benito y sus hijos…, VI . Editado por Justo Pérez de Úrbel en Historia del Condado de Castilla, III, Madrid, 1945, doc. 122, pp. 1102
  4. Fotografía publicada en Huidobro Serna, Luciano: El arte visigótico de la Reconquista en Castilla. Nuevos descubrimientos, continuación. Boletín de la Comisión Provincial de Monumentos Históricos y Artísticos de Burgos. 1er trim. 1929, Año 8, n. 26, p. 394-404