[¿? – 1052] Guillem I en catalán. Conocido por el sobrenombre de El Gordo o El Craso; El Gras en catalán.

Conde de Besalú y de Ripoll (1020-1052)

Hijo del conde Bernardo I Tallaferro y Toda de Provenza.

Bernardo I Tallaferro de Besalú recibiendo el homenaje de su hijo Guillermo - Liber feudorum, 61r

Bernardo I Tallaferro de Besalú recibiendo el homenaje de su hijo Guillermo  – Liber feudorum, 61r

Sucedió a su padre tras su fallecimiento en el año 1020. Previamente había colaborado con su padre en tareas de gobierno, y aparecen juntos en un documento del 1018 de una donación a la iglesia de Santa María del Castillo de Besalú. Su primera mención como conde es del 30 de marzo del 1021, en una donación al altar de San Rafael de la iglesia de San Vicente de Besalú.

Su gobierno marcó el comienzo de la pérdida de importancia del condado de Besalú dentro del conjunto de condados catalanes. Aún así, fue el principal promotor de la construcción del castillo de Besalú, que él convirtió en palacio en torno al 1029. Fue también el primer conde de Besalú que emitió moneda, en este caso de plata.

Moneda de Guillermo I de Besalú

Moneda de Guillermo I de Besalú. Anverso: Busto de la Virgen de frente. SANCTA MARIA Reverso: Cruz con SANCTA/CR-VX. En los espacios BI-SIL-DV-NO. Plata. 0,99 g.

 

Guillermo gobernó de manera implacable y esto provocó que tuviera conflictos con otros condados vecinos y con la Iglesia. En el 1023 el abad Oliba tuvo que intervenir para apaciguar las divergencias entre Guillermo I y Berenguer Ramón I de Barcelona y Hugo I de Ampurias.

Guillermo I cometió repetidos ataques contra la Iglesia y sus bienes. Aún así, asistió a la consagración del monasterio de San Pedro de Rodas (1022) y a la cuarta consagración del monasterio de Ripoll (1032). También realizó numerosas donaciones a las iglesias de su condado.En el 1027, junto a su mujer Adelaida, donó una reliquia del Lignum Crucis a Santa María de Besalú.

Fue excomulgado por haber dado el monasterio de San Martín de Les a su hermano Wifredo, obispo de Carcasona. Se le levantó la excomunión el 1041 y reedificó su iglesia, que fue consagrada el 1045, con asistencia del obispo Oliba de Vic y de los obispos de Elna, Carcasona, Béziers, Urgel, Gerona y Coserans. Asistió al concilio de Toluges es donde se estableció la Tregua del Señor.

En la primavera del año 1043 se convocó una asamblea conciliar en Narbona para castigar la depredación hecha por Guillermo y otros señores feudales de los bienes que el monasterio de San Miguel de Cuixà tenía en los condados de Fenollet y de Rosellón. En el concilio participaron los obispos Pedro de Gerona, Wifredo de Carcasona, Guislaberto de Barcelona, ​​Guillermo de Urgel, Bernardo de Coserans, Bernardo de Béziers, Oliba de Osona y el metropolitano, el arzobispo Wifredo. La reunión decretó la excomunión de los culpables con excepción del conde Guillermo I de Besalú, de su hijo Guillermo, y del conde Ramón de Cerdaña, con sus hermanos e hijos, pues se les consideró indignos de este castigo por cuanto siempre habían sido patrones y defensores del mismo cenobio.

Guillermo I de Besalú falleció en torno al año 1052 y fue enterrado en el monasterio de Ripoll. Le sucedieron sus hijos Guillermo II y Bernardo II.

 

Matrimonio y descendencia de Guillermo I de Besalú

Guillermo I tuvo varios matrimonios. Primeramente se casó con Gerberga.

Seguidamente con con Adelaida de Provenza, después del 1022, con quien tuvo a Guillermo II de Besalú.

Por último con Estefanía, madre de Bernardo II de Besalú.