[¿? – 1066] Guillem II en catalán. Guillelmus en latín.  Conocido por el sobrenombre de Trueno, Trunum o Tro en catalán y Trunnus en latín.

Conde de Besalú y de Ripoll (1052-1066)

Hijo primogénito del conde Guillermo I de Besalú y Adelaida de Provenza.

En la primavera del año 1043 se convocó una asamblea conciliar en Narbona para castigar la depredación hecha por Guillermo y otros señores feudales de los bienes que el monasterio de San Miguel de Cuixà tenía en los condados de Fenollet y de Rosellón. Guillermo acompañó a su padre al concilio, en el que participaron los obispos Pedro de Gerona, Wifredo de Carcasona, Guislaberto de Barcelona, ​​Guillermo de Urgel, Bernardo de Coserans, Bernardo de Béziers, Oliba de Osona y el metropolitano, el arzobispo Wifredo.

La reunión decretó la excomunión de los culpables con excepción del conde Guillermo I de Besalú, de su hijo Guillermo, y del conde Ramón de Cerdaña, con sus hermanos e hijos, pues se les consideró indignos de este castigo por cuanto siempre habían sido patrones y defensores del mismo cenobio. La familia condal de Besalú pudo eludir el anatema a cambio de la promesa de restituir los bienes enajenados y prestar protección al monasterio afectado.

 

Acuerdo de vasallaje con el condado de Barcelona (1054)

Se encargó del gobierno del condado a la muerte de su padre en 1052 y lo gobernó conjuntamente con su hermano Bernardo II.  En el 1055 acudió a la consagración como iglesia del castillo de la iglesia de Santa María de Besalú. Consta que también tuvo enfrentamientos con los obispos de Urgel y Gerona; a este último obispado tuvo que ceder Bàscara.

Entre los años 1054 y 1057, Guillermo II de Besalú estableció una alianza con el conde Ramón Berenguer I de Barcelona. Posiblemente la alianza fue buscada por Ramón Berenguer I, enfrentado a su poderosa abuela, Ermesenda.

El 11 de septiembre del 1054, Guillermo acudió a una reunión en Barcelona en la que públicamente juró fidelidad a Ramón Berenguer, convirtiéndose en su vasallo. Se suscribieron además varios documentos en los que Guillermo prometía ayuda militar a Ramón Berenguer y en el que Guillermo ofrecía a Ramón Berenguer los castillos de Finestres y Colltort. Ambos habían sido dados por el padre de Ramón Berenguer, Berenguer Ramón I, al conde Guillermo I de Besalú. Los dos castillos fueron al punto cedidos de nuevo a Guillermo tras haber ofrecido vasallaje.

Guillermo II también prometió que si algún noble de los condados de Barcelona, Gerona u Osona le ofendía, no tomaría venganza sino que enviaría una queja a Ramón Berenguer y le daría tres meses para obtener una resolución judicial.

Adicionalmente Guillermo acordó casarse con una cuñada de Ramón Berenguer, con Lucía de la Marca. El 11 de diciembre del 1054 concedió a Lucía un décima parte de sus posesiones. Ese mismo día, como dote, le concedió los condados de Berga y Ripoll.

En el 1057 Guillermo II y Ramón Berenguer I llegaron a otro acuerdo. En esta ocasión Guillermo da en garantía el castillo de Colltort «castrum de Colltort cumm omnia sua castellania et cum tot suo edificio», es decir, castillo y su término, al obispo Guillermo de Vic.

 

Asesinato de Guillermo II de Besalú (1066) y el sobrenombre Trueno

En algún momento posterior al 1057 Guillermo II rompió el acuerdo de vasallaje y repudió a Lucía de la Marca, enfrentándose abiertamente con el conde Barcelona. Este hecho provocó que la nobleza del condado de Besalú se fragmentara entre aquellos que aceptaban el acuerdo de vasallaje con Barcelona, con el vizconde de Bas a la cabeza y posiblemente la aquiescencia de Bernardo II,  y los que no, acaudillados por el propio Guillermo II.

Guillermo II de Besalú murió asesinado por sus vasallos en el 1066. Se considera que el inductor del asesinato fue su hermano Bernardo II, quien continuó gobernando en solitario tras la muerte de Guillermo. Los restos de Guillermo II fueron sepultados en el monasterio de Ripoll.

Guillermo II tuvo un carácter irritable e impaciente que le hizo ganarse el sobrenombre de Trueno. Así lo cuenta la Gesta Comitum Barcinonensium: «Guillelmus autem Trunnus, cum uir iracundus atque ire impatientissimus haberetur, consensu, ut fertur, fratis sui atque quorundam procerum suorum interfectus est».

También se ha apuntado que el sobrenombre Trunnus proviene de que utilizaba una nariz postiza, posiblemente a consecuencia de haber perdido la suya en algún enfrentamiento.

 

Acuñaciones de Guillermo II y Bernardo II

Los dos hermanos, al igual que su padre, hicieron acuñaciones de monedas en el condado de Besalú. En concreto, existen 2 dineros de plata de unos 0,6 gramos que tienen en la representación del arcángel San Rafael en el anverso. En el reverso una mano con la leyenda BISIL / DVNO (Besalú en latín).

Moneda atribuida a Guillermo II y Bernardo II de Besalú

Moneda atribuida a Guillermo II y Bernardo II de Besalú

 

Matrimonio y descendencia de Guillermo II de Besalú

Se casó con Lucía de la Marca y se desconoce si tuvieron hijos. Tradicionalmente se ha identificado a un tal Bernardo III, que sería el último conde privativo de Besalú. Pero las últimas investigaciones basadas en el archivo condal de Besalú parecen descartar este hecho y sería Bernardo II, hermano de Guillermo II, quien gobernaría hasta el año 1107.1

 


  1. Salrach, Josep M.: Els documents de Besalú a l’Arxiu Comtal de Barcelona i els misteris del darrer comte de Besalú (segles XI-XII), Quaderns de les Assemblees d’Estudis, núm. 1, 2014, pp. 7-28