[¿? – c. 1111]. Bernat II en catalán. Bernardus Guillelmi en latín.

Conde de Besalú y Ripoll (1052 – 1111)

Bernardo II de Besalú era hijo del conde Guillermo I y Estefanía.

Comenzó a gobernar el condado a la muerte de padre, en el 1052, junto a su hermano Guillermo II, Trueno.

En el año 1066 un grupo de vasallos, quizás instigados por el propio Bernardo II, asesinaron a Guillermo II, y desde ese momento gobernó el condado de Besalú en solitario.

En el 1068, a instancias del Papa Alejandro II, se celebró el III Concilio de Gerona. Asistieron los condes de Barcelona, Ramón y Almodis, el propio Bernardo II, Wifredo, arzobispo de Narbona, Berengario, obispo de Gerona, y el obispo de Vic. Se intentaba solucionar el problema derivado de las devastaciones hechas a los monasterios de la zona por los nobles locales organizados en partidas y, sobre todo, para reformar el clero, profundamente corrupto. Estuvo presidido por el legado pontificio Hugo Cándido (1068-71).

 

Bernardo II se convierte en feudatario de la Santa Sede (1078)

En diciembre del 1077 se celebró el IV Concilio de Gerona. El papa Gregorio VIII envió al concilio al obispo Amat de Oléron, pero las discrepancias entre éste y el arzobispo de Narbona crearon una enorme confusión y la expulsión del concilio de los representantes de la Santa Sede, que fueron acogidos por Bernardo II en Besalú y tratados con grandes honores. El resultado del concilio, que siguió desarrollándose en Besalú ya en el 1078, fue la expulsión de los abades simoníacos del condado y la sujeción bajo la reforma cluniacense de los monasterios de Sant Pau de Vallosa, Santa María d’Arles y San Pedro de Camprodon.

El arzobispo de Narbona y sus partidarios fueron excomulgados, mientras que Amat nombró a Bernardo II Caballero de la Iglesia Romana ya en el 1078. A cambio Bernardo II se hizo feudatario de la Santa Sede y se comprometió a pagar anualmente al papado un censo anual de cien mancusos de oro.

Folio 63 v Liber feudorum maior

Folio 63 v Liber feudorum maior. Bernardo II aparece representado en el centro, recibiendo homenaje.

Apoyo a la reforma monástica

Bernardo II impulsó la organización y repoblación de su condado. Restauró diversos monasterios, y durante su gobierno, por deseo del papa Gregorio VII y de su legado Hugo Cándido tuvo lugar la segunda consagración del monasterio de San Esteban de Bañolas, auténtico centro cultural y espiritual del condado de Besalú. Muchos de estos monasterios restaurados fueron puestos bajo la obediencia de San Víctor de Marsella.

Parece que Bernardo II de Besalú, al igual que otros condes catalanes como Hugo II de Ampurias y Guislaberto II de Rosellón, tuvieron intención de unirse a la primera cruzada tras la celebración del concilio de Clermont (1095). Sin embargo, el papa Urbano II escribió una carta a los condes catalanes instándoles a no ir a Jerusalén y en cambio luchar contra los musulmanes de la propia península Ibérica con el objetivo de recobrar la ciudad de Tarragona, sede de una archidiócesis.

 

Acuñaciones de moneda

Durante el gobierno conjunto con su hermanastro Guillermo II, se acuñaron dineros y óbolos para ser donados a la iglesia con la efigie del arcángel San Rafael.  Ya gobernando en solitario, en el 1075 volvió a acuñar moneda para la iglesia de Santa María de Besalú. Las monedas, con un peso de entre 0,5 y 0,6 gramos, tienen en el anverso una cruz con la inscripción SANC-TA CR-VX y las letras BR-NR-DS-CO (Bernardus comes). En el reverso aparece la leyenda BISIL-DVNO (Bisilduno, Besalú en latín). Bernardo II estableció que donaría esta iglesia la décima parte de toda la moneda acuñada en Besalú a perpetuidad, ya fuera de oro o de plata.

Dinero de Bernardo II de Besalú

Dinero de Bernardo II de Besalú

 

El fin del condado privativo de Besalú: ¿Existió un Bernardo III de Besalú?

Hasta no hace mucho en los correspondientes listados de condes de Besalú el último en ser citado era Bernardo III, a quien se presentaba como hijo del conde Guillermo II y que cogobernaría con Bernardo II y le sucedería a su muerte, que se suponía en torno al 1100.

Sin embargo, las últimas investigaciones realizadas con la documentación disponible en el archivo condal de Besalú, parecen poner en duda la existencia de este Bernardo III y apuntan que el último conde fie realmente Bernardo II, quien además tendría un periodo de gobierno más largo. Además, apunta correctamente que ni los Anales de Ripoll ni la Gesta Comitum Barchinonensis citan a un Bernardo III y que éste es más bien una invención originada por la interpretación particular de los historiadores a partir del siglo XVII (Jerónimo de Pujades, Enrique  Flórez, Villanueva, etc.)

Por lo tanto, los últimos documentos de Bernardo II serán los siguientes:

  • 7 noviembre 1098, Bernardo Udalguer renuncia a sus derechos sobre el monasterio de San Juan de las Abadesas, San Amrtín de Ogassa y otros. Firma como Bernardus commes Bisundunensium.
  • 13 marzo 1099, renuncia de Berenguer Sunifredo de Lluçà, arzobispod e Tarragona y obispo de Vic.
  • 30 marzo de 1099, en dos documentos, Bernardo Adalberto de Navata dona al codne Bernardo el castilla de Navata y le jura fidelidad. Se nombra  a Bernardo como hijo de Estefanía.
  • 20 de abril de 1099, en dos documentos, Dalamu Berenguer de Armençó doná a Bernardo el castillo d’Hortal, en la parroquia de San Julián de Llers.
  • Otros dos documentos sin data, pero del período 109 – 1107, en uno hace donación de bienes a su esposa Sancha; en otro jura fidelidad a su esposa Sancha

 

1107: se firma el fin del condado de Besalú

El 1 de octubre de 1107 el conde Ramón Berenguer III de Barcelona concede en matrimonio a su hija Jimena al conde Bernardo de Besalú y la dota con el condado de Osona. Parece que Sancha, la anterior esposa de Bernardo II y también hija del conde barcelonés, ha fallecido y Ramón Berenguer III quiere mantener la alianza con el conde de Besalú arreglando otro acuerdo matrimonial. Pero la contrapartida, firmada en otro documento de esa misma fecha, es que el conde Bernardo II dona al condado de Barcelona todas sus posesiones, es decir, los condados de Besalú, Ripoll, Vallespir, Fenollet y Perapertusa, clausula que se hará efectiva a su muerte si no tiene descendencia de su esposa. Adicionalmente, el 10 de octubre de 1107, Bernardo II de Besalú y  Ramón Berenguer III de Barcelona se juran fidelidad mutua.

Todo está convenientemente arreglado para que si al fallecer Bernardo II, si no tienen descendencia, todas sus posesiones pasaran a  formar parte del condado de Barcelona.

 

Últimos años de Bernardo II de Besalú (1107- 1111)

Bernardo aún gobierna en su condado algunos años más. El 13 de agosto aparece confirmando en un documento en el que unos nobles hacen una donación al monasterio de San Juan de las Abadesas. Otro documento datado entre los años 1107 y 1109, testimonia un juramento de fidelidad de un tal Pedro Ramón, hijo de Adelaida, hacia Bernardo. El 18 de diciembre de 1110 el conde Bernardo II hace una donación a Pedro Ramón de Mata del castillo de Creixell. Otro documento fechado entre 1100 y 1111 testimonio el juramento de fidelidad de los nobles de Besalú a Bernardo.

Por último, el 8 de junio de 1111, el conde Bernardo Guillermo renuncia en favor del conde Ramón Berenguer  III

 

Matrimonios y descendencia de Bernardo II de Besalú

Bernardo II tuvo al menos tres matrimonios. En primeras nupcias con Matilde; en segundas con Sancha; y por último con Jimena, las dos últimas pertenecientes a la dinastía condal de Barcelona, hijas de Ramón Berenguer III.

No tuvo descendencia conocida de ninguno de estos matrimonios.

Tradicionalmente se ha considerado que estuvo casado con su prima Ermengarda de Ampurias, hija de Ponce I de Ampurias.

 

Bibliografía: